IRENE MONTERO Y SU CHALET

Hace una semana, durante un paseo de campaña electoral por las calles de Valencia, a Irene Montero se le acercó una señora que, educadamente, le dijo: “Mi marido trabajando desde los 14 años… ¿Usted cómo ha podido tener un chalé….”. No pudo terminar la frase. Irene Montero, indignada, maleducada, le arrimó la cara, le clavó una mirada increpadora y en un tono de inmenso cabreo acompañado de palmadas en el hombro le respondió: “¿Sabe por qué señora? ¿Sabe por qué? Porque mi padre falleció de cáncer con 60 años y me dejó una herencia porque soy hija única. Por eso y porque tengo una pareja con la que he podido comprar con mi dinero la casa que me ha dado la gana”.

Es evidente e incuestionable que Irene Montero y Pablo Iglesias, como cualquier otro, se puede comprar con su dinero la casa o las casas que le vengan en gana. Del famoso chalé de Galapagar a los Iglesias-Montero se les reprochó la incongruencia de haber dicho varias veces “jamás me iré de Vallecas. No como los políticos de derechas que se compran grandes chalés con jardín y piscina” para terminar en el chaletaco, y haber conseguido en la Caja de Ingenieros una hipoteca que para sí querría cualquier ciudadano. Fue tan inmenso el error que la pareja de Podemos organizó un “referéndum” entre las bases del partido para ver si aprobaban la mudanza de los jefes. 


Irene Montero, una ministra con un feminismo muy machista

Con la compra del chalé de Galapagar los Iglesias-Montero cometieron su primer gran error. La casa que les dio la gana comprar fue el primer paso del final de la carrera política de Pablo Iglesias. Y la respuesta de Irene Montero a esta señora de Valencia, por el tono y la actitud, fue una conducta que si incurre en ella un hombre el ministerio que rige la señora del chalé le cruje. Le salió un feminismo muy machista. Podía haberle respondido lo mismo sin los golpecitos en el hombro, sin esa mirada de odio, sin ese tono y sin juntar su nariz con la de la de quien le preguntaba.

Me sorprende que Irene Montero no haya entendido aún el motivo del cabreo del personal y las críticas por lo de su chaletaco. Por supuesto que tenían todo el derecho del mundo a adquirirlo, pues solo faltaría. Incluso uno más grande aún si les hubiera apetecido. O dos, tres. O una urbanización entera. Lo que se les afeó fue la contradicción. Como Iglesias criticó, especialmente a Luis de Guindos, por al llegar a la política y al Gobierno haberse mudado a un buen chalé. No se puede ir por la vida dando lecciones de probidad y moral democrática, de progresismo y defensa de la clase trabajadora y después actuar del mismo modo que has criticado y esperar que nadie te lo afee.

He escuchado a algunos que la señora de Valencia era una infiltrada de la extrema derecha que fue a provocar a Irene Montero. Lo desconozco. No sé quién era esa señora, pero visto el video de los acontecimientos no me pareció que tuviera pinta de ser una infiltrada de nadie sino simplemente una indignada por las contradicciones de la izquierda caviar que aprovechó encontrarse a la ministra por la calle para dirigirse correctamente a ella para reprocharle lo que le vino en gana. Quien se condujo con una actitud y un tono inadecuado fue la ministra. 

Dicho esto, que Irene Montero y Pablo Iglesias sigan disfrutando con salud de su chalé. Y, se compren otro mejor si lo desean y les dan otra hipoteca en la Caja de Ingenieros. Incluso que se compren un avión con su dinero. Así a lo mejor la ministra deja de usar el Falcon y algo nos ahorramos los ciudadanos. Estaría bien que entendieran el cabreo del personal. Y que a una pregunta lanzada en tono educado respondieran sin esa acritud y esa rabia. O así lo veo yo al menos.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
LISTAS QUE CHORREAN SANGRE
Que Bildu haya llenado sus listas electorales para el 28-M de terroristas...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

  1. says: Enric Blay

    Nadie a soportado los ataques de todo tipo cómo está ministra y su compañero. Que vergüenza periodística se expresa en este falso artículo. Y eso que la campaña aún no ha terminado. El chatel de la Cospedal 2,5 millones, no puede explicar ni como lo a pagado Irene Montero tiene una hipoteca de 30 años y si no lo hubieran insultado cada vez que entraba a su vivienda igual seguiría en el piso que tenía. A alguien debería entrarle verguenza.

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.