TAMBIÉN COMUNICAMOS CON LAS MANOS

La comunicación que empleamos para trasladar los mensajes a nuestro interlocutor no sale únicamente de nuestra boca. Y es que, queramos o no, gesticulamos, nos movemos, nos expresamos también con el cuerpo y, sobre todo, con las manos. Porque también comunicamos con las manos. Aunque a veces lo hagamos hasta sin quererlo. Y es mejor no evitarlo, pues los expertos indican que la comunicación no verbal, ayuda a que la comprensión del mensaje sea mayor y mejor.

Esto es algo que puede verse muy claramente durante las intervenciones de nuestros diputados en el Congreso o en cualquier otra asamblea. Suben a la tribuna, hablan frente al micro y gesticulan con las manos. De hecho, ellos a veces la mirada la tienen algo perdida. Se dirigen al fondo del salón, miran como al vacío y solo cuando quieren dirigirse a otro diputado, enfocan su mirada directamente a éste.

Lo vemos también en las intervenciones que a diario se suceden en las telenoticias por parte de expertos en la materia a tratar, en cada pieza informativa. Psicólogos, economistas, expertos en recursos humanos o marketing, explican a la cámara qué opinan sobre aquello que les está preguntando el periodista. Pero aún más, las manos se suelen mover con contundencia, marcando cada frase o expresión que quieran destacar, incluso haciendo círculos con ambas manos, que se acercan, se alejan, se palmean, subrayando palabras.

Quien lo ve, no percibe que las manos estén diciendo nada. Sin embargo, quien lo observa con detenimiento, se da cuenta de que el mensaje que se acaba de tragar, ha sido acompasado o no, ha sido claro o no, se ha entendido bien o no, dependiente de si esta comunicación gestual y sus manos, han tenido que ver con aquello que salía de la boca.


Las manos: el espejo de la boca

Si los ojos son el espejo del alma, las manos son el de la boca. Junto con la cara, nuestras manos son la parte del cuerpo que más significado incorpora a aquello que decimos, a nuestras conversaciones. Trasladamos la comunicación a ellas y comunicamos con las manos.

Y es que las manos ilustran, señalan, indican, retoman, invitan a participar. En definitiva, pueden reforzar con millones de gestos, aquello que se dice con la boca. De hecho, según algunos expertos en comunicación no verbal, existen más conexiones entre el cerebro y las manos que entre el cerebro y otras partes de nuestro cuerpo.

Como consejo estaría bien observarnos mientras hablamos. Y ver cómo movemos nuestras manos sin querer. Grabarnos o mirarnos frente al espejo explicando un discurso imaginario. Nos sorprenderá ver cómo las manos y los brazos a veces tienen vida propia. Se mueven, remarcan, se acercan y alejan, acompasándose a nuestras palabras.

Este ejercicio bien debería ser asignatura obligatoria para todos aquellos que se exponen cada día al discurso público. Tal vez les gustará mejorar alguna expresión y también movimientos de manos, dedos, brazos que han salido sin querer y, sin querer se han colado por encima de aquéllo que decían.


Esto es lo que comunicamos con las manos

Para terminar y que sirva de referencia, lo que hacemos con nuestras manos mientras hablamos, los expertos en comunicación no verbal indican que:

  • Cuando las manos se esconden detrás de la espalda, el interlocutor puede estar mostrando falta de honestidad.
  • Si las palmas se colocan hacia abajo, el interlocutor impone autoridad.
  • Si se cruzan los brazos, el interlocutor se encuentra a la defensiva. La confianza en este caso será cero.
  • Tocarse la cara, la nariz, la boca cuando se habla, muestra incertidumbre, duda, inseguridad e incluso mentira.
  • Señalar con la mano o con el dedo es sinónimo de golpe, e incluso puede llegar a mostrar hostilidad.

Y si a buen entendedor, pocas palabras bastan, controlemos entonces nuestras manos porque comunicar, comunican mucho.


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
LA VACUNA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA…DICEN
Una vacuna que cambia la historia… No, no hablamos de la vacuna...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.