LAS LLAMADAS MOLESTAS O SPAM TELEFÓNICO

Desde el pasado 29 de junio todas esas empresas que acostumbraban a llamar a la hora de la siesta o después de cenar para publicitarse u ofrecer sus productos, ya no van a poder volver a hacerlo. La modificación de la Ley General de Telecomunicaciones se lo prohibe. Esta ley impediría las llamadas comerciales sin que haya existido consentimiento previo del receptor. Y es ésta última coletilla la que puede estar provocando que a pesar de la entrada en vigor de la ley continuemos recibiendo estas llamadas molestas.

España es uno de los cinco países del mundo con mayor cantidad de spam telefónico. Las llamadas spam son aquellas que son realizadas desde un número que ha sido etiquetado como sospechoso por cualquiera de los operadores que la tramitan. Sin embargo, como spam también podemos encuadrar a todas aquellas llamadas que se producen desde operadores desconocidos. Alegan dar a conocer ofertas de proveedores con los que, quizá, no hayamos tenido nunca una relación comercial. En muchas ocasiones hemos podido recibir una llamada de la operadora X, de la que por cierto puede que seamos hasta clientes, a las 15,00 horas para darnos a conocer los beneficios de sus servicios. 


¿Por qué seguimos recibiendo estas llamadas a pesar de la ley?

Pese a la entrada en vigor de la ley el pasado 29 de junio, existen muchos flecos que vamos dejando sueltos casi sin darnos cuenta. El primero es la aceptación de los términos y condiciones del servicio que contratamos cuando, por ejemplo, nos cambiamos de operador (telefónico, de energía…) o nos enfrentamos a un nuevo contrato de servicios. En ocasiones, nos olvidamos de dejar sin marcar determinadas casillas que luego son determinantes para que estas empresas deriven nuestros datos a terceros. Solemos aceptar los contratos sin leer, como quien dice, la letra pequeña. 

Debemos tener en cuenta también que muchas de esas llamadas pueden estar produciéndose desde el extranjero. Esto es porque gran cantidad de operadoras tienen subcontratados call centers ubicados fuera de España. En este caso, no estarían infringiendo la Ley puesto que la misma sólo tiene vigencia en aquellas llamadas que se realicen desde nuestro país. Cada vez más las instituciones están pendientes del tratamiento que se hace de los datos de los usuarios. En concreto, el tratamiento de datos con fines publicitarios se reconoce también a nivel europeo a través del Reglamento (UE) 2016/679. 

Ante esto, ¿qué nos queda a los consumidores? Pues no descolgar el teléfono, marcar estos números directamente como spam en el listín de contactos o darnos de alta en las llamadas Listas Robinson. En caso de estar recibiendo demasiados correos electrónicos con fines publicitarios, siempre nos queda la posibilidad de ir, uno por uno, dándonos de baja de la lista de difusión en la que nos hayan metido.

La lista Robinson es un servicio gratuito de exclusión publicitaria. Se pone a disposición de todos los consumidores y tiene el fin de disminuir la cantidad de publicidad que reciben. Ofrece diferentes categorías entre las que se puede escoger para dejar de recibir publicidad indiscriminada. 

Las listas Robinson son en realidad directorios que se han creado con el objetivo de ayudar a particulares para que puedan librarse del acoso publicitario que reciben de determinadas empresas a través de canales como el telefónico, los SMS, los correos electrónicos o incluso el correo postal. Existen varias. Y recogen y guardan los datos de aquellas personas que han expresado voluntariamente que quieren dejar de recibir publicidad. 


Tags from the story
, ,
More from Susana Cabrita Palomar
2022: UN AÑO TERRIBLE PARA LOS MENORES
Hagamos balance. A falta de conocer los datos relativos a este año...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.