LO DE VINICIUS

Vinicius es, tras Mbappe, el mejor jugador de fútbol del momento. Desde hace meses es, además, protagonista de infinitas polémicas. Es evidente que el joven futbolista brasileño del Real Madrid, a quien atacan de palabra y obra con entusiasmo digno de mejor causa, es un tipo de mecha corta en sus reacciones y no ayuda a atemperar las cosas. Este chico ha conseguido algo hasta la fecha desconocido, que se le insulte en estadios en los que no juegan ni él ni su equipo. Hace pocas semanas se cantó “Vinicius eres un mono” en las inmediaciones de Montjuic en Barcelona y el Metropolitano de Madrid.

Recuerden que el año pasado fueron detenidas cuatro personas la víspera de un Atletico de Madrid-Real Madrid por colgar de un puente de la M-30, como si estuviese ahorcado, un muñeco negro con una camiseta de Vinicius junto a una pancarta que rezaba “Madrid odia al Real”.  Lo de Vinicius comenzó en un Barça-Real Madrid en el Cam Nou de Barcelona en 20221 en el que se le llamó reiteradamente “macaco”. A partir de ahí es habitual escuchar en los estadios “Vinicius eres un mono”, “negro cabrón”, “negro de mierda” y “tonto”.


Cánticos en Osasuna de «Vinicius muérete»

No debe ser fácil hacer cada día tu trabajo con decenas de miles de personas increpándote. Pero esta semana lo sucedido en Pamplona es de traca. Se pudo escuchar perfectamente durante la retransmisión en televisión como multitud de aficionados de Osasuna gritaban reiteradamente “Vinicius muérete”. Al final el brasileño terminó justamente expulsado por protestar al árbitro inadecuadamente.

Y el árbitro, un tal Martínez Munuera, en el acta del partido, refleja la expulsión de Vinicius “por protestar una de mis decisiones”, y en el apartado “Público” escribe “Normal” y en “otras observaciones o ampliaciones”, dice “ninguna”. O sea, que para el árbitro es normal que un estadio grite reiterada y mayoritariamente “muérete” a un jugador. Dudo que lo considerara normal el señor Martínez Munuera si se lo hubieran gritado a él.

Pero la guinda es que, tras denunciar los hechos el Real Madrid a la Federación Española de Fútbol, el Osasuna hizo público ayer un comunicado en el que dice que “el Club Atlético Osasuna desea aclarar que en el partido del pasado sábado no se profirió ningún cántico racista. Asimismo, exigirá una rectificación inmediata a los medios que hayan ofrecido informaciones que no se ajusten a la realidad de los hechos y se querellará contra aquellos que persistan en la falacia. El club no tolerará que se manche la reputación de la afición de Osasuna, que a lo largo de su historia se ha significado precisamente por su postura antiracista”.


Falacia del Club Atlético Osasuna defendiendo a su afición

Sería para reír si no fuera para llorar. En ningún sitio he leído que se profirieran cánticos racistas. Todas las crónicas recogen que se gritó reiterada y masivamente “Vinicius muérete”. ¿De que falacia habla el Club Atlético Osasuna? Recuerdo que en su estadio, durante años, ha sido notoria la presencia en la grada baja del gol sur de un grupo denominado Indar Gorri (Fuerza Roja en español), con simbología y expresiones favorables a la organización terrorista ETA. Quizá por eso ahora el club considera que si hubieran gritado “Vinicius eres un mono” hubiera estado feo pero que gritar “Vinicius muérete” es ejemplar y no merece reproche, incluso merece que el club salga a amenazar con querellas a quien lo cuente.

Esto no va de ser seguidor de un equipo o de otro. Lo de Vinicius es evidente que se ha convertido en una moda en todos los estadios de España. Me es igual que le llamen tonto, macaco, negro de mierda o muérete. Solo falta el grito de “maricón”. No es un problema de racismo, que también.

Nadie se hace racista o violento en un campo de fútbol. Se llega ya así. Llevo 60 años acudiendo a estadios, en ocasiones he proferido algún insulto, lo reconozco y no presumo ni estoy orgulloso de ello, pero jamás he gritado negro de mierda, o muérete a nadie, ni en un estadio ni en ningún otro lugar. Y a Vinicius se le grita incluso, como he explicado, cuando no juega el Real Madrid y él no está en el campo. El que profiere esos gritos en un estadio se expresa de igual modo en su casa o en la calle. Convertir a Vinicius en culpable por sus reacciones, a veces desatinadas, es un disparate. Que un árbitro considere normal que se grite “muérete” a un jugador, sea el que sea, es un disparate. Que no sean sancionado ese árbitro, otro disparate.

Lo de Vinicius, o se ataja y se resuelve o un día algún espectador va a pasar de las palabras a los hechos y va a haber un disgusto. E insisto, no es solo racismo. Cuando en un estadio se grita reiteradamente “muérete” a un jugador, sea negro, blanco o amarillo, el árbitro debe detener el partido y obligar al club a que ordene a la afición que cese en los cánticos, y si no es así, se debe suspender el partido. Y sancionar el club, claro. Por ahora, tras lo de Pamplona, el único sancionado es Vinicius. Y el Club Atlético Osasuna defiende a su afición. Muy bonito todo. Y muy progresista.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
EL AYUNTAMIENTO FUERZA AL DUEÑO DEL «LAKET» A CERRAR EL BAR
El Ayuntamiento de Astigarraga, gobernado por EH Bildu, no cesa en su...
Read More
Join the Conversation

1 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.