LA GUERRA AMENAZA EL DEPÓSITO DE LA GASOLINA

En la cesta de la compra los precios no son hoy como eran hace tres años. La inflación sigue disparada y no tiene vistas de controlarse o empezar a reducir su crecimiento. El año pasado nos decían los expertos que la guerra de Ucrania estaba facilitando que los precios de los cereales, los combustibles o hasta el papel, duplicasen casi sus valores.

Se dio a conocer que gran parte del cereal que consumimos no es patrio, sino que se importa. Uno de los grandes productores de cereal en Europa es, precisamente, este país del Este. Con la incesante sequía, las frutas y hortalizas, ahora también el aceite de oliva, se han convertido en productos de lujo. Y sin dejar de hacer recuento, la guerra entre Israel y Hamás probablemente reproduzca de nuevo los patrones. En este caso, con los combustibles. 

¿Cómo nos afecta el conflicto en Oriente Próximo? La guerra está provocando que el mercado petrolero se desestabilice. Sólo la manera en que el conflicto se comporte, cómo evolucione y qué actores acaben estando implicados en una guerra que, a todas luces, salpica a los países del entorno, hará que los combustibles incrementen su precio y toquen nuestro bolsillo o lo sigan haciendo como hasta ahora. Hay que tener en cuenta también que el conflicto entre Rusia y Ucrania tuvo como primera consecuencia a nivel internacional la prohibición en la compra de productos petrolíferos a Rusia.

Ninguno de los dos territorios es un gran productor de hidrocarburos. Eso sí, el mercado internacional se encuentra temeroso de que la guerra entre Israel y Hamás se convierta en un conflicto de dimensiones más grandes, en un conflicto geopolítico en realidad. 


Cómo se han incrementado los precios

De momento lo que se tiene sobre la mesa es que en los días que lleva el conflicto activo el precio del gas ya se ha disparado un 44%. El del petróleo un 4%. A día de hoy el barril de Brent, que se toma como referencia para el cálculo de los combustibles, ronda ya los 92 dólares. Además, el precio medio del diésel lleva 13 semanas consecutivas de subidas y ya ha alcanzado un precio medio de 1,687€ por litro. Dicen los expertos que a pesar de que el precio del diésel siempre se ve influido por otros factores como la evolución del crudo, los impuestos, el coste de las materias primas o la logística, todo apunta que seguirá subiendo. Y es probable, incluso que, como indican algunos, la gasolina pueda escalar bastante más hasta llegar a los 2€ por litro. 

El desarrollo del conflicto y el partido que tomen otros actores próximos a estas zonas en guerra o que tomen parte por según qué intereses determinará si la guerra entre Israel y Hamás tendrá más consecuencias en los precios y en los productos más allá de la gasolina y los combustibles. El Producto Interior Bruto a nivel mundial puede deteriorarse, dicen algunos expertos que hasta una décima. También influirá en la inflación, que se incrementaría. 

Además, que EE.UU. haya reducido el nivel de sanciones aplicadas a Irán en el último año ha permitido que aumente la producción del petróleo iraní. Las relaciones entre Irán y Hamás probablemente haga que se retomen las sanciones y se reduzca el número de exportaciones de petróleo por parte de Irán. 

El 2023 lo tenemos casi a punto de finalizar y los bolsillos siguen resintiéndose. Ya no es únicamente la inflación o la cesta de la compra, sino que se le unen los combustibles y los suministros. Todo evoluciona al alza… hasta que nos digan que por fin se va a estabilizar.


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
¿ CUÁL ES LA HUELLA ECOLÓGICA QUE DEJA UN SMARTPHONE?
A diario utilizamos el teléfono móvil a menudo. Consultamos las últimas noticias,...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.