LA FISCALÍA Y EL REY EMERITO

Mañana martes hace un año que Don Juan Carlos I, el Rey emérito, se largó a Abu Dhabi. En los últimos doce meses el emérito ha hecho dos regularizaciones con Hacienda para tratar de eludir una acusación de la Fiscalía por fraude fiscal. Pero pese a esas dos regularizaciones, la Fiscalía lleva ya casi dos años investigando el patrimonio de Don Juan Carlos. Un equipo de fiscales del Tribunal Supremo, al mando de Juan Ignacio Campos, y bajo el estricto control de la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, mantiene abiertas tres investigaciones. Una por el presunto cobro de comisiones por la construcción del AVE a la Meca. Otra por los regalos recibidos por Juan Carlos I del magnate Sangines-Krause a través del coronel del Ejército del Aire Nicolás Murga. La última por ocultar una posible fortuna en la isla de Jersey.

Fuentes de la Fiscalía me dicen que las investigaciones “no tardarán mucho en concluir. Están a la espera de unas comisiones rogatorias en las que se pretendía el interrogatorio de personas que han intervenido en las operaciones”. Después de casi dos años la Fiscalía no ha encontrado aún suficientes indicios como para presentar una querella ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que es quien debería investigar debido al aforamiento del emérito. 

O sea que, año y medio después, Don Juan Carlos sigue sin tener ninguna causa judicial abierta en su contra pero el Gobierno no permite su regreso. Y Felipe VI no está dispuesto a favorecerlo por ahora después de haber tomado una decisión de formidable impacto en la opinión pública, como fue la de forzarle a abandonar el Palacio de la Zarzuela y España para salvar la imagen de la institución monárquica.


La conducta del emérito inaceptable pero ¿existe interés político?

Vaya por delante que las sospechas sobre la conducta de Juan Carlos I me parecen gravísimas. Pero me parece inaceptable que a nadie se le fuerce a irse de España por una investigación que, en manos de esta fiscalía, no parece tener fin. ¿Cómo es posible que en casi dos años la Fiscalía no haya concluido sus investigaciones? ¿Cuánto tiempo piensan emplear en ellas? 

La conducta del emérito en el ámbito de lo público y de lo privado ha sido inaceptable. Alejadísima de la ejemplaridad que hay que exigir al Jefe del Estado. No soy nada de creer en conspiraciones. Pero la actuación de la Fiscalía da pie a pensar que pueda haber un interés político del Gobierno en ahondar en el desprestigio de la Monarquía. Y a ello coadyuva la militancia conocida, abierta, de la Fiscal General Dolores Delgado en el partido del Gobierno, del que llegó a formar parte como ministra de Justicia.

Nadie puede ser objeto de una investigación permanente, eterna. La Fiscalía está obligada a concluir las tres investigaciones que lleva sobre el emérito si hay indicios suficientes presentar querella contra él. Y si no los hay, archivar las causas. No es sostenible esta situación. La nada ejemplar conducta de Juan Carlos I en todos los ámbitos, no justifica que la Fiscalía mantenga abierta la incertidumbre sobre él eternamente. Eso no es Justicia.

Leo mucho sobre los deseos de Don Juan Carlos de regresar a España y de su decisión de esperar a que se concluyan las investigaciones. Lo desconozco totalmente. No tengo comunicación con el emérito y la palabra de los que se dicen sus amigos no me parece suficiente como para dar noticia alguna. Lo que si me consta y puedo afirmar es que el Gobierno y la Casa Real despachan frecuentemente sobre el asunto. El Ejecutivo le comunica a Felipe VI que su padre no debe volver por ahora, a lo que el Rey accede por el momento creyendo que es lo que más puede favorecer a la Institución. Yo pienso que el emérito puede regresar cuando le plazca pues no tiene causa alguna pendiente en España. Incluso me parece muy discutible la decisión tomada por su hijo, presionado por el Gobierno, para que se fuese. 

Veremos cuándo la Fiscalía tiene a bien concluir sus investigaciones. Y esperemos que sus conclusiones, las que sean, estén bien argumentadas y soportadas por pruebas documentales porque de lo contrario tendrían que explicar a qué han dedicado su tiempo durante esos casi dos años.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
EL AÑO JUDICIAL, LA INDEPENDENCIA, BALTA Y LOLA
Arranca el nuevo año judicial en la sede del Tribunal Supremo. Es...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.