LA RESPONSABILIDAD HA MUERTO

La responsabilidad

La responsabilidad es definida por la Real Academia Española de la lengua en su cuarta acepción como “la capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente”. Si prestan atención a la definición, la libertad es un presupuesto irrenunciable de la responsabilidad. Y parecería una locura renunciar a la libertad con el fin de eludir la responsabilidad. Pero sorprendentemente esto es lo que está ocurriendo a nivel mundial.

La pandemia del mundo actual no es la irresponsabilidad, sino la huida de la responsabilidad. Millones de individuos que por encima de todo escapan de ser responsables de sí mismos. Que se sienten cómodos delegando su responsabilidad individual en otros, aunque eso suponga una grave pérdida de libertades y derechos. Y saben que eso se traducirá en penurias para sí mismos, pero también que siempre podrán cargar la culpa a las espaldas de aquéllos en quienes delegaron la responsabilidad. Y eso les resulta confortable. Les permitirá ser víctimas cuando el desastre llegue. “No fue mi culpa” es un mantra de lo más socorrido.

La responsabilidad y los que nos gobiernan

Un pastor francés lo explicó a la perfección en un vídeo que se hizo viral en plena pandemia del Covid-19. La inoculación del miedo o la necesidad de seguridad pueden convertir a millones de individuos en ovejas sumisas y obedientes. Inviertan los seis minutos y medio que dura si aún no lo han visto o vuelvan a verlo con la perspectiva que aporta todo lo que ha ocurrido en el país más de un mes después de su lanzamiento.

Cuando morían mil personas diarias y los contagios se contaban por decenas de miles diarios, se nos decía que ponerse una mascarilla no servía para nada. El 30 de marzo de 2020 se publicó que la OMS aseguraba que las mascarillas no sirven para protegerse del Covid-19. Hoy que las muertes y los contagios han caído en picado, se nos obliga a ir con mascarilla. ¿Nos mentía la OMS antes? ¿Nos toma el pelo ahora el Gobierno? La respuesta no importa mucho. Porque lo verdaderamente importante es que hemos declinado nuestra responsabilidad, hemos entregado nuestra libertad y por voluntad propia apenas nada nos distingue de las ovejas del pastor francés. Y sí, eso incluye que un solo carnero enfurecido podría matar de un golpe al pastor que le somete y lo sacrifica.


More from Mario Díez

Bea. Colección relatos “ELL@S”

Bea no reacciona de manera diferente al resto. Siento sus ojos fijos...
Read More

2 Comments

  • Por el derecho a decidir y a no hacer lo qur supone un daño para nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra vida. A sabiendas de la responsabilidad q implica ser coherente con uno mismo. RIP

  • Difiero. La RESPONSABILIDAD Es lo que va a venir. Si creías que vivíamos libres … pues como ves no era así. Curioso que siendo abogado entendieras o entiendas que las leyes no coartaban la libertad, esto incluye los impuestos. Dicho de otro modo, si no hubieran existido los IMPUESTOS (y otras muchas leyes imposiciones), como dice la propia palabra, podríamos haber tenido opción a LIBERTAD. La trampa de la palabra y sus “interpretaciones” que no la realidad. Bien venido a la última para Todos Unidos Responsabilizarnos y Ser libres, sin ceder Nuestro Poder a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.