DE LA COBERTURA Y EL APOYO A LA CACERÍA

Ya se sabe que el diablo está en los detalles. En lo de Rubiales creo necesario que conozcáis algunos detalles. Cuando el digital Elconfidencial.com denunció con pruebas documentales la corrupción de Rubiales al frente de la Federación Española de Fútbol (ya saben, la Supercopa en Arabia Saudí con comisiones millonarias y con talegazo de billetes a Gerard Piqué, el espionaje al sindicato de futbolistas y a periodistas, la fiesta en el chalet de Salobreña con chicas de 18 años y demás mangancias), mientras algunos reclamábamos la dimisión de Rubiales y la apertura de una investigación por los presuntos delitos cometidos, resulta que Rubiales empleó su mano con el Gobierno.

Y es que Rubiales es muy del PSOE, como su madre y sobre todo su padre (ex alcalde socialista de Motril pendiente de sentencia por una causa del latrocinio de los ERE). Rubiales le envió a Pedro Sánchez un mensaje: “Pedro, ya sabes de mi admiración por ti. Tú crees que merezco esto? Sé que tú has pasado por esto y me comprendes”. Pese al escándalo, Sánchez se ocupó de mover los hilos que debía mover para que Rubiales se mantuviera al frente de la R.F.E.F.

Hubo un mensaje clave de Rubiales al presidente del Gobierno en marzo de 2019: “No puedo seguir luchando solo contra el presidente de la Liga (Tebas) y contra el Consejo Superior de Deportes (CSD). Al final va a quedar todo el fútbol de España en manos de Tebas”. La presidenta del CSD era entonces Irene Lozano, periodista, ex diputada de UPyD y después del PSOE, y amanuense o negra de Sánchez, al que le escribió su “Manual de resistencia”. Además, Rubiales encabezaba la batalla porque España fuera sede del Mundial 2030 junto a Portugal. Sánchez le apoyó y metió en la ecuación organizativa del Mundial 2020 a Marruecos.

El apoyo a muerte de Sánchez a Rubiales a pesar de los escándalos

Rubiales aceptó la compañía de Marruecos y convenció a Sánchez de que debía liderar un proyecto de repercusión internacional con él de escudero. Y Sánchez feliz, en marzo de 2021 liquidó a su amanuense o negra Irene Lozano y colocó al frente del CSD a José Manuel Franco. Franco era hasta entonces delegado del Gobierno en Madrid. Fue imputado por la magistrada del Juzgado de Instrucción 51 por un presunto delito de prevaricación al permitir una manifestación feminista el 8 de marzo pese al incremento de riesgo de contagio por Covid.

La causa se sobreseyó, y Sánchez se llevó a Franco a la secretaría de Estado para el Deporte y presidencia del CSD. Un obediente para que Rubiales estuviera cómodo y se ocupara de que no llegara ninguna denuncia contra Rubiales ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) pese al escándalo de las corrupciones del presidente de la RFEF, que también contaba con el eficaz apoyo de Florentino Pérez. Presidente del Real Madrid, enfrentado a su vez a Tebas y a la Liga.

Cuando Tebas llega a la presidencia de la Liga los equipos debían a Hacienda más de 700 millones, a la banca 1.000. A la Asociación de Futbolistas Profesionales (AFE), entonces presidida por Rubiales, amenazaba huelga. Tebas puso orden en el fútbol español. Hizo posible el famoso decreto ley de transmisiones por el que los clubes cedían 120 millones, 64 a la RFEF para fútbol femenino y no profesional, 47 al CSD, la misma aportación que hace el Gobierno al CSD. El resto para pago de cuotas de deportistas profesionales, sindicatos, arbitrajes, etc.

Puso en marcha un programa para desarrollo y formación de deportistas masculinos y femeninos del que se favorecen muchos ex jugadores y ex jugadoras. Además, se alió con la Mediapro de Roures e Iberdrola, parieron el canal GOL y arrancó la plataforma de La Liga + para ofrecer partidos en streaming a las divisiones inferiores. Y también de Federaciones de otros deportes que no tenían acceso a ninguna pantalla. 

Pero Tebas es muy derechas, y no se corta en expresarse libremente y planta cara a su odiadores. Y como en el CSD, desde que lo dejó el socialista Jaime Lisavetsky, han ido colocando a profanos en la materia. Eso sí, muy obedientes al presidente del Gobierno de turno, Tebas ha adquirido mucho peso en el mundo del fútbol. Es percibido como un enemigo por Pedro Sánchez, que opta por apoyar a muerte a Rubiales a pesar de los escándalos. Y más aún desde que juntos empiezan a trabajar mano a mano en la candidatura de España al Mundial 2030, junto a Portugal y Marruecos.

