PERDÓN Y MALTRATO: SÓLO ES POSIBLE CON TERAPIA

La última novela de Camilla Lackberg aborda el tema del perdón y el maltrato. También el de la humillación a las mujeres. La escritora sueca, con su prosa sencilla y fácil de entender, titula su nueva novela ‘Mujeres que no perdonan’. Y en la mente del lector como en la de cualquier ciudadano del mundo, estará también la concepción de que hay determinados comportamientos que no se pueden ni se deben perdonar. Además, el perdón, se quiera o no, siempre es un tema controvertido, sobre todo si se entremezcla en la misma frase junto a la palabra maltrato. Un perdón entendido más allá del olvido o de cualquier creencia religiosa e incluso mística.

Y en relación al maltrato, aún más. Sobre todo, porque algunas mujeres que sufren maltrato no pueden plantearse hacerlo. Ese perdón queda en suspenso. Y es así tanto por parte de las propias víctimas como por la de muchos familiares y seres queridos que acaban perdiendo a muchas de estas mujeres, que no logran soportar el maltrato. De hecho, en los casos más graves, tampoco sobreviven a él.

Datos preocupantes sobre el maltrato en España

Para empezar, sobra decir una obviedad: maltrato (doméstico o callejero) se produce todos los días. Se produce en todos los ámbitos de nuestra sociedad. De los hombres a las mujeres, pero también de las mujeres a los hombres. A veces incluso hacia los niños. Aunque este tema ya merecería otro post aparte.

Es más, según el Boletín estadístico mensual editado y publicado por el Ministerio de Igualdad, los datos en nuestro país, cantan. Porque “Desde el 1 de enero y hasta el 31 de mayo del año 2020, han sido asesinadas 20 mujeres por violencia de género. El 45% de las víctimas mortales tenían edades comprendidas entre los 31y los 50 años ”.

Lacra social

El maltrato es una lacra social. Lacra que, en ocasiones, viene de lejos: por una denuncia no puesta, por una alerta no encendida o por una confesión no compartida. Por tanto, se trata de muertes que se han producido porque ya no hay remedio para ningún remedio.

De hecho, estas muertes traen, en ocasiones, un problema más, el de los huérfanos. Además, según el mismo informe, “el número de huérfanos menores de 18 años desde 2013, primer año del que se dispone de información, hasta el 31 de mayo de 2020 es de 289. Asimismo, durante el año 2020 y hasta el 31 de mayo, la cifra de huérfanos menores de 18 años asciende a 11”. Huérfanos a consecuencia de algún acto de maltrato, se entiende.

Maltrato en confinamiento

Durante el periodo de confinamiento que hemos vivido estos meses atrás, ha aumentado el número de llamadas al 016 para solicitar ayuda frente a la llamada violencia de género. Además, como se menciona en el citado Boletín (con datos referidos a 2020), “desde el 1 de enero y hasta el 31 de mayo se han recibido 34.056 llamadas pertinentes, lo que supone un 25% más con respecto al mismo período del año 2019 (27.236 llamadas pertinentes)”.

Por otro lado, el WhatsApp de apoyo psicológico puesto en marcha dentro del Plan de contingencia contra la violencia de género en nuestro país también ardió. De hecho, se estima que hasta el 30 de abril de 2020 se atendieron un total de 1,283 consultas por este medio.

Pero este aumento no es propio únicamente de España. De hecho, según recogen medios como RTVE, el incremento en las cifras de maltrato durante estos meses atrás es común en todos aquellos países en los que la población ha estado confinada. Como si el encontrarse encerrado en casa, diera rienda suelta con más fuerza a la frustración, la rabia y la ira que sólo se sabe canalizar a través de la agresión física, verbal o psicológica. Porque maltratos hay muchos y de muchas maneras.

Perdón y maltrato. Terapia psicológica para sentirse pleno

Pero, ¿se puede dar perdón al maltrato? ¿Hay mujeres (u hombres) que no perdonan, como titula Camilla Lackberg en su nueva novela?… Tras un episodio (o varios) de maltrato, ¿qué se debe hacer para tratar de lograr cierta plenitud?.

Con esto, nos referimos a un perdón que va más allá de lamerse las heridas y seguir para adelante cuando se ha producido maltrato. Tampoco al de ‘poner la otra mejilla’. Porque no es eso. De hecho, estamos hablando de un perdón que ha de trabajarse mentalmente, de forma interna, buscando un fin: sentirse pleno. Tanto con uno mismo, como con la vida que lleva y las relaciones que mantiene a lo largo de su vida. Por ello, no es olvidar ni soltar “pelillos a la mar”,sino trabajar psicológicamente un acto que ha sido traumático y que va a dejar huella sobre quién lo ha padecido.

‘Mujeres que no perdonan’ es el título de una novela reciente, pero también es el sentir general sobre el propio acto del maltrato. Un acto que, además, suele tratarse en psicología.

Además, indagando sobre si es posible que una persona maltratada trabaje el perdón sobre su malhechor, hemos hablado con Celia Garrido Vallejo, Psicóloga clínica y educativa. También es terapeuta cognitivo-conductual y EMDR. Ella explica que, aunque suene extraño, a nivel psicológico “Sí se puede llegar a perdonar el maltrato. De hecho, el proceso de perdón y la búsqueda de la ‘paz interior'” pasa por hacer un proceso terapéutico en el que el principal objetivo es intervenir sobre la situación traumática y que el paciente consiga recordar el hecho sin perturbación”.

Rabia, rencor y otras emociones indican que hay o hubo algo que nos daña

Celia Garrido Vallejo

Además, en la terapia psicológica existen muchas técnicas y muchas herramientas para tratar de ayudar al paciente a “resetear” su mente. Sea éste de la edad que sea. Tampoco influye el género, porque a todos se les trata igual. En relación al maltrato y como explica Celia Garrido Vallejo, “el fin es el mismo para todas las edades, dependiendo de la edad del paciente adaptaremos la intervención a través de un abordaje u otro”. Es importante tener en cuenta que “la rabia, el rencor y otras emociones de este estilo solo nos recuerdan que hay o hubo algo que nos daña”. Es más, “aunque nuestras emociones perturbadoras tengan justificación, tenemos la capacidad de elegir hasta cuándo este tipo de hechos van a condicionar nuestra vida…”. Además “podemos repararnos y la terapia nos puede ayudar en el ‘cómo hacerlo’”.

Objetivo del perdón: vivir en paz

Garrido Vallejo, sentencia, “sonará muy típico, pero para vivir en paz con nosotros mismos necesitamos perdonar a todos aquellos que nos han dañado de forma intencional o no… solo así nos sentiremos plenos”.

En cualquier caso, desde estas líneas diremos siempre No a la violencia. No al maltrato. Tolerancia cero contra todas esas acciones que merman la libertad de los demás. Y sobre todo, de las de aquellas que dañan, hieren y matan.


More from Susana C. Palomar

La Disciplina positiva, una corriente al alza

La disciplina positiva es una metodología de educación dirigida a los más...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.