NO A LA PUBLICIDAD DE «COMIDA BASURA»

El Ministerio de Consumo parece haber abierto una guerra contra la publicidad de comida basura, el azúcar, la alimentación no saludable y demás costumbres insalubres que se difunden a través de los medios masivos. Una guerra que también inició hace unos años para luchar contra la publicidad de las casas de apuestas. Esto hizo que cayeran miles de críticas sobre el Ministerio. Ahora da una vuelta sobre lo que se les difunde a los menores. Y pone en el punto de mira a las redes sociales y al uso que hacen de ellas influencers y personas con notoriedad pública. Ya sabemos que la publicidad financia la cantidad de horas que los influencers emplean en las redes para compartir contenido, pero este contenido no es gratuito. Algo debe soportar detrás esas jornadas a veces interminables. 

Se prevé que a finales de 2022 se publique un nuevo Decreto que regule la publicidad de alimentos y que consumen fundamentalmente los menores. Esta medida se ha tomado debido al enorme consumo de las redes sociales que hacen sobre todo los adolescentes. También a la influencia que ejercen sobre ellos tanto youtubers, influencers y personajes públicos. Personas que interactúan a diario en TikTok, Instagram, Facebook y demás plataformas sociales. Según recogen los medios de comunicación, el texto que prepara el Ministerio también contempla cualquier persona que represente un modelo de referencia para los menores de 16 años. 

Está a la orden del día que es necesario regular lo que se difunde y publicita. Pero ya no solo de lo que se hace a través de las redes sociales, sino de cualquier otro medio de difusión social. Por lo que el Ministerio contempla que la normativa afecte a los horarios de especial protección reforzada y a otros espacios publicitarios de programas que estén destinados al público infantil. Además regulará no solo las redes sociales sino también la televisión, las salas de cine, las webs, la publicidad en Internet, en los programas radiofónicos… o las aplicaciones de móviles, sobre todo cuando la publicidad se dirija a menores de 16 años. También medios impresos e incluso los embalajes de los alimentos se verán afectados por esta limitación.


Más publicidad de alimentación y vida saludable

Y como en toda normativa habrá lagunas. El Ministerio apela a que tras la publicación del texto y la puesta en vigor de la norma, sean las propias empresas las que se autorregulen y se conciencien de que se dirigen a un público muy joven. A que no es saludable que continúen manteniendo ciertos hábitos. Y mucho menos que se les aliente a que los mantengan. Estaría bien que para complementar la normativa el Ministerio potenciara también la publicidad de frutas, verduras, cereales y legumbres. E incluso incitara a una mayor práctica del deporte. Si la normativa que se prevé publicar a finales de 2022 pretende proteger a los más pequeños, lo suyo sería que se incentivase una vida más saludable desde la base. 

La aprobación de esta normativa en Consejo de Ministros se prevé para el último trimestre de este año. Pero antes deberá pasar por Bruselas y recibir el dictamen del Consejo de Estado. Un largo periplo cuyo objetivo no es otro que fomentar los buenos hábitos entre los más pequeños. Confitería, chocolate, zumos, bebidas azucaradas, barritas energéticas, dulces y postres serán algunos de los productos que se verán afectados por la nueva normativa. 

Y en el texto del Ministerio además se prohibirá: “la aparición en las comunicaciones comerciales sometidas a este Real Decreto de madres o padres, educadores, docentes, profesionales de programas infantiles, deportistas, artistas, ‘influencers’, personas o personajes de relevancia o notoriedad pública, sean estos reales o de ficción, que por su trayectoria sean susceptibles de constituir un modelo o ejemplo para las personas menores de edad«.

Publicidad saludable para un sector de la población que realmente necesita que se le bombardee con anuncios que le anime a comer sano y a moverse. Pues España registra cifras tan alarmantes como un 40% de obesidad infantil. Y como alertan los expertos, el problema afecta sobre todo a los niños de familias más pobres o con menores posibilidades económicas. Siempre es más sencillo y más barato comerse una hamburguesa de cualquier cadena de comida rápida que consumir productos frescos o frutas y verduras. Y advierten que “la mayoría de los niños con obesidad, lo van a tener toda su vida”. Pensar en los niños de hoy radica en poner el foco en los adultos del mañana. 

Lloverán críticas como siempre. Sobre todo por la presión que ejercerán las grandes cadenas que venden este tipo de alimentos nada saludables, para quienes están creciendo y deben hacerlo con una base sana y sólida. Caerán memes y chistes fáciles. Y nos olvidaremos que de verdad se necesita una buena regulación de la publicidad en España. No todo vale y no todo se debe contabilizar en términos económicos más o menos. La salud ha de estar por encima. 


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
MADRES QUE CONSIENTEN EL ABUSO A SUS HIJAS
Ante un caso de abuso a menores todo el mundo parece tener...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.