INFANTICIDA CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Infanticida es aquel que da muerte a un niño de corta edad. Cuando la Administración declara unilateralmente a un menor en situación de desamparo y se lo arranca por las bravas a sus padres, no se equivoquen, está dando muerte al niño que pudo ser en el seno de su familia. Languidecerá poco a poco hasta no quedar rastro alguno de él. Tal vez se rebele durante un tiempo contra el Estado que dice hacer lo que hace en su interés superior. Pero pronto descubrirá que el sistema no deja resquicios para él. Y se rendirá. Usted no lo verá caer muerto al suelo, pero créame que una parte de él morirá en vida. La misma muerte que experimentarán sus padres en la mayor parte de los ocasiones. Lo que ocurre después con esos menores salpica periódicamente los informativos sin consecuencia alguna: drogas, delincuencia, explotación sexual, abandono, despariciones, suicidios…

El pasado martes 28 de septiembre comparecí en el Congreso de los Diputados ante la Comisión de defensa de la Infancia y la Adolescencia como Presidente y socio fundador de la Asociación Justicia Poética. Hace ya tiempo que no creo en el sistema de partidos. Me parece un asqueroso teatro mediante el que una camarilla de mafiosos controla los tres poderes del Estado en su propio beneficio y de espaldas al bien común. Incluido algo tan sensible como los niños, sí.


Infanticida Ley de Protección de la Infancia y la Adolescencia

El texto legal recientemente aprobado no es más que una herramienta de blindaje total para mejorar un sistema de tutelaje sustraído de facto al control judicial y en el que los niños solo pueden ser espectadores de su macabro y sórdido destino. Serán un negocio para los satélites de la Administración hasta la mayoría de edad, momento en el que serán directa y cruelmente arrojados a la nada.

Así las cosas, sabía que mi intervención para los señores Diputados era un mero formalismo. Y que lo único útil que yo podía hacer para intentar despertar a un país era ponerles socialmente frente al espejo. Así que les planteé dos medidas legislativas en favor de los derechos de los niños que ni la peor de las alimañas se atrevería a negarles y que disfrutan hasta los más abyectos criminales cuando la Administración les intercepta por la presunta comisión de un delito:

  1. Que toda declaración de desamparo tenga que ser ratificada por un Juez en el plazo máximo de 72 horas.
  2. Que todo niño tenga en la Ley un protocolo claro y sencillo para tener su propio abogado frente a la Administración.

¿Se sumaron en bloque a la iniciativa de proteger a los niños con esos dos derechos humanos fundamentales? ¿O me demostraron que el legislador es una manada infanticida de alimañas? Dale al play y tu mismo. Pero haz antes acopio de rabia y vergüenza ajena. Porque te van a provocar mucha…


Tags from the story
, ,
More from Mario Díez
LA JUSTICIA EN DESCOMPOSICIÓN – III GUERRA MUNDIAL (VI)
La Justicia se descompone. Día 200 desde que las fuerzas del mal...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

  1. says: Silvia Quensell

    Para nosotros los afectados: el mínimo gesto de empatía vale oro y mi corazón se estremece y se agita en un dolor profundo que cae y cae y nunca encuentra el fondo…
    Gracias.

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.