OTRA PANDEMIA: ¡LO URGENTE Y LO IMPORTANTE!

Vivimos rodeados de inmediatez: las redes sociales, las nuevas tecnologías, Internet… La vida en la ciudad no facilita que nos tomemos las cosas con calma. Queremos hacer todo con prisa, acabarlo rápido y encima que todo esté bien y en su lugar. Sabemos que muchas veces no conseguiríamos llegar a tiempo si no priorizásemos y dejáramos otras cosas que no consideramos importantes a un lado. Y eso hacemos: vivir sin atender, correr sin respirar y trabajar como si no hubiera un mañana. 

Abandonamos las relaciones con nuestra familia, postergamos encuentros con amigos y decidimos que no es tiempo para abrazos con nuestros seres más cercanos “porque no tenemos tiempo”. Sin darnos cuenta de que hemos caído en la enfermedad del siglo XXI. Una verdadera pandemia que nos hace creer que lo urgente es más necesario que lo importante. 

Saber diferenciar una de otra no es tarea fácil. Pero como en otras cuestiones del día a día, la etimología nos puede dar las primeras pistas. Según ésta, algo urgente es aquello que requiere necesidad. Implica apremio porque en caso de que el tiempo pase y no se haya ejecutado puede conllevar consecuencias por su falta. Por su parte, algo importante lo es por por su entidad, por su interés, conveniencia o por el alcance de sus efectos.


Lo urgente no deja paso a lo verdaderamente importante

Entender que una y otra son distintas nos ayudará a gestionar mejor nuestro tiempo. Ya lo decía el personaje más conocido de Quino -Mafalda- en una de sus viñetas: a veces lo urgente no deja paso a lo importante. Y como en otras de sus muchas historietas, mucha razón es la que tiene. A Eisenhower también se le atribuye el haber hablado de lo urgente y de lo importante. De hecho, en muchos planes de la llamada gestión del tiempo, se menciona la «matriz de Eisenhower» mediante la que se expone a través de varios cuadrantes lo que es urgente y lo que es importante según se contemple decidir algo, hacer algo, eliminar algo o delegar alguna función. 

Para que quede más o menos claro en la matriz de Eusenhower se plantean cuatro cuadrados: Hacer, Decidir, Delegar o Eliminar, colocándolos en parejas de dos y en este orden. En la parte superior en la columna de la izquierda, se escribe Urgente y en la de la derecha, No urgente. En la parte izquierda marcando la fila de los primeros cuadrados, se escribe Importante y en la parte de los cuadrados de abajo, No importante. De esta manera se puede ver gráficamente que a veces urgente e importante es hacer pero por el contrario, puede que no sea urgente decidir o no sea importante delegar. Por último ni urgente ni importante, es eliminar. No corre prisa. Para eliminar ya habrá tiempo.

A Eisenhower, gran estratega, militar y político, se le atribuye esta frase que vendría a resumir todo el cotarro: “Lo que es importante, rara vez es urgente. Lo que es urgente, rara vez es importante”. Saquen sus propias conclusiones. Pero seamos prácticos: ¿cómo aplicar esta gestión del tiempo con nuestro propio tiempo? Pensemos a qué dedicamos todo nuestro tiempo, nuestros sueños, nuestros movimientos, nuestras relaciones con los demás o nuestro aislamiento… si lo que preferimos es estar solos. Siempre dedicamos tiempo a vivir y se nos olvida que esto es tan urgente como importante. 

Porque en lo que sí coinciden ambos términos es en vivir. Vivir y disfrutar de lo que se vive, es urgente porque lo desatendemos. Porque en momentos de bajón nos olvidamos de que el tiempo pasa y ya no lo podemos volver a recuperar. Pero también vivir y disfrutar de la vida, saborearla, valorarla tal y como llega y como se nos presenta, es importante. Asumir que hay días buenos pero también días malos y que todos suman, es importante para que entendamos que la vida no es una ciencia exacta. Solo el paso de los años es pura matemática. Importante para comprender que no somos eternos. Y urgente para que sepamos y nos pongamos las pilas para disfrutarla de verdad


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
LOS SUICIDIOS EN LOS MENORES
Según el INE en 2019 se producían en España 10 suicidios al...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.