EL SUEÑO DE SER MODELO ROTO EN PEDAZOS (IX)

A finales del pasado año tuvo lugar en Nueva York el juicio contra Ghislaine Maxwell, acusada de colaborar con Jeffrey Epstein en varios delitos de tráfico sexual con menores. Dicho juicio duró un mes y en él se pudieron escuchar los testimonios de las por aquel entonces niñas y de cómo las explotaban sexualmente. Epstein tenía en Ghislaine a una activa colaboradora y amante, que reclutaba y preparaba a las jóvenes para posterior disfrute de su “jefe”. La defensa de Maxwell esgrimió la peregrina idea de que “todo fue un complot de las víctimas”. ¿Les suena la historia? Efectivamente. El juicio contra Kote Cabezudo duró algo más de un mes. En él se pudieron escuchar los desgarradores relatos de las víctimas. Y el acusado se ha auto convencido de que todo es un complot.

La prensa escrita y diversos medios de comunicación denominan a Ghislaine Maxwell como “socialite”. Según la enciclopedia libre se trata de un término por el cual se describe a una persona famosa que pasa gran parte de su tiempo participando en actividades sociales por lo que su imagen suele aparecer a menudo en dichos medios. Antes de la caída y detención de Ghislaine ésta era vista en todos los saraos que se organizaban en Nueva York. Así conoció a Jeffrey Epstein en 1990. Pero algunos años antes de ser tildado como un depredador sexual, fue un tiburón de las finanzas.

Con apenas 21 años Epstein era profesor de matemáticas y física en el Dalton School de Nueva York… Y eso que no terminó sus estudios universitarios… En 1976 el padre de uno de sus alumnos lo recomendó para trabajar en el banco de inversiones Bear Stearns. Rápidamente fue ascendiendo hasta lograr su integración como socio de la firma. Pero en 1981 lo deja para fundar su propia consultora: Intercontinental Assets Group Inc. IAG dedicada mayormente a recuperar dinero robado de corredores de bolsa y abogados fraudulentos. La empresa se definía como “una firma creada para ayudar a los ricos a entender el poder, la responsabilidad y la carga que supone su dinero”. Una de sus primeras clientas fue una “socialite” española: Ana Victoria García Obregón.

Según cuenta la propia Ana Obregón decidió marcharse a Nueva York en 1981 para estudiar en el Instituto de Teatro y Cine Lee Strasberg. La tienda Fiorucci sita en el centro de la isla de Manhattan era el lugar de reunión preferido de muchos famosos. Tanto es así que la llamaban “daytime Studio 54”. Uno de los asiduos era Andy Warhol. La marca Fiorucci fue la primera en crear los jeans ajustados, resaltando así las curvas femeninas. Las imágenes publicitarias eran muy irreverentes.

Fue por mediación del director de esta tienda que Epstein y Ana Obregón se conocieron. Ella misma lo describe como un hombre guapo, inteligente y dulce. Lo llamaban el “soltero de oro”. Pasó dos semanas en su lujoso piso hasta que encontró un apartamento. Jeff se convirtió en su amigo íntimo. Mientras duró su estancia en Estados Unidos, para ella era “un genio” y su “ángel de la guarda”. Parece que Ana Obregón se enteró del escándalo de los abusos sexuales viendo la televisión en Miami.

En artículos precedentes hemos mencionado los desfiles de moda Ad Lib que creó la princesa Smilja en Ibiza. La propia Ana Obregón presentó uno de los primeros desfiles en el que hacía de jurado Roman Polanski, asiduo en la discoteca Ku. El propio Francisco Umbral escribía para un periódico de tirada nacional: “En la parte alta/reservada de la discoteca hay adolescentes a 50.000 pesetas y tabaco a 400 el paquete de rubio”. A mediados de los años 70 Ibiza se situó como uno de los dos destinos preferidos del movimiento hippie. El otro era Katmandú en Nepal.

La princesa puso de moda llevar ropa blanca y suelta y uno de sus mejores embajadores fue Roman Polanski. El consumo de drogas, la moda Ad Lib y la libertad sexual eran la marca de la isla. Polanski se enamoró de Ibiza, tanto es así que se compró un terreno. Trabó amistad con el ya mencionado Francisco Umbral y con Nati Abascal, entre otros. Pero su amigo íntimo era José Antonio Santamaría, ex futbolista y uno de los socios principales de la discoteca Ku. En mayo de  1988 hubo una pelea callejera donde falleció un hombre. La policía detuvo a un filipino que trabajaba en una urbanización ibicenca. Era el jardinero de Roman Polanski. Pero lo que hizo que vendiera su casa y dejara de residir en la isla, fue el atentado terrorista que acabó con la vida de su amigo Santamaría “El Tigre”.

