PLANTAS FOTOVOLTAICAS EN ESPAÑA

Las plantas Fotovoltaicas en España han irrumpido con fuerza en los últimos años. En la última década en España, campos de Extremadura, Castilla-La Mancha, Andalucía o la Región de Murcia se han llenado de nuevas plantas fotovoltaicas. Por lo general, están gestionadas por grandes corporaciones. Y aprovechan el enorme potencial de nuestro sol para generar energía.

La razón es lógica: en España gozamos de muchas horas de sol. Un sol de calidad, que aprovechado de una manera más alternativa puede suponer un recurso más que aceptable y un ahorro frente a otras formas de extracción más dañinas o menos respetuosas con el medio ambiente.

Sin embargo, la falta de transparencia y la escasa ventaja económica de muchos de los vecinos de las zonas “afectadas” por el cambio de paisaje, empieza a hacer sonar la posibilidad del rechazo por parte de las poblaciones más próximas a las plantas.

En comunidades como Extremadura, cuyas plantas representan más del 10% del total nacional, estas placas no pasan para nada desapercibidas. Suelen estar a pie de carretera. Son más de 13 las plantas fotovoltaicas instaladas y se están tramitando más de un centenar de proyectos más. Esta comunidad ha apostado de lleno por la instalación de este tipo de centrales en sus tierras. Pero también en sus aguas: en ella se acaba de instalar la primera planta fotovoltaica flotante. Innovación que persigue sostenibilidad.

Las plantas fotovoltaicas dan empleo a más de 5.000 personas en las áreas en las que están instaladas. Sin embargo, económicamente hablando, no en resultados de su gestión, no se percibe de manera evidente abaratamiento en la energía que se consume en los pueblos limítrofes. De hecho, en palabras de algún que otro diputado socialista en Cáceres, quizá esto pueda conllevar un rechazo generalizado a este tipo de proyectos.

Cambios en el paisaje, pero ¿y en el bolsillo?

Alter Enersum, Iberdrola, Endesa o Sonaer son solo algunas de las empresas que han sido autorizadas a instalar plantas fotovoltaicas en comunidades como Extremadura. Todas ellas han quedado reflejadas en el DOE tras admitir la Junta su autorización.

En Murcia, además, se encuentra instalada la que ha sido considerada la mayor planta fotovoltaica de Europa y una de las más potentes del mundo. Con 494MW de potencia y construida por una de las empresas del Grupo ACS.

Por otro lado, los cambios en el paisaje son más que evidentes. Miles de hectáreas se han visto cubiertas por numerosas placas solares. A izquierda y derecha en muchos puntos del paisaje, deja de haber campo para pasar a verse superficies grises que atrapan la luz del sol.

En zonas como Guadalajara, miles de vecinos se manifestaban hace unos años. Estas protestas eran aplaudidas por organizaciones ecologistas que ponían los puntos sobre las íes asegurando que la cantidad de hectáreas ocupadas por las plantas eran demasiadas. Y proponían que desaparecieran los llamados “mega parques solares”, para que frente a proyectos que ocupaban 600 hectáreas no pudieran sobrepasarse las 100. Áreas como Chiloeches, Torija, Cifuentes o Trillo.

En 2016, muchos medios regionales de la Región de Murcia aseguraban que los vecinos del municipio de La Mula ahorrarían hasta un 8% en sus facturas de la luz, pero los vecinos pocos cambios en los bolsillos han notado. Desde entonces no se ha vuelto a oír nada al respecto. En nota oficial, el Ayuntamiento de esta localidad aseguraba haber cumplido con su compromiso de sostenibilidad y ahorrar 50.000 euros en electricidad.

En contrapartida, los vecinos de los pueblos colindantes al municipio de Logrosán (Cáceres), municipio que cuenta con tres plantas y que supera la media de horas de sol diarias que se tiene en el resto del país, también aseguran no haber notado cambios en sus facturas de la luz. Los cambios más notables han sido en el empleo y el bullir de gente que viene y va para trabajar en la termosolar.

Energía fotovoltaica

La energía fotovoltaica es una energía limpia, que proviene de una fuente inagotable (el sol), renovable y no contaminante. Puede provenir de pequeños generadores instalados para el autoconsumo, pero también de grandes centrales de paneles fotovoltaicos que utilizan la radiación solar para producir electricidad.

Nadie cuestiona que la energía fotovoltaica es una verdadera oportunidad. Sobre todo para zonas rurales y aisladas en las que el sol puede ser un gran aliado para el autoconsumo, ahorrando ingentes cantidades de dinero a sus vecinos porque la electricidad proviene del mismo sol que cada día les ilumina.

Sin embargo, tampoco se duda de que su instalación, si se hace de una manera ordenada, siempre será mejor. No sólo para contentar a organizaciones ecologistas y vecinos que piden respeto por el medio ambiente, sino también para canalizar de una mejor manera el supuesto ahorro económico en energía eléctrica para los vecinos.


Tags from the story
More from Susana C. Palomar

LA VACUNA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA…DICEN

Una vacuna que cambia la historia… No, no hablamos de la vacuna...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.