UNA CHICA DE 16 AÑOS, BAJO TUTELA DE LA COMUNIDAD DE MADRID, AMENAZA CON SUICIDARSE SI NO LE DEJAN VIVIR CON SU FAMILIA.

tutela

El sistema de tutela por parte de la Administración de menores en situación de supuesto desamparo se destapa cada día un poco más como lo que realmente es: un negocio millonario en el que los menores importan una mierda. María (nombre ficticio) lo sabe bien. Está bajo tutela de la Comunidad de Madrid. Como lo estuvieron sus dos hermanos hasta alcanzar la mayoría de edad. El mayor tiene 21 años. La mediana tiene 18. Ambos viven con sus abuelos. María quiere vivir con sus abuelos y sus hermanos mayores. La Comunidad de Madrid se lo niega. Aceptar sería perder la jugosa subvención que genera la adolescente estando tutelada por la Administración.


Emanciparse como antídoto frente a la tutela

Según informa Confilegal la adolescente ha solicitado que se le nombre un defensor judicial. Una vez practicado el nombramiento en la persona de su tío, éste ha requerido del Juzgado la emancipación de su sobrina a los efectos de poder tomar decisiones como una persona mayor de edad. Y ahí se ha encontrado con la desesperante lentitud de la Justicia.

Mientras tanto la Administración, según su testimonio, se dedica a amenazarla para que renuncie a vivir con su familia y regrese al hogar de acogida. María no entiende que legalmente pueda abortar o cambiarse de sexo sin necesidad de que nadie apruebe sus decisiones en relación a eso, y sin embargo no pueda decidir libremente con quién quiere vivir.


El lucrativo negocio de tutelar

Casos como el de María desnudan la terrible realidad de los menores en España. Son para el Estado la mercancía de un negocio extraordinariamente lucrativo y al que no quieren renunciar. El bienestar del menor es lo de menos. Muy al contrario lo que la Administración realmente quiere son niños que sean como juguetes rotos. Cuanto más rotos, mejor pueden justificar la necesidad de sus chiringuitos. De modo que si no llegan rotos, ya los rompe el sistema. Y ahí está María, que si no le permiten salir del chiringuito, prefiere directamente no vivir. Y ahí también el Estado, que le mantiene el pulso en una especie de «Entérate chavalita, o rentándome la subvención mensual, o muerta. Ese es el único escenario que manejamos. Tú decides».

Pero eso sí cuando los poderes mediáticos deciden qué cosa convertir en el escándalo de la semana, o del mes, o del año, escogen la terrible agresión (nótese la ironía) que un individuo con cromosomas XY tuvo que sufrir al ser llamado hasta tres veces «caballero». Y seguimos dormidos, bailando como rebaño al son que toca la Matrix… ¿Hasta cuando?


Tags from the story
, ,
More from Mario Díez
A LOS NO VACUNADOS, JODERLES HASTA EL FINAL
Los no vacunados son los nuevos judíos de la Alemania nazi. O...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.