INSTAGRAM Y EL FIN DE LA CENSURA DE LOS PEZONES FEMENINOS

Instagram

Instagram podría verse forzada a modificar sus normas de restricciones de contenido que censuran los pezones únicamente si son femeninos. El Consejo Asesor de contenido sugiere a Meta (propietaria de Instagram y Facebook) que revise sus reglas por discriminatorias en cuanto a la censura del desnudo cuando se trata de mujeres.

«Las consecuencias de las decisiones de Meta se traducen en desigualdad de oportunidades para el ejercicio de la libre expresión en sus plataformas por parte de mujeres, personas transgénero y no binarias.»

Consejo Asesor de Contenido

La sempiterna demonización del cuerpo y la sexualidad de la mujer que Instagram abraza

En las redes sociales del llamado mundo civilizado de 2023 un hombre puede mostrarse con el torso desnudo sin problema alguno. Sin embargo si el pezón que se exhibe es el de una mujer, entonces el mal sobrevuela la red y debe ser inmediatamente aniquilado. No hablemos ya si la imagen femenina tiene algún componente indicativo de sexualidad…

Demonizar el cuerpo de la mujer o su sexualidad y asociarlos al pecado no es algo nuevo. Está en la raíz de la inmensa mayoría de las religiones. Si lees la Biblia de los cristianos, libro del Génesis, el mensaje que percibe el lector es obvio. El bueno de Adán acabó expulsado del paraíso porque la zorra de Eva se dejó tentar por el demonio y arrastró al buen hombre a lo peor. Y así hasta hoy. Adaptando el mensaje a cada tiempo, claro. Pero siempre lo mismo.


La necesaria naturalización de la belleza

El cuerpo humano es hermoso. Especialmente el de la mujer. De una belleza y una perfección únicas. Capaz de engendrar y alumbrar vida. Capaz de alimentar. Capaz de transformarse y llevarse al límite para crear. Delicado y frágil, pero de una resistencia y una fortaleza impensables. Una obra de arte.

El sexo es igualmente hermoso. Pura energía creadora. Una fuerza de la naturaleza. La experiencia espiritual con componente físico que más nos aproxima a la esencia divina. El sexo es la ausencia del tiempo y el espacio. El sexo nos rescata de la ilusión de separación. A través del sexo nos fundimos en uno con otra alma. El sexo es belleza y danza. Es poesía escrita con piel.

La política parece ser la siguiente: como el cuerpo y la sexualidad de la mujer genera deseo y ocurren violaciones, prohíbamos su exhibición. Aplicando la misma absurda lógica prohibamos las fotos de bosques porque hay gente que los quema. Prohibamos las fotos de animales porque hay gente que los maltrata. Prohibamos las fotos de objetos valiosos porque hay gente que los roba…

Basta ser mínimamente observador para darse cuenta de que en el mundo, allí donde la mujer tiene más restricciones para exhibir su piel o para tener relaciones sexuales con quien, como, cuando y donde se le antoje, es donde más mujeres son violadas impunemente. La libertad empodera a la mujer. La prohibición la demoniza y culpabiliza. Y solo acrecienta en los violadores el ánimo y el placer de transgredir lo prohibido. Convendría cuanto antes naturalizar la sexualidad y el desnudo femeninos. Y el delito debería ser prohibirlos.


More from Mario Díez
LA HORA DE LOS POETAS DE LA JUSTICIA
Poetas de la Justicia, es el tiempo de la Caballería. En la...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.