LUI LACK, TU NO TIENES LA CULPA

“Lui Lack, tú no tienes la culpa” es un cortometraje sobre abuso sexual, salud mental y trastorno post-traumático, cuya dimensión artístico-educativa está inspirada en elementos autobiográficos. Tiene por objetivo ayudar a aquellos que sobrevivieron a abusos sexuales. Estamos aquí para acabar con este y otros tipos de violencia.

Entrevistamos a su autor Stefan M. Mladenovic, quien nos anima a luchar juntos ante este problema a través de la voz y a intentar desprendernos del sentimiento de culpa.


El film se titula “Lui Lack, tú no tienes la culpa”. La culpa acompaña a quien sufre abusos. ¿Por qué?

En mi opinión hay dos razones por lo que la culpa acompaña a las víctimas de abuso. 

Primero porque las víctimas no piensan en sobrevivir a esa experiencia la cual contempla dos direcciones: 

  • un nuevo principio, que te hace fuerte y te convierte en superviviente o
  • un final, que te hace más débil y ponerte piedras en el camino. 

Segundo porque las víctimas de abuso creen que ellas son la causa y provocación de sus maltratadores, ya sea con su forma de ser, su modo de vestir o simplemente con su actitud.

Como alguien que ha sobrevivido a la violencia escolar verbal, psicológica y física puedo decir que siempre sentía una dosis de culpa porque a esa edad no sabía la respuesta a la pregunta ¿qué hice mal? Y creo que esa es la misma pregunta que atormenta la mente de las víctimas de abuso.


¿Cómo ayudar a una persona que ha sufrido abusos en la infancia?

Durante el proceso del guion hice una investigación donde descubrí que el trauma causado por abuso infantil en un porcentaje alto, causa el trastorno de personalidad múltiple. Tenemos que observar con detalle, con los ojos abiertos un cambio en las personas, en su actitud o en sus miradas. Algunas personas tienen el valor de hablar de su problema con personas de confianza pero otras no lo tienen y en ambos casos es donde comienza nuestro proyecto de ayudar a las víctimas de abuso. 

Stefan M. Mladenovic by Gorica Poturak

El primer paso es escuchar y dar un buen consejo, animar a la persona a que hable de su trauma. Es importante recalcar que nadie está solo porque este problema no es solo su problema sino el de todos nosotros. En el caso de aquellos que tienen miedo de contar su historia, hay muchas alternativas para ayudarles; yo elegí darles apoyo y ayuda a través del séptimo arte. La mejor manera de ayudarles es ser trascendente y honesto.


Un porcentaje muy alto de menores abusados lo han sido por parte de algún familiar, por eso no suelen trascender ni mucho menos denunciar. ¿Cómo podemos darle la vuelta?

Tenemos que cambiar las reglas del juego. Por ejemplo, tenemos que debilitar la fortaleza de manipulación que es la más poderosa herramienta de los violadores en familia. La manipulación hace creer a la víctima de abuso que todo está bien en ese tipo de relación, que nadie tiene que saber qué está pasando entre el hijo y el padre o entre la nieta y su abuelo, hay muchas posibilidades en las relaciones de familia.

La infancia es la edad más inocente de cada uno de nosotros, es ese periodo en el que creemos en los cuentos de hadas y por ende el ciclo propicio para los depredadores. Es importante romper el bucle en el que estamos atascados, eso significa que tenemos que hablar más de este problema, por televisión, en los periódicos, en la radio, a través del arte, en las escuelas, pero la mejor manera a través del marketing llamado boca a boca y de esa manera vamos a abrir la caja de Pandora, ya que así las víctimas de abuso tendrán más valor para compartir sus historias. Creo que así le daremos la vuelta a la historia.


¿Internet sirve para visibilizar los abusos a la infancia?

Absolutamente pero siempre hay ese ‘pero’. Internet nos ayuda para visibilizar los casos de abusos, pero también ayuda a los violadores a aprender o mejorar la estrategia de su juego. Voy a hablar del lado positivo de internet cara a las víctimas de abuso. Las personas que han sobrevivido estas atroces experiencias en su infancia tienen toda la libertad del mundo para compartir su problema y hacerlo paso a paso, totalmente anónimo. También pueden leer historias inspiradoras y fuertes y seguir sus ejemplos. Tal vez, gracias a esta entrevista ayudemos a alguien; si llegamos, aunque solo sea a una persona, ya habremos hecho algo muy importante. Con cada problema empezamos desde cero.


¿Qué medidas deberían tomarse a nivel social/político para acabar con los abusos infantiles?

Puedo parecer cruel, pero si cogemos a un violador o pederasta y lo mostramos al mundo, enseñamos su lado malo y a la vez la peor condena que puede caerle a la que nadie le gustaría vivir, estoy seguro de que la mayoría de violadores y pederastas cambiarían de parecer o al menos se lo pensarían dos veces. Los violadores y pederastas no tienen miedo. Saben que algunos políticos siguen su ejemplo o viceversa, y nos llevaría al comienzo. Si él puede ¿por qué no puedo yo?

Es difícil erradicar el abuso infantil con unas leyes ya decretadas pues el dinero lamentablemente compra a los que las escriben. Sin embargo las palabras, nuestra voz contra la violencia y el abuso infantil no tiene precio ni límites. Creo que la mejor medida que podemos y deberíamos tomar a nivel social es hablar. ”El error mas grande ha sido no hablar, manteniéndolo en secreto” como dice el protagonista de mi cortometraje Lui Lack.


En el corto reflejas los sentimientos de las personas abusadas y casi siempre la prensa tradicional pone el foco en el menor abusado o violado y pocas veces en el violador. ¿Consideras que es válida la opción de recibir terapia para dejar de abusar?

Podemos decir que cada persona en algún momento ha sobrevivido a una forma de violación y por eso es más fácil identificarnos con las historias de las víctimas. Como en mi cortometraje hay muchos elementos autobiográficos, quería enfrentarme con mis miedos y mis traumas del pasado, eso fue un proceso que me ayudó a empezar una nueva etapa.  Cuando alguien vea mi corto, quiero que sepa que la cosa más importante es conectarte con tu ser y tratar de resolver tu propio rompecabezas. 

Por otra parte, pienso que todos hicimos un gran error social porque raramente hemos escuchado o leído historias de violadores. Esas personas tienen sus razones para cometer este tipo de actos, tenemos que hacer un buen análisis de sus pensamientos, su estilo de vida, su pasado o de sus relaciones con la familia porque ahí se esconde la respuesta. Por eso creo que recibiendo terapia el violador o pederasta dejará de abusar y si no al menos, ayudará a que estén controlados y se evitará que se produzcan nuevos casos.


Cinco consejos  para acabar con esta lacra social

Ser honesto contigo mismo, valiente, un buen oyente y un luchador. Pero el fin es estar todos unidos, o nunca acaberemos con esta lacra social.


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
GOOGLE ESTORNUDA Y SE CONSTIPA EL MUNDO
Google registró una caída mundial de alguno de sus servicios durante el...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.