Una modelo de tan solo 13 años llamada Samantha Geimer denunció a Polanski por abusos en los años 70. Tras una sesión fotográfica para la revista Vogue que tuvo lugar en el domicilio de un conocido actor en Hollywood, estando él ausente y según testimonio de la niña, Polanski le dio a beber champán junto con una pequeña dosis de un sedante. Luego la violó. El niega los hechos pero meses mas tarde llega a un acuerdo con Fiscalía en el que reconoce solamente el delito de estupro. Después de pasar algo más de un mes en prisión, Polanski se fuga a Francia.

En 2003 gana el Oscar al mejor director por la película “El pianista”. Hubo muchos silbidos en la sala pero algunas de las estrellas del cine se pusieron en pie y le dedicaron una ovación. Entre ellos se encontraba Harvey Weinstein. La orden de detención que aún pesaba sobre él le impide recoger el premio.

En mayo de 1988 Polanski se quedaba sin jardinero y en septiembre del mismo año ejercía como jurado en un desfile de moda sentado entre Jean-Luc Brunel y Ana Obregón, cuyo “héroe” y mejor amigo en Nueva York era Jeffrey Epstein. El señor Antonio García Fernández había perdido todo su capital en una mala inversión con Drysdale Government Securities y su hija Ana solicitó la ayuda de Epstein para recuperarlos. Ella le otorgó un poder notarial para hacerlo.

En España no comenzaba oficialmente el verano hasta que no se publicaba el posado de Ana Obregón en las revistas del corazón. A lo largo de su vida siempre ha estado rodeada de hombres atractivos. Dicen que tuvo relaciones con David Beckahm y Alberto de Mónaco. A principios de los años 90 su novio fue Miguel Bosé, antes de que éste se enamorara de Nacho Palau. Por aquella época Ana conocería al que sería el padre de su único hijo: Alessandro Lequio. Según relató ella misma a la CNN: “El padre de mi hijo es sobrino del rey de España, entonces, mi hijo es sobrino del rey de España y bueno, pues tengo muy buena relación con la Familia Real y con la realeza pues porque son familia”.

La polémica nunca le abandona a Ana Obregón. Victoria se enfrentó supuestamente a ella refiriéndose a ella como la “Barbie geriátrica”. Ana negó cualquier relación sexual con su marido. Una vez quiso contratar a unos sicarios para darle una paliza al periodista Jaime Cantizano. La propia Ana Obregón acusó a Cayetano Martínez de Irujo de traficar con drogas. El hijo de la duquesa de Alba la denunció por un delito de injurias, calumnias y revelación de secretos, solicitando una pena de cinco años de prisión. La actriz zanjaba el tema con una rueda de prensa pidiendo perdón públicamente a Cayetano.

Ana Obregón interpuso una denuncia a su ex novio Darek por malos tratos aunque según ella, la retiró a las pocas horas. Siendo entrevistado en un programa de televisión el polaco afirmó que “Ana Obregón es manipuladora, paranoica y vive de llamar la atención”.  Poco después se supo que la actriz y bióloga mantenía trabajando a una persona sin papeles en su casa. Matilde de origen paraguayo la denunció por un delito de malos tratos ya que según cuenta, la encerraba en su habitación por las noches y la obligaba a trabajar 15 horas seguidas. Obregón ya acumulaba unas cuentas denuncias por parte del servicio doméstico. Ana fue condenada por un delito de vejaciones por otra denuncia de su ex secretaria Sonia.

En 1984 protagonizó con Plácido Domingo el anuncio de una marca muy conocida de champán. Obregón salió en defensa del tenor cuando éste fue acusado por 27 mujeres de abusos sexuales y acoso. En relación a este tema tan espinoso, para la bióloga “son cosas que pasan porque ha habido una predecesora que en su momento dijo que sí y pasó por el aro”. Así se pronunciaba sobre los casos de abusos sexuales del productor Harvey Weinstein denunciado por diversas actrices. Cuando una periodista de The Wall Street Journal le propuso hablar sobre el caso de Jeffrey Epstein, Ana Obregón se negó. Para ella siempre será “maravilloso y un genio”.


Tags from the story
, ,
More from Redacción It-Magazine
EL SUEÑO DE SER MODELO ROTO EN PEDAZOS (IV)
Una modelo luciendo tonos crudos y blancos en tejidos de algodón, con...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.