LO DE FIGO Y LO DE LA MORENA

Vaya por delante que en la histórica batalla radiofónica-deportiva entre José Ramón de la Morena y José María García siempre estuve del lado de García. A quien considero un formidable periodista y que además es un amigo al que tengo ley y con quien he librado duras batallas. Y pese a ello hasta la pasada semana respeté mucho a de la Morena por su trabajo profesional. La pasada semana vi el documental de Netflix sobre el fichaje de Luis Figo por Florentino Pérez en plena campaña electoral para la presidencia del Real Madrid.

Para quienes no conozcan el asunto, el fichaje de Luis Figo fue decisivo para que Florentino Pérez llegara a la presidencia del Real Madrid. Desde su despacho de capo de la constructora ACS lleva años manejando los hilos del fútbol. Y se ha convertido sin duda en un personaje esencial para conocer el mundo del fútbol de finales del siglo XX e inicios del XXI. No cuenta el documental de dónde sacó la pasta Pérez para la operación. (A Figo le pagó el Real Madrid, no Pérez). Pero la campaña, el trabajo de celestino de Paulo Futre y los demás no sabemos cómo lo pagó.

Conocía la historia, excepto un detalle. Me asombra la tranquilidad con que de la Morena cuenta en el documental cómo decidió adelantar la noticia en un informativo de media tarde de la cadena SER. Porque temía que se la madrugaran antes de iniciar su programa nocturno. Y cómo explica con asombrosa serenidad que decidió inventarse que Florentino, si ganaba las elecciones y no traía a Figo, se comprometía a pagar las cuotas de los abonos de todos los abonados del Real Madrid. Lo cual era mentira. No se inmuta.

Un periodista relevante con salario multimillonario relatando impertérrito que se inventó una noticia. Que abrió un informativo de la SER contando algo que sabía que era falso. Quizá ahí comenzó una escuela en esa cadena de radio entonces de Polanco, Jesús del gran poder, de la que fue ejemplar discípulo Ferreras Más Periodismo, el de las tres capas de calzoncillos con explosivos el 11-M. O el de que Acebes sería el candidato del PP a las elecciones, con Florentino como fuente de información, en aquellas elecciones en las que Aznar designó a Mariano Rajoy, “se fuere Luis, mañana te llamo”. Da miedo pensar que de la Morena tiene una escuela ahora en la que hace un aparente buen trabajo con niños que aspiran a ser futbolistas. Con esos principios morales no sé qué les enseñará.

Después Florentino, a quien la mentira de de la Morena le pareció una buena e ingeniosa idea, salió y dijo que los abonos no. Que lo que pagaría si ganaba y no traía a Figo eran las cuotas de socio. Claro, los abonos serían una pasta, y bastante iba a pagarle el Madrid a Figo y al artífice de la operación, que fue Paulo Futre, “el portugués”. Enseña del Atlético de Madrid que se llevó millón y medio de euros.


Figo: batallas por futbolistas con condena de por medio

Visto lo visto y conociendo el paño me malicio que el periodista trincara algo del asunto. Tenebroso episodio en el que una estrella de la comunicación relata a toro pasado como se inventó una noticia, y aquí no pasa nada. Llevo más de 40 años ejerciendo el periodismo y no alcanzo a comprender como un profesional puede inventarse una noticia y darle vía libre. No me entra en la cabeza.

No lo concibo como posible. He cometido mil errores, los cometo cada día. Pero jamás se me ha pasado por la cabeza la posibilidad de inventarme una noticia y contarles a ustedes algo sabiendo que es falso. Pero la verdad es que me encaja y me temo que De la Morena tuvo escuela también en esa SER al servicio del poder de entonces. Como hoy lo está al de ahora, llevándoselo crudo a cambio de hacer periodismo de rodilleras, o sea, la antítesis del periodismo.

Esa SER que junto a González y en compañía de otros se planificó y ejecutó el antenicidio: la liquidación de Antena 3 de Radio, su competencia. Entonces, algunos acudimos a los tribunales denunciando la tropelía. El Tribunal Supremo nos dio la razón y los gobiernos de González y Aznar jamás ejecutaron la sentencia, y la SER siguió a lo suyo, que a la vista de lo narrado por la que era su estrella era inventarse noticias. Y si la estrella actuaba de ese modo que harían los meritorios visto el ejemplo. En esa casa se curtieron Ferreras, Pastor y muchos más.

Escrito esto, el documental, para quienes no conozcan la historia y les guste el fútbol, es entretenido e interesante. Valdano explica bien cómo el amor que se sentía en Barcelona hacia Luis Figo se convirtió en odio africano. Vaya usted a saber si el acoso a Figo, cabeza de cerdo y botella de whisky incluidas, no fue un entrenamiento de posteriores acosos civiles a quienes no estaban en ese procés delirante que ha llevado al exilio a tantos.

La verdad es que Figo jugó sucio con el Barça. No quería irse al Madrid, pero el millón y medio que pillaba Futre llevó a “el portugués” a convencer a su compatriota para que traicionara al Barça y engañara a Joan Gaspart. De La Morena, además de revelar su mentira, evidencia en el documental su peligrosa proximidad con Pérez, a quien acusaba de no sacar los dientes en un “estanque de pirañas. Tenía la mandíbula de cristal en un mundo en el que cualquiera llevaba una ametralladora de tambor bajo la gabardina. Me decía que en el mundo de la empresa, y tal… pero no, esto no era el mundo de la empresa”. Capito José Ramón de la Morena. La Cosa Nostra, y tu uno de los capos que manejaba los hilos desde la SER.

Pérez ya tenía antecedentes pues en las anteriores elecciones maniobró muy sucio para evitar que el candidato Santiago Gómez Pintado obtuviera el aval bancario necesario para presentarse. Más tarde manejó con ahínco a otros medios para acabar con Ramón Calderón, de cuya junta directiva formé parte, con la ayuda también de periodistas relevantes que se inventaron noticias y publicaron falsedades a sabiendas.

Y hay dos condenas firmes sobre esto de dos tipos que tras ser condenados abandonaron su medio, El Mundo, para fichar por el Real Madrid. O sea, que Pérez pagó los servicios prestados a sus sicarios con el dinero de los socios del Real Madrid. A uno de ellos, calvo y casi siempre con gorro de lana lo ven con frecuencia en la tele. Porque es jefe de prensa del primer equipo y ocupa lugar cerca del banquillo. El otro maneja Real Madrid TV. Pirañas, de la Morena, y tiburones, y ratas de cloaca.

¿Y por qué, además de por la pasta que se llevó, claro, Paulo Futre fue intermediario clave en este fichaje, se preguntarán? Pues porque era el gran ídolo de Figo y quien podía trabajarse la parte emocional del asunto. Futre cuenta también como una noche en el despacho de Pérez en ACS, simuló que hablaba con el representante de Figo, un pájaro llamado José Manuel Veiga. O sea, un documental en el que salen a relucir mentiras confesadas por sus autores sin vergüenza alguna. Dicen que el mundo del fútbol es así. No, así son las personas, algunas personas. Estas personas o personajes a los que les da igual ocho que ochenta mientras ganen ellos, carentes de principios o de moral, dispuestos a todo para lograr sus objetivos. Ahora entiendo que de la Morena fuera periodista de cámara de Pérez. No se me ocurre nada más repugnante. O sí.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
LA TRAMOYA DE LOS INDULTOS E IVÁN REDONDO EN LOS PAPELES DE BÁRCENAS
Pedro Sánchez lleva tiempo preparándonos para conceder el indulto a los golpistas...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.