UNA PROPUESTA REAL PARA EL PRESIDENTE SÁNCHEZ

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, parece empeñado en seguir el camino inverso al que llevaron Ronald Reagan o Volodomir Zelenski, que teniendo una carrera como actores llegaron a presidentes. Sánchez parece empeñado en ser actor. Y con su buena percha, ya hasta se mueve como levitando quizá soñando con que le den un Goya sus amiguetes.

Pero nuestro presidente tiene un problema con su equipo de producción. Lo denominaron “proceso de escucha del Gobierno de la gente”. Pero su puesta en escena fue un verdadero fiasco. Primero fue un encuentro con ciudadanos supuestamente anónimos en los jardines de La Moncloa. Después llegó la partida de petanca con jubilados. Luego la caminata corriendo, el paseo en bici, el partido de baloncesto en silla de ruedas. O la tarde en un cine de la calle Martín de los Heros. Finalmente el remate fue la visita sorpresa a un par de chavales. Según contaban la Presidencia del Gobierno y el propio Sánchez, vivían modestamente del Salario Mínimo Interprofesional y le invitaron a café y manolitos.

Pero casi todos sus colegas de reparto han resultado ser obedientes militantes, u obedientes hijos de militantes del PSOE. O sea, una patraña, una mentira, un postureo infame para hacerse el simpático y próximo a los ciudadanos. El mensaje que trasladaba la Presidencia del Gobierno a los medios era que “ya nos hemos reunido mucho con los jefes del IBEX 35, ahora nos toca con la gente”.


Una propuesta real y verdadera para Sánchez: escuchar a las víctimas de Cabezudo

Tengo una propuesta muy seria y real para el presidente Sánchez en su proceso de escucha. Me ofrezco a organizarle una reunión con las víctimas de Kote Cabezudo, las reales. Las de verdad. Ya que no tuvo a bien siquiera responder al burofax que le envió en su día Mario Díez, el abogado de las víctimas, explicándole los pormenores del caso. Incluido el papel de su entonces mano derecha Odón Elorza. Ahora tiene la oportunidad de sentarse con estas mujeres, escucharlas y explicarles por qué las han tenido abandonadas él y su Gobierno. Cara a cara. Sin obedientes militantes, sin actores, todo real, auténtico. Proximidad con unas mujeres que han padecido un calvario que no ha terminado.

Una escucha verdadera, porque se trataría de que sobre todo hablara él. Ellas no son solo “gente”, son unas mujeres de primera, de categoría. Mujeres que han vivido un calvario siendo abusadas y un calvario mayor en la instrucción judicial. Y le escucharían con educación, interés y atención. Sus anteriores “escuchas”, bien publicitadas, no han sido más que mítines a pequeña escala muy publicitados. Estas mujeres no quieren publicidad, solo quieren escucharle, y hablarle. Sin tapujos, mirándose a la cara. Tiene una buena oportunidad Sánchez de contactar con la realidad de la que huye. De escuchar y hablar, sin marketing, sin obedientes militantes que le bailan el agua, sin tapujos, sin máscaras. Todo real como la vida misma, sin actores.

Se que en Presidencia nos leen. Por ello insisto en que la propuesta es real, verdadera. Y le propongo hacerla antes de que comience la campaña electoral de mayo, para que no le acusen de buscar la foto de nuevo. Incluso podía hacerlo antes del 8-M. Yo me ocupo de organizarlo todo. Excepto el viaje del presidente a San Sebastián, porque no tengo Falcon, aunque me ofrezco a llevarle en mi coche si quiere ahorrar. Corro con los gastos y le invito a unos huevos con morcilla en El Landa de camino.

No es una frivolidad. Creo que para las víctimas sería bueno poder sentarse cara a cara con Sánchez, escucharle y preguntarle. Lo único, presidente, que sería sin fotos. Pero después puede acudir a la prensa a contarles lo que ha sentido, lo que ha escuchado y lo que les haya dicho. Por una vez sería real como la vida misma, no un decorado con sicarios obedientes quizá a la espera de algún favorcete.

Los ciudadanos no esperan de un presidente que sea buen actor, solo que sea eficaz en la gestión. Decente en su comportamiento y vigilante de que sus subordinados actúen con diligencia y decoro. O sea, que cumpla con su papel. Si Sánchez se sentara con las víctimas de Kote Cabezudo para escucharlas y hablarlas estaría cumpliendo con su papel. Y nunca es tarde si la dicha es buena. Ahí queda el ofrecimiento. Ya imagino que no responderá como no respondió al abogado de estas mujeres. Estaría ocupado ensayando alguna de sus actuaciones impúdicas. Ahí queda el ofrecimiento sincero.

