UNA NUEVA OLA DE CALOR GOLPEA A ESPAÑA

España es y seguirá siendo, según muchos, uno de los países más afectados por el cambio climático. O al menos así lo aseguran varios expertos a colación de las continuas olas de calor que estamos viviendo desde finales de esta primavera de 2023. Ya en el mes de junio muchos pronosticaron que tendríamos por delante un verano caluroso. Más, si cabe, que el verano del año pasado, uno de los más calurosos que se recuerdan y registran desde 1981. 

El verano de 2022 alcanzó picos muy altos. Sí, demasiado altos, en las tres olas de calor que se registraron entre el 9 y el 23 de julio, entre el 12 y el 18 de julio. Y la última, entre el 30 de julio y el 15 de agosto. Las temperaturas máximas cada día tuvieron una media de 2,6ºC. Esto está por encima de los valores que se consideran normales y las mínimas estuvieron también rozando los 2ºC por encima de lo normal. 

Pronosticaban al terminar la primavera que quizá, las posibles tormentas que se produjeran durante el mes de junio, ayudarían a sosegar un poco las temperaturas de los próximos meses. Pero no ha sido así. El norte del país está siendo en estos meses de verano el refugio perfecto para asfaltos que arden, termómetros que a veces hasta llegan a registrar el número 50 y playas abarrotadas. La gente huye del calor de la calle. No ve otra manera de refrescarse más que bañándose aunque sea en 2m2 de espacio.

Sin ir más lejos, ciudades como Sevilla ha encendido hasta en dos ocasiones la luz de alerta por altísimas temperaturas este verano. A principios del mes de julio las autoridades recomendaban a la población continua hidratación, vestir ropa ligera. Sobre todo no realizar ejercicio físico de forma prolongada durante las horas de mayor incidencia solar porque se preveían temperaturas de 50ºC de máxima. En zonas como el sur de Galicia se han llegado a superar los 36º. En otras como la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura o Andalucía, los termómetros no han bajado de los 40ºC y 42ºC.


El sofocante calor y el cambio climático

Organizaciones como Greenpeace se han lanzado a estudiar qué efectos está teniendo el cambio climático sobre determinadas zonas. Y en su informe titulado “Carrera climática contrarreloj: cambio climático y eventos meteorológicos extremos en España’» presentado a principios del mes de julio, explica que el ritmo del calentamiento en España está siendo más rápido de lo esperado. Más rápido incluso, que la media a nivel mundial. En España se experimentará un aumento de hasta 2ºC en los próximos 20 años, siempre que no se tomen medidas para frenarlo. Medidas que tomen en serio esto del calentamiento global. Y el calentamiento acelerado de nuestro país ayudarán a que tengamos menos inundaciones e incendios. Además, la falta de lluvia y una gestión poco eficiente de las pocas reservas de agua que nos van quedando, convertirá a España en un lugar muy seco. 

De hecho, según este informe, en los próximos años se prevé que España experimente sequías hasta 10 veces peores que las que tenemos en la actualidad. Si la temperatura acaba aumentando hasta 2º, más de un tercio de la población del sur de Europa estará expuesta a escasez de agua. Y “en este escenario se prevé una frecuencia de sequías extremas de entre 10 150% y un 200% en grandes áreas del Mediterráneo

Y esto va a seguir así porque el cambio climático y los efectos de éste son ya irrefrenables. Aunque sí se puede trabajar para atajar los mismos. Las continuas olas de calor y las altas temperaturas nos están regalando noches también cálidas, con lo que el descanso es cada vez más complicado. Ancianos, bebés y enfermos crónicos lo notan más que el resto. Es esta parte de la población, la más vulnerable a las inclemencias del tiempo.

Cansancio, decaimiento, estrés, pérdida de agua y líquidos debido a la sudoración o incluso calambres musculares y edemas son otros de los efectos que el calor puede tener sobre el organismo. Y de momento, el verano continúa, seguramente con más olas de calor bajo el brazo. Si no podemos luchaar contra ello, al menos, tratemos de mermar los efectos y pedir a quienes tienen potestad para ello, que se lo tomen en serio. 


Tags from the story
, ,
More from Susana Cabrita Palomar
LAS ROSAS DE GUZMÁN: UN PASADO MACABRO
Casi ha pasado desapercibida una noticia reciente en la que salía a...
Read More
Join the Conversation

1 Comments

  1. says: Pedro

    Menudo embuste el calentamiento global… Dejen ya de meternos miedo con lo que sea, sobre todo con falsedades. Y lo digo porque, debido a la extraordinaria censura que vivimos en occidente, a todo científico que disiente del pensamiento oficial negando el cambio climático antropogénico, se le aparta sistemáticamente de los medios de comunicación y se le silencia sin más contemplaciones, aunque se trate de un Premio Nobel en la materia, como hemos visto recientemente.

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.