LA QUE SE VIENE CON PUMPIDO SALVANDO A LOS CORRUPTOS DE LOS ERE

El PP ganó las elecciones europeas. Sánchez es una máquina de generar fango y de perder elecciones. No gana una. El PP superó al partido de Begoña por cuatro puntos y dos escaños. Y, respecto de las europeas de 2019 aumentó la diferencia en 14 puntos y 9 escaños más. Es un triunfo claro del PP, pero por debajo de sus propias expectativas. El PSOE resistió a costa del batacazo de Sumar y Podemos. Aunque estos últimos han logrado su objetivo, que era que Irene Montero obtuviera escaño para no desaparecer y tener que trabajar en la taberna Garibaldi.


La campaña del PSOE es infame y machista

La campaña del PSOE ha sido inenarrable, infame y de un machismo insoportable nunca visto. Jamás un líder político había utilizado a su mujer para obtener beneficio electoral. Sánchez, que no deja hablar a su amada Begoña, que bien podría salir a explicar los presuntos delitos que la cercan, utilizó a su señora. A la que Pachi de Portugalete llegó a llamar presidenta. Y, la exhibió en un mitin en Benalmádena en el que se distribuyeron pulseras con el lema  “Free Bego” y “Bego love”. Que aman a Bego como el puto amo está claro.

Lo de “Free Bego” no se si es porque tienen claro que puede ingresar en Soto del Real o Brieva, y se van preparando. Las veremos también en la puerta de la Plaza de Castilla cuando comparezca a declarar ante el juez. No creo que Sánchez se lo prohíba y trate de declarar él.

Pero en ese mitin, en el que la candidata Teresa Ribera bailaba al más puro estilo Miguel Iceta y Chiqui Montero aplaudía desatada a Begoña con las manos con los dedos extendidos. Y con sus habituales brincos espasmódicos cuando se trata de jalear al puto amo, en ese mitin, digo, ocurrió algo que podría ser gravísimo aunque ha pasado desapercibido.

Mientras la peña gritaba “Begoña, Begoña”, el puto amo dejó de hablar del fascismo, los pseudomedios y el fango y habló de la ex ministra sociata y ex consejera de Hacienda de Andalucía, Magdalena Alvarez. Conocida como Maleni, con estas palabras, casi literales: “Compañeras y compañeros, no soy el único presidente socialista que ha sido objeto de un ataque como este. Aquí está también Magdalena Alvarez, que sufrió el vil ataque de la derecha extrema y la extrema derecha”. Maleni no fue presidenta, pero mandó mucho en la Andalucía corrupta hasta el tuétano como consejera de Hacienda, como Chiqui la de los brincos enloquecidos.

Maleni se levantó a saludar y el personal enloqueció con una ovación atronadora a una señora que fue condenada por la Audiencia Provincial de Sevilla a 9 años de inhabilitación para cargo público electo o de designación en cualquier Administración Pública por un delito de prevaricación continuada por “disponer de los fondos sin control alguno y al margen de cualquier criterio reglado”. Era consejera de Hacienda del gobierno socialista andaluz que se llevó el dinero de los ERE de Andalucía en el mayor escándalo de corrupción conocido en España. El dinero llegado de Europa para los parados que ellos se gastaron en repartirlo entre los amigos, en putas y en cocaína. Trincaron billetes, recuerden, “como para asar una vaca”.


Pumpido y el escándalo que evidencia el nivel de la democracia española

Me dicen que no la aplaudían por corrupta sino porque entendieron el mensaje de Sánchez. Me cuentan personas que conocen el asunto que Sánchez ha sido informado por Cándido Conde Pumpido de que en una semana se hará pública la sentencia del Constitucional que salvará los muebles de los condenados por los ERE, en contra del criterio del Tribunal Supremo que ratificó la sentencia de la Audiencia de Sevilla. 

¿Fango? ¿Jueces corruptos y fascistas? Que el presidente del Ejecutivo conozca el fallo de una sentencia del Tribunal Constitucional, por más que sepamos quien es su presidente, Cándido Conde Pumpido, es un escándalo más que evidencia el nivel de la democracia española. Este Gobierno de Begoña Gómez no ha sido capaz de sacar los Presupuestos Generales del Estado, pero si la insultante Ley de Amnistía.

