POLÉMICA CON EL CARTEL DE SEVILLA 2024

Durante estos últimos días la polémica ha estado servida. Una vez más. Parece que cualquier tema es válido para desatar la crispación de los ciudadanos en las redes sociales y en la vida diaria de todos. El motivo es el cartel de la Semana Santa de Sevilla 2024. Se ha convertido en el tema de conversación de todos durante estos días. Un cartel que ha llegado a politizarse, como es natural en todos los temas de controversia y disputa actual, sea el tema que sea.

La obra es del artista sevillano Salustiano García. Muestra a unJesucristo joven sobre un fondo rojo monocolor, luciendo el paño del Cristo de la Expiración de la Hermandad del Cachorro y las potencias del Cristo del Amor. Según el autor es un Cristo «joven y bello» como «metáfora de pureza”.


Un cartel con un Cristo «joven y bello»

La obra es del artista sevillano Salustiano García, que afirmaba que “entiendo la sorpresa ante un cartel tan heterodoxo que no se pliega a los estereotipos”. El artista ha plasmado en su trabajo la imagen de Cristo resucitado a través del rostro de su hijo Horacio. Ha generado una oleada de reacciones y opiniones de todo tipo. Para muchos es una representación poco acertada para anunciar la semana grande la ciudad.

Desde que el Consejo de Hermandades encargó al pintor el cartel de la Semana Santa de 2024 había una gran expectación en la ciudad por saber cómo iba a ser la propuesta. A las pocas horas la imagen de Cristo “joven y bello” como metáfora de pureza no dejó indiferente a nadie. 

De repente opiniones a favor y en contra en la ciudad. Una ciudad con un gran profundo sentimiento cofrade. En ella los pasos y las hermandades ocupan más tiempo de conversación que el fútbol o la política. Inmediatamente, en las redes sociales, se hacía viral el cartel. Su autor sorprendido por las reacciones:  “No acabo de entender ni asimilar esta controversia, yo pinté el cuadro desde el respeto y me ha sorprendido el revuelo”.

No es la primera vez que la presentación de un cartel de la Semana Santa de Sevilla genera este tipo de reacciones. Se trata de un momento muy esperado por el público cofrade y los sevillanos y en pocas ocasiones pasa, para bien o para mal, desapercibido. Este debate ha traspasado al interés general, cuyo debate ha llegado a politizarse.


El odio en las redes por encima del arte

Comentarios sobre la sexualización de la imagen del Cristo. Se ha cuestionado durante estos días la imagen sexual de la obra. Ha habido una reacción del colectivo LGTBIQ+ reivindicando la obra. Por otro lado, los detractores del cartel argumentaron que la imagen del resucitado no se correspondía con ninguna de las figuras de la Semana Santa sevillana. 

Consideran que no es representativo de lo que se quería anunciar en él. Hay que tener en cuenta que la imagen de Salustiano García está enmarcada entre las letras “Semana Santa” y “Sevilla 2024″. También  que las potencias que emanan de la cabeza son las que porta el titular de la Hermandad del Amor y que el paño de pureza es el que cubre al Cristo del Cachorro. Hay una campaña que considera que hay que retirar el cartel porque “no representa en absoluto la fe, los valores cristianos la tradición, y el fervor religioso de esta ciudad”.

Todos podemos opinar sobre el cartel y si es más o menos acertado según nuestro punto de vista pero otra cosa es lo que se activa con ese cartel. Y es que en Sevilla, en el mundo cofrade, hay dos posturas sobre cómo ver la Semana Santa. Hay un sector muy integrista que solo entiende la repetición permanente de determinados modelos. Aquí siempre hay algo que se sale de ese patrón, se consideran defensores de las esencias, del modelo tradicional. De ahí que no les guste este cartel tan controvertido y lo consideren irrespetuoso.

Frente a esta postura más tradicional están los que apoyan una visión de la Semana Santa más moderna. Defienden nuevas formas de entender la Semana Santa y reivindican incluir cierta heterodoxia y vanguardia y reconocer su pluralidad en una fiesta con un acervo cultural que ha sobrepasado lo estrictamente religioso. Frente a ellos, la postura más tradicional e inmovilista.

Una controversia que ha despertado comentarios homófobos en las redes sociales, donde algunos usuarios ven a este Cristo demasiado hermoso, sexualizado o desnudo para convocar a los actos de la Semana Santa y lo consideran inapropiado. Sus defensores, en cambio, hablan de un cartel rompedor.

El odio se ha instaurado en las redes sociales por encima del arte. Se habla de una intolerancia a lo diferente. Independientemente del fondo de la obra, de su espiritualidad y hermosura, en las redes sociales solo se ha fomentado el odio, todo lo que se vierte es aparte de opinión odio sin control. Cualquiera puede tener su opinión sobre si es adecuado o no, irrespetuoso o no. Un cartel innovador diferente que da una apertura o un cartel que no coincide con la imagen de una Semana Santa tradicional. Sea como sea, siempre con respeto y que nunca el odio esté por encima al arte.


Tags from the story
, ,
More from Redacción It-Magazine
LA EPIDEMIA DE LAS APUESTAS DEVORA A NUESTROS JÓVENES
Y siguen creciendo las casas de apuestas. En 2017 se dio la...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.