LA SOCIEDAD ESPAÑOLA NO QUIERE CAMBIO

Confundimos a veces, yo el primero, nuestras propias opiniones y las que escuchamos en nuestros pequeños universos con las de la mayoría de los ciudadanos. Algunos creíamos que la sociedad española desea mayoritariamente un cambio político tras cuatro años de Pedro Sánchez y su coalición con comunistas y separatistas y una regeneración de nuestro sistema. El pasado domingo el resultado de las urnas ha dicho que no.

El sistema electoral español no es presidencialista. En las elecciones elegimos un Parlamento que es quien elige al gobierno. Forma gobierno quien dispone de los escaños suficientes para armar una mayoría. Hasta ahora siempre había gobernado el partido más votado, pero tras el 23-J el partido más votado, el PP, no dispone de apoyos para formar Gobierno y, legítimamente, el PSOE de Pedro Sánchez se dispone a intentar formar gobierno repitiendo pacto con comunistas y separatistas, con la novedad de que inevitablemente necesita también ahora a Junts, o sea, a Puigdemont.

Arnaldo Otegui, líder de Bildu, ya ha dicho públicamente que está en conversaciones con el PSOE a través de Jesús Eguiguren, quien fue presidente del Partido Socialista de Euskadi y que aún hoy es miembro del comité federal del partido. Eguiguren fue condenado en 1992 por haber maltratado a su mujer golpeándola con un paraguas. 


La sociedad española sí ha hablado… en las urnas

Pedro Sánchez ha logrado no solo que le votaran los que ya le habían votado. Ha mejorado en votos y en escaños, y es legítimo que a la vista de los resultados y de que el PP no dispone de aliados suficientes, trate de sacar adelante una investidura. Y la derecha creo que debiera reflexionar para dar con los motivos que le han llevado a esta derrota. Analizar si su estrategia de campaña, basada en el “vamos a derogar el sanchismo” y en el “no queremos gobernar con Vox y buscaremos el apoyo del PSOE” tenía sentido. Parece raro querer derogar el sanchismo buscando el apoyo del PSOE.

Los ciudadanos españoles han votado libremente y no lo han hecho por el cambio. Le tienen más miedo a Vox que a los socios de Sánchez. Y, por otra parte, el PP no era garantía alguna de regeneración de un sistema bipartidista que se recupera, porque a ellos les va bien la alternancia, el ir cambiando para que todo siga igual.

Algunos, una minoría de españoles, creemos que cuando la mayoría quiera cambio quizá sea ya demasiado tarde. Por ahora el sanchismo revalida. Si logra formar gobierno de nuevo la legislatura no va a ser fácil. Cada votación va a ser un calvario para Sánchez, pero cederá para seguir en el machito y, por lo tanto, seguiremos con el Ejecutivo controlándolo todo. 

La sociedad española quiere seguir como hasta ahora. Así lo ha manifestado en las urnas. La derecha no ha sido capaz de armar un programa que ilusionara y que hiciera posible que cambien las cosas. Pues ya está. Y, eso sí, aunque la participación el 23 J subió 4 puntos sobre la de noviembre de 2019, un 30% de los ciudadanos no se acercaron a las urnas. Esos, probablemente, no es que no quieran cambio, es que directamente no quieren participar del sistema. Y no es poco un 30%, por más que esté en la media de las elecciones celebradas en la España democrática. Esto es lo que hay. A algunos no nos gusta pero hemos de aceptarlo.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
SECRETOS Y MEMORIA
De aprobarse el anteproyecto de Ley de Información Clasificada que ha preparado...
Read More
Join the Conversation

3 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.