Y entre tanto, el Gobierno, tan ocupado en proteger a Rubiales, se olvida desarrollar el régimen disciplinario de la Ley del Deporte de 2022. Esto deja al TAD obligado a aplicar la Ley de 1990 y el reglamento disciplinario de 1992. Por esto el TAD no ha podido sancionar a Rubiales por falta muy grave y apartarle de la RFEF.

La actuación de Rubiales con su «beso» despierta al feminismo institucional

Pero llega el Mundial femenino, gana España, Rubiales se agarra los huevos en el palco junto a la Reina de España y la infanta. Después baja al césped, se carga al hombro como un fardo a Athenea del Castillo, las jugadoras se abrazan a la Reina como si fuera una colega del barrio y gritan “que bote la Leti”. Y Rubiales le casca un pico a Jenni Hermoso.

Algunos, al ver en directo el comportamiento patán y gañan de Rubiales, pensamos que ese señor no debiera estar ahí. Debían haberle cesado hace tiempo, pero Pedro Sánchez le cubrió y apoyó. Rubiales sabe que ha actuado mal y que le van a dar duro pero sale en la COPE llamando tontos del culo a quienes han criticado su beso a la Jenni.

Se sube al avión con toda la comitiva, conocedor ya de que le están poniendo a parir y trata de convencer a la Jenni y a otras jugadoras de que en la escala que van a hacer en Doha graben un video restando importancia al beso. Le dicen que nones. En Doha graba él un video en el que de mala gana en vez de pedir perdón a la Jenni pide un perdón genérico al feminismo institucional envuelto en el típico y lamentable “a quien se haya sentido ofendido o molesto”. Aterrizan en Madrid y el feminismo institucional dirigido desde el Gobierno pone en marcha la cacería de Rubiales y de todo aquel que ose no pensar como ellos y no decir públicamente lo que quieren ellos. Llegan a decir que Rubiales ha cometido una agresión sexual.

El Gobierno que ha rebajado la pena a más de 1.000 violadores y ha puesto en la calle a más de 100, el Gobierno que ha colocado en la presidencia del Congreso, tercera autoridad del Estado, a una mujer con responsabilidad política, y ya veremos si penal, en la red de prostitución de menores tuteladas en Baleares y que ha impedido que se investigue el caso en el Parlamento autonómico, el Gobierno en cuyo mandato se han producido 1.000 violaciones al año, y creciendo.

Sí, el Gobierno bajo cuyo mandato ha crecido la violencia machista, el Gobierno que ha destinado a sus políticas feministas y sus chiringuitos infames presupuestos millonarios con resultados como los que acabo de apuntar, el Gobierno que apoyó a Rubiales posibilitando que estuviera en el palco en la final del Mundial femenino, ese Gobierno pone en marcha la cacería indiscriminada por la “agresión sexual” de Rubiales a la Jenni.

Adiós a la presunción de inocencia, adiós a los más elementales principios de un Estado de Derecho que se precie. Este Gobierno, este feminismo institucional infame no quiere mujeres libres e iguales, quiere víctimas. Y como con Juana Rivas, coloca a la Jenni en una situación diabólica. Y la peña sigue con lo de que Rubiales ha cometido una “agresión sexual”, pero la víctima permanece callada y no denuncia.

Ya no hay apoyo y nadie se queda atrás en la cacería

Intuyo que alguien sensato en su entorno le ha debido explicar que si denuncia por agresión sexual puede ser un remedo de Juana Rivas. Ya saben que terminó condenada y devolviendo a sus hijos al padre al que había denunciado falsamente antes de huir con los hijos. Claro que Sánchez la indultó parte esencial de la condena. A este Gobierno no le importa destrozarle la vida a Rubiales y a Jenni, ellos están a lo suyo, y lo suyo ahora es esto.

Siento pena de que esta sociedad haya posibilitado que nos gobierne gente de este jaez. Crece la violencia machista, salen decenas de violadores a la calle, pero este Gobierno, que pasará a la historia por el inmenso daño que ha hecho a la libertad sexual de las mujeres,  dizque feminista está en reventar a Rubiales y joderle la vida a la Jenni, que quizá esté pensando en quitarse la calcomanía que se instaló en el muslo en el viaje a Ibiza que le organizó Rubiales para pasar a tatuársela, porque gracias a este Gobierno la Jenni ya será “la del beso” y no la campeona del mundo.

La Jenni tardó casi una semana en desdecirse de todo lo que había dicho en público y en privado del beso de Rubiales tras el acoso del Gobierno y sus corifeos mediáticos. La siempre fiel La Sexta, que en el inicio calificó el beso de anécdota graciosa y fruto de la emoción disparada por el éxito de las chicas, en cuanto Yolanda Díaz dio la orden comenzó la cacería.

