SIGUE LA FIESTA

Las pasadas elecciones europeas las ganó la abstención. Un 51% de españoles no acudió a votar a las urnas. Y la gran sorpresa para muchos fueron los 800.000 votos de “Se acabó la fiesta”, la agrupación de electores de Alvise Pérez. Ya han leído aquí mi opinión sobre Alvise. Para mí, que le sigo con atención hace mucho tiempo, no fue una sorpresa. Tiene mucho mérito, porque en contra de lo que se dice de que le ha quitado votos a Vox, Vox subió en votos, logrando un 9.6% y 6 escaños europeos frente a los 4 que tenía. Alvise logró movilizar a 800.000 ciudadanos que no votaban y que están hartos de la partitocracia y la corrupción.


Alvise y sus estupendos resultados

Curiosamente, “Se acabó la fiesta” y Alvise celebraron sus estupendos resultados con una fiesta en una conocida discoteca de Madrid. La Sala Cats, donde destacó la presencia de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, “El pequeño Nicolás”. Desde luego los 800.000 votantes de Alvise merecen el mismo respeto que los votantes del PP o el PSOE, y no son 800.000 fanáticos ultraderechistas.

Pero la fiesta sigue. El Constitucional, como adelantamos aquí, tiene ya un borrador de la sentencia sobre el recurso de la ex ministra socialista y ex consejera de Hacienda andaluza, condenada por el escándalo de los ERE, que va a anular la condena, que era de 9 años de inhabilitación por prevaricación. Sánchez y Begoña ya lo sabían. 

Previamente, para que parezca un accidente, el Tribunal ha rechazado por unanimidad el recurso del ex consejero de Empleo y Desarrollo Tecnológico, José Antonio Vera, que fue condenado a 7 años por malversación y prevaricación. Y quedan aún diez de los recursos por resolver. Los más próximos a Sánchez se verán favorecidos y algunos tendrán que pagar el pato. Enorme expectación por ver que resuelven Conde Pumpido y los suyos sobre los recursos de los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Y como sigue la fiesta, Sánchez prepara la condonación de la deuda a Cataluña y un cupo especial para Cataluña para intentar salvar a Illa y mantenerse él en La Moncloa, y cocina el asalto definitivo al Poder Judicial y a la libertad de información. Y sus esclavos siguen a lo suyo. Oscar Puente comenzó la semana insultando y amenazando al periodista Vito Quiles, que iba en la lista de Alvise, al que, en un tuit, le dijo “Te lo voy a volver a explicar, saco de mierda… Y me voy a ocupar personalmente de que lo pagues caro”. Literal. Un ministro amenazando a un periodista. Lo que va a pagar caro es haber publicado unas fotos de su coche mal aparcado en el concierto de Taylor Swift en el Bernabéu.


Ciudadanos hartos del sistema y deseosos de acabar con él

Puente dice que es un coche policial. ¿Cómo piensa ocuparse Puente personalmente de que lo pague caro Quiles ? ¿Va a enviarle a unos guardias de asalto desde su ministerio a su casa por la noche a que lo liquiden, rememorando viejos tiempos? ¿Le va a enviar a Koldo a que le atice, rememorando también sus viejos tiempos junto a Rodríguez Galindo? Deseando estoy que el ministro Puente explique cómo lo va a hacer. Vito Quiles debiera tomárselo en serio. Esta peña está dispuesta a todo para que siga la fiesta.

Alvise y sus dos colegas eurodiputados aún no han decidido a que grupo adscribirse en Bruselas, donde no se lo van a poner fácil porque lo de Europa es otra fiesta que pagamos todos. A ver cómo se presenta a las elecciones generales. Si monta un partido corre el riesgo de que le suceda como a otros que fue tocar moqueta y comprarse un chaletaco en Galapagar. Pero si se presenta y obtiene un buen número de diputados será un problema para los de la fiesta, sobre todo para la derecha, porque no será fácil que logren su voto para nada, y lo necesitarán.

De entrada, sin la estructura de un partido detrás, haciendo campaña solo en las redes sociales, sin aparecer en ninguno de los grandes medios y en ningún debate, ha logrado que 800.000 ciudadanos le voten. En su canal de Telegram tiene 600.000 seguidores, o sea que incluso no es que le hayan votado sus seguidores, fieles o no. Yo le sigo en su cuenta y no le he votado. Ha conseguido movilizar a gente que llevaba tiempo sin ir a las urnas con un discurso radical, populista, antisistema y un punto mesiánico. Pero su éxito está ahí, es indiscutible, y conviene tenerlo en cuenta porque, repito, no son 800.000 peligrosos fascistas. Son ciudadanos hartos del sistema y deseosos de acabar con él.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
Y AÚN QUEDA LO DE BILDU
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez Pérez Castejón, ha negociado...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.