Y A MI… ¿QUIÉN ME AYUDA?

Ayuda para el acceso a la vivienda, para parados de larga duración, para emprender… Existen en la actualidad diferentes líneas de ayuda en España, lanzadas por la administración que facilitan, en gran medida, las necesidades de la población en áreas diferenciadas. 

¿Y qué es una ayuda pública? Según definición de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), una ayuda pública es: “una ventaja económica que puede revestir diversas formas. Y es concedida de modo selectivo a operadores o empresas por parte de los poderes públicos”. Así bien, según esta definición, encontramos sobre todo en los últimos años diversas líneas de ayuda en España. Y muchos prejuicios también. 

De hecho hace tres años, ante el anuncio del Plan de Vivienda del Gobierno, se oyeron voces que decían que los principales destinatarios de las ayudas gubernamentales iban destinadas a la población inmigrante. Sin embargo, los datos muestran que las ayudas las piden nacionales y extranjeros jóvenes y menos jóvenes, que de repente necesitan que el Estado les eche una mano. Y en 2020 familias de clase media, cuyo nivel adquisitivo también se ha visto mermado de repente, debido a despidos inesperados en sus empresas, ERTE’s. En definitiva, ahogados por la falta de ingresos. El empobrecimiento de la población es ya una realidad que cada día se deja ver en las llamadas “colas del hambre”.

Pero al contrario de lo que pudiera parecer, no solo piden ayuda quienes menos tienen. En 2020 saltó la noticia de que grandes equipos de fútbol, pidieron ayuda al Gobierno para sufragar parte del coste de sus jugadores. O lo que es lo mismo, equipos de fútbol como el F.C. Barcelona, solicitaron los tan conocidos ERTE por fuerza mayor, aprobados finalmente por el Consell de Treball de Cataluña. La pregunta es: ¿pide ayuda quién realmente lo necesita?

Ayudas para la vivienda

Las ayudas a la vivienda (ya sea para la compra como para el alquiler) han tenido tanto eco como la llamada burbuja inmobiliaria y sus efectos. Estas ayudas, otorgadas por el Ministerio y algunas corporaciones locales, prestan apoyo tanto a inquilinos para el pago de las rentas del alquiler, como a propietarios en cuanto a mejora de la eficiencia energética, sostenibilidad o conservación de las viviendas. 

Mención aparte merecen las ayudas que buscan el fomento y la regeneración urbana y rural, cuyo objetivo es la financiación de obras de rehabilitación de edificios y viviendas o urbanización de espacios públicos. Además promueve las obras para la construcción de edificios y viviendas que sustituyan a otras que se hayan demolido en la misma zona.  

También existen ayudas para el fomento de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad. ¿Su objetivo?: “Fomentar la promoción de viviendas o de su rehabilitación para destinarlas durante un plazo mínimo de 40 años al alquiler o la cesión de uso para personas mayores o con discapacidad, disponiendo de instalaciones y servicios comunes adaptados”. 

Esta misma semana el Ayuntamiento de Madrid acaba de anunciar una línea de ayudas encuadradas en el “Plan Reviva”, que lanza ayudas tanto a inquilinos como a propietarios y que, según describen en la web de la Empresa Municipal de la Vivienda, busca “reactivar el mercado del alquiler de Madrid, revivir la ciudad, los distritos y los barrios. El objetivo es recuperar las viviendas vacías que miles de propietarios/as tienen en desuso y aumentar así la oferta destinada al alquiler”. 

Créditos ICO

Los créditos del Instituto de Crédito Oficial son ayudas de financiación que se articulan como préstamos económicos. Son avalados y subvencionados por el Estado y su objetivo es prestar ayuda a diferentes colectivos. Estos créditos son concedidos por entidades bancarias y no devengan ningún tipo de gastos e intereses para quien los solicita. Se pueden encontrar desde líneas ICO para autónomos y emprendedores, y para particulares y comunidades de propietarios que deseen rehabilitar su vivienda o edificio. Sin olvidar aquellas otras que surgieron el pasado año y están centradas en ayudar a arrendatarios que se encuentren en situación de vulnerabilidad social y económica como consecuencia de la expansión del COVID-19.

En el caso de las empresas, no se diferencia entre si las compañías son españolas o extranjeras. Y en un caso o en otro, se ofrece ayuda en caso de que se quiera desarrollar una actividad empresarial o se desee hacer una inversión, cubriendo las necesidades de liquidez o los gastos que conlleve dicha actividad dentro del territorio nacional.

Otros programas de protección y ayudas

Existen otros programas estatales destinados a ayudar a personas en riesgo de pobreza, desempleados con cargas familiares o familias a quienes las crisis no hacen más que situar una losa más sobre la ya complicada situación económica. 

Los requisitos para solicitar todo este tipo de ayudas comparten características comunes:

– Encontrarse en situación de desempleo.

– Aceptar los términos de compromiso de actividad para la búsqueda activa de empleo.

– Tener responsabilidades familiares.

– No disponer de rentas.

También hay ayudas para fomentar el mercado de la compra y venta de vehículos, para renovar los electrodomésticos de los hogares, ayudas para el estudio (éstas cada vez son menos)… Ayudas que a muchos les parecerán pocas porque desconocen todas las líneas existentes. Seguramente a otros les facilitarán de alguna manera su día a día. No obstante, siempre queda la misma duda: y a mí ¿quién me ayuda?


Tags from the story
More from Susana C. Palomar

LA EMPATÍA Y LA COMUNICACIÓN CON LA MIRADA

Dicen que los ojos son el espejo del alma. Esto se refuerza...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.