Insisto, quieren obligarte a pensar como ellos y a que lo digas públicamente. Ellos y sus medios subvencionados han criticado a Rafa Nadal por no salir a pronunciarse como ellos quieren. Este no es un caso sexual, es un caso político. Solo falta que reclamen que vuelva la pena de muerte y abran un debate sobre si horca, guillotina o garrote. Me ha venido a la memoria la dictadura de Franco. En los 60, leí editoriales que pedían la horca, entre otros para mi padre, por haber asistido a una reunión del Movimiento Europeo en Munich. A mi padre no le ahorcaron, pero le deportaron un año a Fuerteventura.

Después, en el 72, le encerraron en Carabanchel por defender a dos obreros asesinados por dos guardias civiles. Me han vuelto a la cabeza esos titulares y esas pancartas en la calle que leí con horror: “Horca para los traidores”. Total, algunos de los que escribían esos editoriales son hoy popes de medios de comunicación subvencionados y dan lecciones de democracia y  tienen los cojones de  llamarme facha facha.

En esta cacería nada quiere quedarse atrás para no parecer poco feminista y la presunción de inocencia al carajo, la carga de la prueba en quien acusa y no en quien se defiende, al carajo, el derecho a un juicio justo y una defensa, al carajo. No me extraña que Yolanda Díaz lidere a esta turba peligrosa. Ella es dirigente del Partido Comunista, experto en purgar y liquidar al personal. Es una estalinista de libro. Lidera al Partido Comunista de España, que representa a la ideología que más muertos ha generado jamás. Lo que me extraña es la docilidad de los ciudadanos, convertidos en borregos obedientes y ciegos voluntarios. 

La corrupción en el fútbol español es rampante. Tebas y Rubiales la representan mejor que nadie, amparados por las dos organizaciones más corruptas y repugnantes del mundo, la FIFA de Infantino y la UEFA de Ceferin. La FIFA que es quien ha suspendido a Rubiales. La misma FIFA que le vendió un Mundial a Qatar, donde según Xavi Hernández, entrenador del Barcelona, aunque no haya democracia, persigan a los homosexuales y lapiden a las mujeres se vive muy bien. Y Rubiales amparado y protegido por este Gobierno que ahora le masacra. Bueno, Yolanda Díaz ha parado unos días porque se ha ido a Bruselas a negociar con un fugitivo de la Justicia la investidura de Pedro Sánchez a cambio de una amnistía ilegal.

Quizá en esas conversaciones entre la líder del comunismo en España y el fugitivo, que es más de derechas que Don Pelayo, se planteen incluir en la amnistía de los golpistas catalanes a los responsables del Negreirazo. Los que durante 18 años estuvieron comprando árbitros en el Barça a 7 millones de euracos al año.  Estos son algunos detalles del fondo del asunto

Debemos defender la libertad de todos

Debiera recordar esta banda un país en el que un señor con bigotito y bastante asesino ganó unas elecciones, y comenzó a decir que los judíos eran malos. Obligó a todos a pensar que los judíos eran malos y a decirlo. Y, mentira miles de veces repetida, los borregos terminaron por creer que era verdad. Ya saben cómo terminó ese horror. Y ya conocen también lo de que “fueron a por los judíos, pero como yo no era judío….”. Están destrozando España y jodiendo causas nobles y justas.

No podemos callarnos. Debemos defender la libertad de todos. Ellos no van a cambiar, pero la masa enfurecida y manipulada si puede y debe abrir los ojos. Conociendo los detalles de las cosas podrán conformarse mejor su propio criterio. Cualquier día recuperan la Ley de Vagos y Maleantes y reinstauran la pena de muerte para los disidentes. Son capaces. Fueron a por Rubiales, pero como yo no era Rubiales…

Y los medios obedientes todo el día con la matraca, con el asesino guapo de Thailandia y las tetas de Amaral. Hablando de todo menos de lo que hay que hablar. De un presidente que negocia con delincuentes su próxima investidura, que trajina con el Constitucional que avale su disparate, con el aceite a precio de whisky etiqueta negra o champagne francés de lujo, con el personal que no llega a fin de mes, con la bomba demográfica de África y los golpes de Estado en el Sahel, la guerra en Ucrania. Pero aquí los sextos, los países y compañía arrodillados. Hace tiempo que no aspiraba a tener políticos o medios de comunicación ejemplares, pero al menos que sean decentes. Pero no, sin implacables como un crimen en lo suyo, que nunca es lo nuestro.


Tags from the story
, , ,
More from Melchor Miralles
SÁNCHEZ PASARÁ A LA HISTORIA, SIN DUDA
Dijo Pedro Sánchez, ufano, engreído, chulito, encantado de haberse conocido, que “yo...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.