PAM HABLEMOS DE SALUD, NO DE CUERPOS

La secretaria de Estado de Igualdad y contra la violencia de género en funciones, Ángela Rodríguez, Pam, expresó en un acto público el pasado jueves una declaraciones contra el colectivo médico que para muchos, han sido algo desafortunadas. Fuentes cercanas explican que las declaraciones de Rodríguez han sido sacadas de contexto. No es ni la primera vez ni será la última, que desde el Ministerio de Igualdad se enciende una nueva hoguera en la que quemar asuntos como los cambios de sexo, el culto al cuerpo, el cuidado de los animales domésticos o el feminismo en general. 

Pam en la Conferencia que llevaba por título “Los derechos sexuales y reproductivos en la UE” expuso que quizá la comunidad médica debería actualizarse. Habló de, según ella, “una institución que muchas veces representa la idea de un cuerpo correcto y un cuerpo incorrecto. Y casi siempre el cuerpo correcto es el de los hombres”. Añadió que «el cuerpo incorrecto es el de las mujeres, que van por un camino muy estrechito por el cual la mayor parte de las mujeres no solamente no podemos sino que no queremos transitar”. 


Pam acusa de «gordofobia» a los médicos

Muchas voces han criticado las declaraciones de la representante política por las alusiones al colectivo médico. Deja entrever que los médicos apoyan los cuerpos estrechos cuando tal vez deberían apoyar lo contrario. Pero es igual de insano estar sumamente estrechito o sumamente ancho. Bien porque se ha dejado de comer o porque se come en exceso o de manera no saludable. No se padece gordofobia por alentar a llevar una dieta sana, como tampoco se está cultivando el cuerpo estrecho si se recomienda la comida saludable.

Angela Rodríguez, Pam, se refiere a que muchos de nuestros sanitarios podrían padecer gordofobia y actuar para erradicar los cuerpos redondos. En su entorno se critica la descontextualización que se ha hecho por parte de algunos medios al difundir sus declaraciones, pero poco se han parado a pensar en el daño que hace a un colectivo las declaraciones de una representante institucional. 

Hoy en día todo se viraliza, es fácilmente extraído de su contexto e analizado al milímetro, por esto sorprende que representantes públicos suelten la lengua así por así. Sin medir los efectos que pueden tener sus declaraciones frente a un micrófono. Más aún cuando se trata de una intervención en la que se sobreentiende se va a hablar sobre derechos sexuales y reproducción, aborto. O quizás natalidad. Pero no sobre gordura, cánones de belleza o cuerpos. Porque tipos de cuerpos hay muchos y no hay nada como aceptarlos a todos, sean “estrechitos” o no lo sean tanto. 

Estas declaraciones de Pam se enmarcan en una época en la que igual se habla de maltrato animal como que se opina de lo alto que está el precio de la gasolina. Quizá el primero de los temas no toque tanto el bolsillo como el segundo. Y es que se han logrado encumbrar determinados tips argumentales en nuestra sociedad, que ya todo vale para abrir un debate nuevo. Un nuevo melón, como quien dice.

Cualquier tema es también motivo de polémica. Además ya desde las propias instituciones y los medios de comunicación se están encargando de tensar las cuerdas para que el ciudadano, el que vota y a veces pasa de ir a votar, se encienda con las declaraciones públicas. Y consiga enfadarse con el que tiene enfrente con solo dos o tres conversaciones cortas. 


Más mensajes a favor de la salud en general

Tal vez los representantes públicos, las instituciones, los colectivos profesionales y los sanitarios en general, deberían ir todos a una en esto de apoyar la salud. Lo que es sano y lo que no. Desechando el odio a cualquier tipo de cuerpo que no encaje en los cánones considerados “normales” pero apoyando que sean saludables. De hecho, se debería desechar lo insano o lo que a la larga puede llegar a provocar insalubridad o enfermedad. 

Quizá, llámennos ilusos, estaría mejor lanzar mensajes a favor de la salud en general. En declaraciones públicas nuestros representantes deberían lanzar alegatos para mejorar la salud de nuestros niños, mayores, de todos en general. Enfatizando que ni los cuerpos estrechitos son saludables porque sí, ni los más anchos deben serlo porque sí también. ¿Qué tal dejar de hablar de dietas para adelgazar? ¿ O de ampliar el tallaje de las prendas de vestir para pasar a apoyar programas de concienciación para una alimentación saludable? ¿para la práctica regular de ejercicio? ¿para evitar el sedentarismo?

A veces alimentarse bien, moverse, no dejarse caer frente a la desidia de cuidar nuestra salud, es ya apostar por la salud. Es preocuparse por estar sanos y llevar una vida saludable. Porque al al final de esto es de lo que se trata. De ser empáticos con el de enfrente y por no juzgar ni a un tipo de cuerpo ni a colectivos en general porque en el argumentario de una intervención pública quede bien sacar el tema de la gordofobia.

Debatir por debatir, tampoco es sano. Muchas veces quema las neuronas y la paciencia. Y la salud mental a la que también es importante cuidar y hablar de ella más y mejor de lo que se hace a día de hoy. No sólo para figurar o porque esté de moda. 


Tags from the story
, ,
More from Susana Cabrita Palomar
¿ QUÉ VA A PASAR CON LA INFLACIÓN?
El mes de junio ha terminado en España con una inflación del...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.