EL EQUIPO DE LAS VÍCTIMAS DE KOTE CABEZUDO

Sentencia

Finalizó la tercera semana del juicio contra Kote Cabezudo. Los periodistas que acuden a la Audiencia de San Sebastián siguen sin entrar a la sala cuando se decreta la audiencia pública. Sus crónicas siguen resultando estomagantes, alejadas de la realidad y favorables a Kote Cabezudo. Claro que como cabe esperar de la mayoría de ellos que cuenten la verdad de lo que sucede en la sala, si cobran su salario para no contarla.

La semana pasada se dedicó esencialmente a la prueba testifical. Kote Cabezudo que fotografió a más de 600 mujeres, solo ha conseguido que cinco de ellas comparezcan a hablar bien de él. Un porcentaje bastante escaso. Había una sexta pero sus defensores renunciaron al enterarse de que iba a contar que ella también fue reiteradamente violada por el acusado.

La sesión del jueves fue intensa y relevante. Una testigo, Carolina Montero, se refirió a mí mintiendo, bajo juramento de decir verdad, en términos insólitos. Tras decir que Kote Cabezudo la trató “de modo profesional, impecable, hasta el punto de que yo le pedí una sesión de desnudo junto a mi marido”, después de esta afirmación se refirió a mí para manifestar que “vino a verme a mi oficina y me insistió para que me pasara al otro lado, al equipo de las víctimas”. Tal cual “el equipo de las víctimas”.

No formo parte de ningún equipo pero en este caso, de decidir formar parte de alguno sería por supuesto, del de las víctimas. A la señora Montero solo recordarle que primero la llamé por teléfono para solicitarle una entrevista, tras haber denunciado ya el caso en la web Sinfiltros.com, entonces de mi propiedad. No le pedí nada más que una entrevista. Su respuesta fue que ella solo podía “hablar bien de Kote”.

Entonces acudí a verla junto a mi compañero Daniel. Y le propusimos hacerle la entrevista insistiendo en que nos interesaba especialmente que alguien hablara bien de Kote Cabezudo. La razón era porque hasta ese momento solo encontrábamos víctimas que relataban el horror que les había hecho vivir. Jamás ni Daniel ni yo insistimos a esta señora para que “pasara al otro lado”. Solo insistimos en que queríamos entrevistarla para que respondiera lo que ella quisiera a nuestras preguntas. Me parecieron muy reveladores los términos en los que se expresó en su declaración mentirosa la señora Montero.


Testigos en el juicio de Cabezudo que intentan desdecirse

En esa misma sesión, la testigo Raquel Balencia mintió también al acusar al letrado Mario Díez de haberla presionado para que en su declaración en fase de instrucción dijera que una amiga suya menor de edad le había relatado una sesión pornográfica, en la que por cierto participó un más que adulto Jorge Fernández, Mister España 1999. A petición del letrado se reprodujo la declaración en instrucción de la señora Balencia. En ella de modo voluntario, relató que una amiga suya, menor de edad, le describió una sesión con Kote y que con los detalles que le proporcionó aquello era pornografía «con 16 años y hoy».

El letrado Mario Díez lejos de presionarla, le sugirió si lo de pornográfico pudiera ser una valoración suya. A esto Raquel Balencia respondió: “no, era pornografía para mí y para cualquiera». Y a efectos de apuntalar más su declaración reiteró: «Mi amiga me contó que había hecho esto, esto y esto. Y el chico era mayor de edad, eso sí». El jueves en el juicio insistió en acusar al letrado de presionarla y trató de desdecirse de lo declarado en Instrucción. Seguramente muy consciente de que su testimonio ponía contra las cuerdas a la estrella de A3Media Jorge Fernández, protagonista con casi 30 años de material pornográfico de carácter infantil. Mario Díez solicitó al tribunal que se dedujera testimonio de las palabras de Raquel Balencia para iniciar acciones contra ella. Supongo que por delito de falso testimonio.


La no entrada y registro en el estudio del investigado

Trascendente fue también la declaración de los dos ertzainas que acudieron el 30 de julio de 2014 a registrar el domicilio y el estudio de Kote Cabezudo por orden de la Audiencia Provincial, estimando un recurso del abogado de las víctimas ante la instructora Ana Isabel Pérez Asenjo. La magistrada que tuvo que ser apartada del caso por no cumplir con su labor de instructora.

El 23 de junio Ana Isabel Pérez Asenjo había solicitado una excedencia voluntaria para el cuidado de su hijo. Y el juez sustituto, tras la orden de la Audiencia, ordenó la entrada y registro para incautar los discos duros. Los dos ertzainas relataron que una vez en el domicilio de Kote Cabezudo, éste dijo que el estudio de la calle Palacio, al que tenían que acudir después: «estaba abandonado o alquilado. Entonces el secretario judicial llamó al Juzgado y desde allí se le ordenó que no se acudiera a la entrada y registro en el estudio”.

IT MAGAZINE está en condiciones de contarles que la juez Ana Isabel Pérez Asenjo concluyó su excedencia justo el día antes. De modo que todo hace pensar que el día 30 de julio de 2014 fue ella quien posibilitó que no se hiciera un registro que había sido ordenado en una resolución de un órgano superior, la Audiencia Provincial de Guipúzcoa.

Por otra parte, también hemos podido saber que la juez Pérez Asenjo, insisto, apartada del caso Kote Cabezudo por su lamentable no instrucción de la investigación, presentó el 23 de julio de 2021, con su número de escalafón 3959, una solicitud para desarrollar la función de tutora en las prácticas tuteladas de la 71 Promoción de Jueces.

Aún no conozco el dato de si le fue aceptada su solicitud, pero pone los pelos de punta que pudiera ser aceptada como tutora de nuevos jueces, una instructora sobre la que recae una resolución apartándola de la instrucción de un caso como el de Kote Cabezudo, por su imputación en un delito de omisión de su deber de perseguir los delitos del pornógrafo infantil.

Esta semana declara en el juicio la última víctima. Después las sesiones estarán dedicadas esencialmente a la declaración de numerosos peritos. La semana próxima concluirá con los informes de cada una de las partes y la última palabra que tendrá el acusado, Kote Cabezudo. La señora Montero no sabemos en qué equipo está porque no lo dijo, pero es muy evidente. Sí, en el de Kote Cabezudo, sobre el que recae una petición de más de 2.300 años de prisión por gravísimos delitos sexuales. Vaya banda. Y cuánto silencio cómplice aún en San Sebastián respecto a este caso.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
SÁNCHEZ, LAS MASCARILLAS Y LA VACUNA
Sé que corro el riesgo de ser acusado de negacionista y terraplanista,...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.