EL CLAMOR DE LOS CIUDADANOS CONTRA EL GOBIERNO

Zamora, Sevilla, Madrid, pero también Coruña o Valencia se han llenado estos días de manifestantes que han clamado contra el gobierno de Pedro Sánchez. También ha habido protestas en comunidades como Extremadura, Navarra, Baleares o Murcia. En total, ha habido concentraciones en 52 capitales de provincia. Protestas que han sido organizadas contra la amnistía pero sobre todo contra la realidad reciente de que los socialistas hayan podido formar gobierno mediante pactos con los partidos independentistas. Con Pedro Sánchez investido presidente del gobierno y anunciados ya los ministerios que conformarán el gobierno socialista para los próximos cuatro años, las manifestaciones no parece que vayan a cesar.

Y al margen de las cifras oficiales, las que declaran desde las organizaciones convocantes o las que declara haber registrado la policía, lo que sí es cierto es que cientos de miles de manifestantes están mostrando su oposición a la amnistía prometida por los socialistas a los partidos independentistas que al final han facilitado la formación de gobierno. 

Santiago Abascal, líder de Vox, ha declarado recientemente que no se debe “dar la batalla por perdida”. Y hay que “seguir resistiendo con una movilización social sostenida”. Es decir, continuar con las movilizaciones hasta que se consigan los objetivos por puro desgaste. Cada 15 días, cada 20 o cada cierto tiempo para mostrar que la oposición es grande. Desde la calle se pide algo completamente distinto a lo que se está negociando dentro de los despachos. 


Multitud de manifestaciones como el primer paso de la resistencia contra el Gobierno

Tras la manifestación de este pasado domingo en Madrid, nombres como Andrés Trapiello, Fernando Savater o Albert Boadella, clamaron contra las recientes negociaciones y contra la amnistía prometida. Savater indicó que esto es sólo el primer paso de la “resistencia”. Una resistencia en la que, al menos en Madrid, participó más de un centenar de organizaciones, que lideraron la protesta. Entre las que destacaron algunas como Foro Libertad y Alternativa, Union 78, Cataluña Suma o S’ha Acabat!

Las manifestaciones recientes es clara muestra de que hace ya tiempo lo que ocurre en las calles nada tiene que ver con lo que se debate o se pacta en el Congreso. Las necesidades “de la calle” no se parecen a lo que tienen en mente nuestros políticos. Lo que interesa desde el escaño, desde las largas mesas presidenciales o desde los informes que se redactan para apoyar mociones o leyes, hace ya tiempo que dejó de ser el reflejo de lo que se pide desde afuera. 

Las urnas, dirán algunos, es la manera de responder. Sin embargo, las negociaciones posteriores, la oratoria y la intencionalidad a la hora de pactar a veces tienen como resultado algo completamente distinto a lo votado. 


La calle habla: aglomeraciones más violentas en Ferraz

Estos días también se han producido movilizaciones, de corte más violento, en las inmediaciones de la sede del partido Socialista, en la madrileña calle de Ferraz. Un total de 77 personas fueron detenidas. Y más de un centenar de heridos. A los detenidos se les atribuyen delitos de resistencia y atentado a la autoridad, desórdenes públicos y desobediencia. Entre ellos se ha identificado a varios miembros de colectivos de ideología neonazi, de organizaciones como Hacer Nación o Ultras Sur. También partidos de ultraderecha como España 2000 o Democracia Nacional. 

Algunas concentraciones, como la organizada el pasado lunes, no fue comunicada a las autoridades. Albergó a cientos de manifestantes. Más de 1.500 personas, según Delegación de Gobierno. Pero un encuentro más en el que finalmente la policía tuvo que hacer cargas. Ha sido, una manifestación más, similar a las que durante 18 días, se han ido sucediendo por la zona. De hecho, en Ferraz, un cordón policial ha estado rodeando la sede socialista. Y los manifestantes, en ocasiones, han tenido que desplegarse por las aceras.

De momento, una calma tensa reina en el ambiente. En Madrid, las últimas noches apenas se han congregado cuatrocientas personas. Que ya son. Hace cinco días fue, de hecho, la menos numerosa de las últimas jornadas. Quizá sea la tendencia. Mientas esa calma tensa sigue reinando. Pero que haya silencio no significa que haya dejado de haber descontento. La calle habla.  


Tags from the story
, ,
More from Susana Cabrita Palomar
SEGURIDAD A COSTA DE NUESTRA LIBERTAD
¿Estamos dispuestos a renunciar a la libertad por estar más seguros? No...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.