LAS CAUSAS INVISIBLES DEL SILENCIO EN LAS VÍCTIMAS DE ABUSO

¿Qué misteriosas fuerzas invisibles pueden mantener a las víctimas de abuso prisioneras en un doloroso y desgarrador silencio?¿Cuáles son las razones por las que las niñas agredidas sexualmente por su padre, abuelo, hermano mayor, profesor, entrenador, compañero u otra persona cercana, y en menor medida por desconocidos, no buscan ayuda, ni siquiera de su propia madre?

¿Cuáles podrían ser las causas que llevan a adolescentes y jóvenes que han sufrido abusos y agresiones sexuales por parte de un fotógrafo a regresar a las sesiones fotográficas, una y otra vez? Esta inquietante interrogante surge a algunos espectadores al contemplar el documental «En el nombre de ellas«. Documental dirigido magistralmente por Eduardo Mendoza, originado con valentía por la productora Sr Mono y disponible en la plataforma Netflix España. ¿Por qué volvían las chicas al estudio? ¿Por qué no solicitaban ayuda? 

En un intento por esclarecer estos complejos silencios, abordaré estas cuestiones desde la perspectiva de la psicología y de la neuropsicología. En concreto del comportamiento del agresor y de las reacciones en el sistema nervioso de las víctimas. Para comprender mejor cómo reaccionan las víctimas, es esencial conocer la psicología del agresor. Debemos recordar que los agresores sexuales son expertos en su campo. Por lo tanto, es interesante explorar cómo se comportan para mantener a sus víctimas en silencio. Provocan sentimientos de intenso miedo, angustiosa culpa y profunda vergüenza en las personas afectadas.


El agresor bloquea a las víctimas y las paraliza

Con el propósito de alcanzar su objetivo, progresa de manera lenta y sigilosa, aumentando gradualmente el nivel de agresión, hasta tener sometida a su “presa”. Esta forma de actuar produce una enorme confusión en la víctima y la imposibilidad de reaccionar debido al bloqueo y la parálisis que experimenta. Con frecuencia suele manipular y amenazar para mantenerlas en silencio. Puede advertirles que nadie las creerá, que serán castigadas si cuentan lo que ha ocurrido. Incluso también atemorizarlas con que harán daño a alguien de su familia si revelan la verdad. A las más pequeñas pueden ofrecerles regalos y asegurarles que es un juego secreto compartido entre ambos que nunca deben descubrir. De forma simultánea, en la víctima se pueden ir produciendo cambios neuropsicológicos.

Cuando ocurre algo extremadamente impactante, como el abuso, el cerebro reacciona y se altera de una manera que puede llegar a dejar una huella duradera en su funcionamiento. Nuestro cerebro tiene una parte llamada sistema límbico, que es considerado el «centro emocional«. Este sistema es clave para sentir y recordar nuestras experiencias. Cuando estamos muy estresados, el cerebro libera muchas hormonas de estrés que afectan y dificultan ese centro emocional. Esto puede causar a menudo problemas graves que bloquean para hablar sobre las experiencias traumáticas vividas. 

El angustioso drama y las alteraciones en el sistema nervioso no se limitan únicamente a esos momentos desgarradores, pueden dar lugar a múltiples trastornos emocionales y de la memoria a lo largo de toda la vida de las víctimas que afectan negativamente tanto a su bienestar físico como mental. Unamos esfuerzos para promover un ambiente de comprensión y apoyo hacia las víctimas, y preparémonos para respaldarlas en su duro y largo proceso de recuperación.

* Este artículo está dedicado, con profundo reconocimiento, a las chicas que forman parte del grupo de terapia on line de la Asociación Con.Ciencia. 


Tags from the story
, ,
More from Margarita Ortiz-Tallo
CONOCER NUESTRO ORIGEN FAMILIAR
¿Es importante poder tener información sobre nuestros antepasados para comprender nuestra historia familiar y...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.