MULTITUD DE DIETAS EN UNA VIDA SALUDABLE

Existen tantas dietas como alimentos o como combinación de los mismos. Y en cada región, en cada zona o en cada país, tradicionalmente se ha seguido siempre un tipo u otro. Entre otras cosas, respondía a las necesidades de sus habitantes. Si la zona era más cálida, los alimentos era más frescos. Si hacía frío, las comidas solían ser más contundentes. Sin mayor complicación, este era el ABC de la alimentación. 

Sin embargo con el paso de los años y sobre todo en las últimas décadas, han surgido nuevas modalidades y dietas a tenor de estudios nutricionales, tendencias o adaptaciones de las formas más tradicionales del comer. Hoy no es extraño escuchar a alguien que se alimenta únicamente de proteínas, como hacían en el paleolítico. Aunque vayan a saber… si en el Paleolítico nuestros ancestros no veían vegetales ni por asomo, que lo dudamos la verdad. No nos sorprende tampoco que haya gente que diga seguir la dieta Lev o la Dieta Keto, como hace unos años se inició el llamado «Sistema Dukham». La combinación entre alimentos es fundamental para según qué necesidades del organismo. Y sin necesidad de entrar en demasiada tecnificación en torno a las dietas, hablemos de las principales corrientes en torno a la alimentación:

Dieta mediterránea

Dicen que es algo más que una simple pauta alimentaria. Más que una dieta es un estilo de vida. Una valiosa herencia cultural y gastronómica que aporta muchísimos beneficios al organismo y cuida como ninguna, la salud cardiovascular. Está basada en las cocinas tradicionales de países como Grecia, Italia y tantos otros que bordean el mar Mediterráneo. Los principales alimentos en que se basa son: aceite de oliva, pescado y frutos secos (que aportan grasas saludables), legumbres, cereales, vegetales, lácteos y carnes magras principalmente. Todos combinados entre sí y utilizando los cereales y los vegetales fundamentalmente como guarniciones. 

Dieta vegetariana

Esta dieta se basa en el consumo (casi) exclusivo de vegetales. Aunque existen muchas variantes y dentro de ella encontraríamos también otras como la dieta lacto-vegetariana (que incluye alimentos derivados de las plantas y los lácteos), la dieta ovo-lacto-vegetariana (a la que se suman además, los huevos) o la vegetariana estricta (que excluye todos los alimentos procedentes de animales). Dentro de ella, los veganos llevan el no consumo de carne o alimentos de origen animal a un estilo de vida basado en la exclusión no solo del consumo, sino también del uso de este tipo de productos (geles de baño, champús, tejidos para la ropa, etc). En España por ejemplo, el crecimiento del número de personas que siguen este tipo de dieta es enorme. De 2019 a 2021 aumentaron en un 60% los vegetarianos en nuestro país. 

 Dieta hipocalórica

Está basada en la reducción en la ingesta de alimentos que aportan calorías. Para que nos entendamos: aquellas personas que siguen una dieta hipocalórica tratan de mantenerse alejados de los carbohidratos complejos (pasta, arroz, pan…), alcohol o los alimentos procesados. Como puede deducirse, es empleada para perder peso. Y no es extraño encontrar miles de referencias al número de calorías que se consumen a diario para tratar de adaptar la dieta a ese número que actúa de tope al que no se debe llegar.

Dieta proteica

Este tipo de dieta está basado en una máxima: pocos hidratos, mucha proteína, y métodos ahora tan de moda como el llamado «Método LEV» están basados en este tipo de alimentación. La carne magra, los huevos, los lácteos, acompañados de ciertas verduras (sobre todo las verdes)… son la base de este tipo de alimentación. Prometen como muchas otras, la bajada de peso o la ayuda para que esto suceda de una manera más efectiva. Dicen los expertos que este tipo de dieta ayuda a bajar peso rápidamente y a ganar masa muscular, pero como contra puede tener consecuencias graves sobre la salud, puede provocar un importante efecto rebote y es necesario tomar suplementos nutricionales por las deficiencias nutricionales que a la larga, aporta. 

Dieta intermitente

También llamado ayuno intermitente, se ha puesto de moda en los últimos tiempos. Es como decíamos al principio, tendencia y está recomendada por algunos nutricionistas para desinflamar el sistema gástrico y autorregularlo. No se trata de una dieta en sí misma, sino que es más bien un régimen alimenticio que alterna periodos de alimentación con otros de ayuno que pueden prolongarse durante varias horas. Sus defensores afirman que mejora la plasticidad neuronal, facilita la desinflamación, ayuda a la oxidación de ácidos grasos y puede contribuir también a la pérdida de peso corporal o a la reducción del colesterol. 

 Dieta detox

Se trata de un método de alimentación cuyo objetivo es ayudar al cuerpo a eliminar todo aquello que no necesita. Es ampliamente empleada cuando terminan épocas en las que la ingesta de alimento ha sido mayor o más desordenada de lo habitual. De primeras elimina todo tipo de alimento procesado y ultraprocesado y poco a poco va incorporando otros nuevos alimentos que tengan gluten o lactosa. Da prioridad a los alimentos naturales y prescinde de aquellos otros que incluyan azúcares o grasas.

Hay muchísimas más. Tantas como alimentos pueden incluirse (o excluirse) de la lista de la compra. ¿Lo mejor? Acudir a un especialista que pueda recomendarnos qué comer, cómo comer o cómo cocinar lo que comemos. 


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
¡LA GUERRA ENTRE RUSIA Y UCRANIA SIGUE VIVA!
Mientras suenan las sirenas antiaéreas en Ucrania que alertan a la población...
Read More
Join the Conversation

3 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.