Ah, y en su segunda epístola a los tuiteros, el marido de la imputada Begoña Gómez se sacó de la manga que hay una regla no escrita de que los jueces no dicten resoluciones que puedan afectar a candidatos a elecciones y puedan condicionar una campaña electoral. Primero, si existiera ese pacto sería un delito. Además, no existe. Cuando Garzón empaquetó a Bárcenas en vísperas de unas elecciones autonómicas no salió el marido de Begoña a protestar. Ni la Constitución, ni la Ley Orgánica del Poder Judicial, ni la Ley Orgánica de Régimen Electoral General obligan a un juez a parar una causa.

Los jueces siguen sus instrucciones cualquier día del año siguiendo lo que dice el artículo 201 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dispone que “todos los días y horas del año serán hábiles para la instrucción de las causas criminales, sin necesidad de habilitación especial”. Ese pacto del que habla el marido de la imputada Begoña no existe, y si existiera, quienes lo alcanzaran habrían delinquido. Pero ya se sabe que el marido de la imputada es un ignorante profundo de muchas cosas, sobre todo de las leyes, no sabe diferenciar un código de una ley, y, en cualquier caso, él se pasa las leyes por el forro, como ha acreditado sobradamente.


Un actor nuevo en las elecciones generales

En democracia existen algunas normas no escritas. Sí, por ejemplo, no negociar investiduras con prófugos de la Justicia, no modificar el Código Penal por mandato de condenados que te dan sus votos, no conceder amnistías inconstitucionales redactadas por los beneficiarios de la misma. O que las parejas de quien preside el Gobierno no practiquen actividades privadas que originen conflictos de intereses, sean delito o no lo sean.

En su epístola, el marido de la imputada ataca al juez Peinado, instructor de la causa penal contra su señora. Sostiene que su señoría es parte de la coalición de extrema derecha que quiere derrocarle. Y reitera que la oposición trata de ganar en los tribunales lo que no gana en las urnas, cuando en lo que estaba el marido de la imputada era en tratar de cerrar en las urnas una causa abierta en un juzgado de instrucción. Empresa en la que también ha fracasado.

Es cierto lo que escribió en su vomitiva epístola de que sus adversarios atacan a Begoña porque es su amada esposa. Si Begoña no fuera la señora de Sánchez no le habrían regalado una cátedra, los consejeros delegados de esas empresas ni le habrían cogido el teléfono. Las empresas no le habrían regalado un software y sus recomendaciones no habrían servido para nada. Lo que logró hacer, el pastón que levantó, fue por ser la esposa del presidente del Gobierno.

Lo más grave del caso de Begoña es el comportamiento de su marido. No respeta los procedimientos judiciales, ataca y ordena a sus esbirros atacar al juez instructor. Y denuncia una inexistente conspiración para sacarle del poder en la que trabajan juntos los partidos de la oposición, el Poder Judicial y los medios de comunicación. Por no saber no sabe ni lo que es el Poder Judicial.

Y, para terminar, respecto a las elecciones de ayer, ojo a la gran sorpresa. El antisistema Alvise Pérez, que con “Se acabó la fiesta”, ha logrado 800.763 votos. Lo que supone un 4,59 % y tres eurodiputados, a 10.000 votos de Sumar. Y claramente por encima de Podemos, Junts, PNV o los desaparecidos Ciudadanos. Un actor nuevo a tener en cuenta de cara a las próximas elecciones generales. Si repitiera resultados en las generales podría hasta tener grupo propio en el Congreso de los Diputados. Ahora atentos a Conde Pumpido. Porque sería muy gordo. Pero como ya sabemos, aquí nunca pasa nada, hasta que pasa, claro.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
DE MANOS LIMPIAS A MANOS SUCIAS
El pasado viernes se conoció la condena a Miguel Bernad, secretario general...
Read More
Join the Conversation

1 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.