Y Además…

  • Si el escándalo de los pagos millonarios del Fútbol Club Barcelona a José María Enríquez Negreira mientras fue vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) quedan sin sanción por parte de La Liga y la Federación Española de Fútbol el fútbol español quedará herido de muerte. Creo que es un error centrar el tiro en Enríquez Negreira, a quien definió con maestría mi colega y amigo Alfonso Azuara, recientemente fallecido: “Negreira no habla nunca, y cuando lo hace solo se le conocen tres palabras: Mercedes, Chivas y Davidoff”. Y no me sirve que se diga que no se ha demostrado que haya habido árbitros que hayan pitado a favor del Barça durante estos años. El mero hecho de que el Barçá haya pagado 7 millones de euros a Negreira desde 2001 debe tener consecuencias graves. Nadie paga 7 millones a cambio de nada. Y gracias a mis amigos Esteban Urreiztieta y Orfeo Suárez, en El Mundo, hemos leído el burofax autoinculpatorio y de chantaje mafioso que envío Negreira al Barça cuando dejó de pagarle, justo al abandonar el CTA. En él reclama un “acuerdo, y si no saldrán todas las irregularidades”. Gracias a la nueva Ley del Deporte elaborada por el Consejo Superior de Deportes (CSD), los casos de corrupción en el deporte prescriben a los 3 años. Veremos si la Fiscalía consigue evitar la prescripción. Sepan que un ex-alto cargo del Gobierno, Albert Soler, ya ha sido interrogado una vez y veremos si no tiene que volver a declarar. Soler abandonó su escaño del PSOE en el Congreso en 2014 para incorporarse al FC Barcelona, con Bartomeu de presidente, como director de relaciones institucionales del área de deportes del club. En 2021 Soler dejó el Barça para incorporarse al CSD como director general. De modo que tuvo una participación crucial en la elaboración de la Ley del Deporte de 2022 que establece la prescripción en tres años, que es tanto como legitimar la impunidad del delincuente. Y a ver qué hace la Fiscalía porque, ojo, que el artículo 286 bis del Código Penal, apartado 4, habla de “las conductas que tengan por finalidad predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva”, incluyendo a “directivos, administradores, empleados o colaboradores de una entidad deportiva, árbitros, deportistas o jueces”. Y este delito se castiga con penas de prisión de 6 meses a 4 años, o 6 años si presentan especial gravedad. El Código Penal recoge también la responsabilidad de las personas jurídicas. En este caso serían la empresa con la que facturaba Negreira y el F.C. Barcelona. Si una hipotética condena se extendiera a las mismas, el Código establece penas de entre 6 meses y 5 años dependiendo “del beneficio obtenido o que se hubiere podido obtener. E incluso penas más severas como la disolución de la persona jurídica, la suspensión de sus actividades, la inhabilitación para obtener subvenciones o ayudas públicas y la intervención judicial. Espero que, si en España esto termina en nada, que puede ser, la FIFA, que en sus estatutos señala que los casos de corrupción en el fútbol prescriben a los 5 años, tome cartas en el asunto. Solo con la ya conocido, todo bien documentado, el Barça debería recibir una sanción grave. En Italia por un caso equivalente la Juventus y el Milán se fueron a segunda división y sus dirigentes fueron inhabilitados. Al margen de lo penal, de hasta donde llegue la Fiscalía, de que salgan todas las irregularidades, el mero hecho de que esté acreditado el pago por parte del Barça de 7 millones a Negreira es más que suficiente para que La Liga y la Federación sancionen con dureza al club. Si esto queda impune, como tantas cosas en España, nuestra Liga será una mofa y serán los arbitros que piten a partir de ahora al Barça quienes pagarán el pato de las críticas injustamente. Por ahora está sucediendo lo mismo que cuando se destapó el caso de Jordi Pujol. O sea, que revive el victimismo catalanista y se legitima la corrupción por la persecución de “Madrit” a Cataluña y porque “España y Madrit nos roban”. Se envuelven en la estelada, se inventan agravios y siguen alimentando la corrupción a manos llenas, su ocultación y la persecución del discrepante. El caso salpica a varios presidentes del Barçá, Gaspart, Laporta, Rosell y Bartomeu. Pero especialmente al actual, Laporta, que incluso en su primer mandato llegó a subirle el sueldo a Negreira. Y ahora Laporta se ha limitado a decir que “todos los equipos pagan a los árbitros para que les asesoren pero esto se hace público ahora porque el Barça va bien”. Y anuncia posibles querellas a medios de comunicación. En vez de denunciar a los corruptos quiere empapelar a los periodistas. Visto lo visto a estas alturas no va a haber quien pueda evitar que se sospeche que la competición fue adulterada y que el Barça es un nido de corrupción. En el caso Pujol las principales víctimas fueron los fiscales Mena y Jiménez Villarejo, cuyas cabezas rodaron cuando quisieron iniciar una investigación a partir de los indicios existentes. Veremos ahora con el “Barçagate” que cabezas ruedan.
  • Terrible lo de Daniel Ortega en Nicaragua. Otro revolucionario bolivariano que cercena la libertad y tortura a los opositores y a cualquiera que no profesa admiración al dictador y a su señora, que tiene mando en plaza. Una revolución como las de Venezuela y Cuba que Ortega ha llevado a un límite que no imaginábamos. Tras quitarles la palabra, el derecho a expresarse libremente y robarles la libertad encarcelándoles en condiciones infrahumanas, lo último ha sido expulsarles del país y retirarles la nacionalidad. Más de 200 personas. Podrá retirarles los pasaportes y que sean legalmente apátridas, pero no podrá impedir nadie que Nicaragua siga siendo la patria de quienes denuncian su represión insoportable. Nadie se ha librado. Periodistas, intelectuales, abogados, activistas de Derechos Humanos. Nadie. Ni el Premio Cervantes Sergio Ramírez o la escritora Gioconda Belli. Ni la que fue su “Comandante Dos” en la revolución, María Tellez. Tampoco el arzobispo de Managua, Silvio Báez o Monseñor Rolando Alvarez, este último no expulsado del país, pero sí ingresado en la cárcel Modelo, incomunicado en una celda denominada “el infierno” por los gravísimos delitos de ser cristiano y no haber abandonado nunca a los opositores y los sacerdotes perseguidos por la dictadura. Y me pregunto dónde ha estado España, qué ha hecho el Gobierno español de Pedro Sánchez, que un día tuvo un papel importante en Latinoamérica y que hoy se limita a reírles las  “gracias” a los tiranos.

Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
KOTE CABEZUDO FINALIZA LA PRISIÓN PREVENTIVA PERO SEGUIRÁ EN LA CÁRCEL
La Audiencia de Guipuzkoa ha dictado hoy martes 3 de mayo un...
Read More
Join the Conversation

1 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.