ABUSOS A MENORES: AGRESORES Y VÍCTIMAS

Recientemente un medio de comunicación publicó un artículo de opinión titulado “Aborto y menores, una cuestión de derechos”, refiriéndose a la reciente polémica sobre si las jóvenes de 16 años deberían ser autorizadas para abortar sin el permiso de sus padres. El tema ha traído cola en las últimas semanas a raíz de anunciarse la publicación de la nueva ley sobre interrupción del embarazo. 

Tomamos como referencia el titular de ese artículo para comentar en este, que hablar de menores es también una cuestión de derechos. Y de hecho debería ser más que una cuestión de Estado. Somos conscientes de que son los olvidados de nuestro sistema porque se legisla y se regulan derechos y libertades sin tener en cuenta a los menores. Se prefiriere causar más ruido en la sociedad que beneficios sobre la misma. Lo comentamos debido a los últimos sucesos ocurridos a lo largo de este mes de mayo. En ellos varios menores han estado implicados como agresores y víctimas, en casos de abuso sexual. 

La Fundación Anar ha comunicado que las agresiones a menores se han cuadruplicado en los últimos 12 años. Es un dato alarmante. Debido a ello no nos sorprende que en este mes de mayo hayan sido varios los casos de abusos a menores que han salido a la luz. Probablemente otros tantos se hayan quedado guardados en un cajón, pero haberlos haylos también.

Burjassot, Vila-Real o Teruel han sido algunos de los puntos negros en los que se han dado los casos de abusos. En los dos primeros estando implicados como agresores varios menores de edad. Y en el tercero el cuidador de un centro de menores de la provincia. Madrid tampoco se libra. A principios del mes la Policía Nacional detuvo al entrenador de voleibol de un club por abusar presuntamente, de dos jugadoras del equipo. Los hechos se produjeron en 2019 cuando las chicas tenían 16 años y por tanto, eran menores de edad. 


Alarmante los casos de abusos en el mes de mayo

Nos sorprendemos y nos echamos las manos a la cabeza cuando leemos en la portada de los medios que una nueva masacre en un instituto de Texas deja cerca de una veintena de menores asesinados a manos de un chaval que escopeta en mano, se lió a tiros. Nos escandalizamos porque las licencias de armas en EE.UU. son tema de debate pero foco de ninguna solución. Nos causa sorpresa que no se legisle para regular su uso. Sin sopesar que en nuestro propio país tampoco se legisla para endurecer las penas a los abusadores. O para cortar el triste lazo que une ese “contacto estrecho con el menor” que parece que ya legitima a los agresores para abusar de menores sin que nadie haga nada por impedirlo.

Son demasiados los casos de abusos a menores. Ya no solo un entrenador o un educador abusan de un menor tutelado, sino también de casos en los que menores abusan de menores. Parece como si la edad para hacer el  mal se hubiera rebajado hasta tal punto que ya son los propios menores los que abusan de sus coetáneos. Los medios se hacen eco. La sociedad se escandaliza pero quienes han de poner los medios para que eso no ocurra o para que si ocurre, se castigue o se reeduque para que no pase en el futuro, no lo hacen. Quieren afirmar que se trataría de hechos aislados, pero no lo son. Son hechos sin más, a los que hay que ponerles solución y tomarlos como lo graves que realmente son. 

Tal y como indican los medios regionales refiriéndose a la violación sucedida en la localidad de Vila-Real, esta sería la segunda violación grupal que se investiga en la Comunidad Valenciana en un margen de apenas una semana. Por tanto no, no se trata de hechos aislados. Se trata de sucesos que es necesario analizar no solo para que no vuelvan a repetirse, sino para que no se multipliquen como los hongos cuando hay humedad. 

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha afirmado esta semana que observa “con horror el aumento de manadas” que violan y abusan a mujeres. Por supuesto damos por hecho que también le horroriza que haya menores por medio. Y entre tanto horror deberíamos poder reclamar medidas. Para que no pase. Para que si pasa, no se repita. Y para que si se repite, cesen en sus cargos públicos aquellos que tienen potestad de dar soluciones y no lo están haciendo.


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
CASOS DE MENORES ABUSADOS EN INGLATERRA
Como si se tratara de una película de terror, puede que más...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.