DE MANOS LIMPIAS A MANOS SUCIAS

El pasado viernes se conoció la condena a Miguel Bernad, secretario general del sindicato Manos Limpias y Luis Pineda, presidente de Ausbanc. Los hechos sucedieron a partir de 1986 y la sentencia llega 35 años después. ¿Qué Justicia es esta? Los tiempos judiciales en España son intolerables. Para los que no recuerden los hechos, Pineda y Bernad, Bernad y Pineda, exigían dinero a empresas a cambio de no fabricar formidables campañas de descrédito o montajes en los tribunales contra ellas. Uno representaba a un sindicato, Manos Limpias, al que los medios daban cobertura como ejemplo de lucha contra la corrupción. El otro creó Ausbanc, una asociación para luchar contra los abusos bancarios y también contaba con el favor de muchos ciudadanos y medios. 

Ahora 35 años después, la Audiencia Nacional ha condenado a 8 años de cárcel al presidente de Ausbanc, Luis Pineda y a 4 años al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, por los delitos de extorsión a entidades bancarias y empresas para que les pagasen a cambio de evitar que les interpusieran acciones judiciales y les organizaran campañas de descrédito. Además ha sido condenados el adjunto a Pineda, Ángel Garay y su directora del departamento jurídico, María Mateos. La abogada de Manos Limpias, Virginia Negrete, que ocupó portadas y portadas, ha sido finalmente absuelta.


¿Qué Justicia tenemos?

Una Justicia que tarda tantos años es casi siempre injusta y siempre ineficaz. Es imprescindible que la Justicia sea rápida para que sea útil. ¿De qué nos vale ahora, 35 años después, saber que Ausbanc lo crearon para ejercer acciones colectivas y como fórmula para obtener sumas dinerarias con el afán de lucro que movía a Pineda, y que a la vez que presentaban demandas y hacían campañas propiciaban acuerdos extrajudiciales millonarios?

¿Es útil para la sociedad que los condenados ingresen ahora en prisión, 35 años después de ocurridos los hechos, si desde que fueron acusados no han cometido ningún otro delito? La respuesta es no. Y puestos a hablar del fondo del asunto, como periodista me gustaría que las empresas que sufren actuaciones equivalentes por parte de medios de comunicación lo denunciaran y se evitara que siguiera sucediendo.

Son muchos los empresarios que en privado critican a medios de escaso seguimiento público que practican con grandes entidades un sistema equivalente de extorsión, lo que en el argot se llama “la recortada”, es decir, acudir a una compañía a pedir publicidad advirtiendo de que si no se le concede, el medio procederá a poner en marcha una campaña de descrédito de esa empresa y de sus ejecutivos. En privado lo dicen y añaden que hay medios pequeños, especialmente digitales, que viven de ello. Como conozco el paño no me extrañaría, pero si tuviera conocimiento de un solo caso, lo denunciaría. Manos Limpias resultó ser un sindicato con manos sucias como Ausbanc resultó ser una asociación mafiosa. ¿Hay más hoy en día en funcionamiento? Si la justicia nos lo explica dentro de 35 años no serviría de nada.


Y además…

Pedro Sánchez ha hecho una crisis de Gobierno muy seria, en una operación destinada a darle algo de vida al PSOE y evitar problemas que se le avecinaban internamente de cara a las siguientes elecciones que serán dentro de dos años porque va a agotar la legislatura. No debía habernos pillado por sorpresa la crisis, pues Sánchez en “Casa Ferreras” dijo hace nada que no iba a hacer cambios en el Gobierno. Y ya se sabe que Sánchez miente más que habla y cuando garantiza que algo no va a suceder sucede inexorablemente. 

Sánchez y su entorno nos dicen a los periodistas que todos los ministros salientes pidieron voluntariamente salir. Y no es verdad. Solo dos de ellos, por razones de salud de familiares próximos, lo hicieron. Además, de ser cierto, supondría que Sánchez es un jefe pésimo cuyos colaboradores rezan por huir de su lado. Los que se van han sido cesados por aplicar las políticas de Sánchez, por cumplir ordenes. Esta crisis va de darle vuelo al PSOE, de no solo no reducir ministerios sino ampliarlos, de mujeres y de propaganda. Al sanchismo solo sobrevive Sánchez, que suelta lastre al darse cuenta de que las encuestas le dicen que el lastre es él. Félix Bolaños, que ya mandaba mucho en la sala de máquinas de Iván Redondo, absorbe casi todo el poder como ministro de Presidencia. Y garantiza que Redondo seguirá colaborando desde fuera en las estrategias de propaganda.


Y para terminar…

El nombramiento de Oscar López, socialista pata negra, como jefe de gabinete del presidente, es el reencuentro de dos viejos amigos. Ya en 1998 Sánchez le pidió ayuda porque sin pintar nada en el partido buscaba trabajo en Bruselas, y Oscar López, entonces hombre de confianza de Rubalcaba, le abrió las puertas del Parlamento Europeo. Además, la presencia de López agilizará las relaciones del Gobierno con el partido.

El alcalde de La Línea de la Concepción ha ocupado mucho espacio en los medios con su pretensión autonomista que ha sido equivocadamente comparada con la independencia. Pero probablemente todo terminará en chirigotas del Carnaval de Cádiz. Las comparaciones con el procés catalán no se sostienen. De entrada, el alcalde localista pretende seguir estrictamente los cauces constitucionales. No cabe duda de que el regidor de La Línea lo que pretendía y ha conseguido, es poner el foco sobre el progresivo deterioro social y económico de su ciudad de 63.000 habitantes, que tras el Brexit es frontera continental de la Unión Europea y donde el narcotráfico se ha convertido en el principal medio de subsistencia.

Lo políticamente interesante es ver cómo Pedro Sánchez y sus socios de Gobierno, tan complacientes con los independentistas catalanes, argumentan el veto que le darán al alcalde de La Línea en su sueño de convertirse en Ciudad Autónoma, como Ceuta y Melilla. A ver cómo razona el Gobierno su negativa a una propuesta que tiene encaje constitucional mientras negocia compromisos inconstitucionales con los catalanes. 


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
PEDERASTIA, IGLESIA Y POLÍTICA
Tres años después de que el periódico El País pusiera en marcha una...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.