La tercera acepción de la RAE para el verbo apostatar hace referencia a aquellas personas que abandonan un partido o cambian de opinión o doctrina. Quiero suponer que ese cambio se produce después de un análisis de la realidad y de su confrontación con ese conjunto de creencias que tenemos cada uno. Y quiero suponer también que existen personas que desean creer en cosas ciertas –acertar- superando los arcanos del pasado.

Si te da igual estar en lo cierto, puedes ahorrarte tranquilamente estos minutos de lectura y quedarte, sin pensar, junto a «los tuyos«. Si no te da lo mismo y aspiras a algo más, te exhorto a que pienses y reflexiones en todo lo que está sucediendo –quizá éste sea uno de los periodos donde mejor se pueda ver el trampantojo político con el que nos engañan- para tomar decisiones al respecto. No sé, a lo mejor, ha llegado el tiempo de apostatar de las viejas creencias y afrontar un futuro completamente nuevo. Se puede, claro que se puede.


Creer en la PPSOE… es una religión equivocada

La religión de la PPSOE es sencilla -como lo son todas- y te ofrece salvación propia. Vótanos, todo va cojonudamente. Economía, educación, sanidad, seguridad… ¡nunca estuvimos mejor! Sin embargo, cuando sales a la calle y te pones a trabajar compruebas como el dinero no te cunde, porque los impuestos son altísimos y el coste de la vida se ha disparado. Compruebas como cada día aumenta la inseguridad. Compruebas como tus hijos cada día saben menos en general y tienen unas oportunidades cada vez más limitadas.

También como si te pasa cualquier cosa vas a tener que defenderte tú solito. ¿Cómo es posible que, con la mayor recaudación de impuestos de la historia, el país esté cada vez peor? ¿Cómo es posible que, con el mayor número de trabajadores públicos de la historia, muchos servicios públicos estén desatendidos y no funcionen como debieran? ¿Y cómo con más de 3M de parados, muchas empresas no encuentren trabajadores?

La respuesta es que estás creyendo en la religión equivocada. Estas creyendo en una PPSOE que hace mucho tiempo abandonó el interés general y nos está imponiendo una dictadura con chaqueta de pana. Un modelo político «blandiblú» –ahora conocido como «slime«- que resulta indefinible y del que no te puedes defender. Si viviéramos en una dictadura declarada podríamos combatirla. Pero así no. Cada día avanza y se te pega el blandiblú político de la PPSOE que combina adoctrinamiento, miedo y polarización. Y mientras… todo lo demás desaparece.

Desaparecen cosas esenciales como el estado de derecho, la separación de poderes, la representación… mientras la PPSOE nos vende que debemos atender el dictado de ese 8% de diputados regionalistas (28 diputados sobre 350). Tenemos que hacer lo que ellos digan en aras del consenso y la concordia. Sin embargo, lo único cierto es que todos esos abusos tapan otro más grande: el de los imperantes de la PPSOE y su séquito que están arramplando con todo. Rechazas las sectas, pero la PPSOE está haciendo contigo lo mismo que cualquier chamán de tres al cuarto. ¡Despierta! 


En España sobran creyentes y faltan apóstatas

España es un gran tiovivo, pero solo hay dos posiciones: arriba con la PPSOE, disfrutando de la atracción, o debajo dándola cuerda. Cuando despiertas, la PPSOE te sube a un caballito para que el tiovivo no pare. Ya tienen montados a todos los grandes medios de comunicación, a la patronal, a los sindicatos, y a todas las grandes empresas que medran al calor de los PGE. Tú, mientras, sigues dándole a la manivela.

Ellos te mantienen entretenido y polarizado para que sigas remando. El llamado «procés» no es otra cosa que el descarrilamiento adrede del tiovivo que montó Pujol -a imagen y semejanza del de la PPSOE- porque el tragonicio de los indepes es tal, que allí ya no caben todos los que quieren vivir del Presupuesto. Necesitan un tiovivo mucho más grande y la PPSOE se lo va a montar con tú dinero. ¡Cualquier cosa con tal de que el tiovivo nacional siga dando vueltas!

Todo está «atado y bien atado» como dijo el General, sin embargo, sigues teniendo tú voto. Un voto con el que puedes cambiar las cosas, apostando por repetir con la PPSOE o apostando por algo muy distinto. No tengas miedo. Peor no vas a estar. Puedes, en definitiva, seguir creyendo en la religión de la PPSOE a pesar de saber que con la misma no habrá salvación posible o apostatar. La decisión es tuya. Votar a la PPSOE es como subir a los trenes del holocausto nazi.

Sin pensar, está claro que sufres menos al principio, pero cuando te exprimen después la cosa pierde su gracia.  Esto es la PPSOE, pero han conseguido que 11M de españoles se suban a sus trenes, unos trenes que conducen al exprimidor. En España, ahora mismo, sobran creyentes y faltan apóstatas. Lo que te pido es que apostates y que no te vuelvas a subir nunca a los trenes de la PPSOE.


Tags from the story
, ,
More from Mario González
TREINTA Y TRES
Treinta y tres. Diga treinta y tres. Pida treinta y tres. No...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

  1. Pingback: PAC - IT MAGAZINE
Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.