LA MUJER RURAL HA CAMBIADO

Sobra decir que las mujeres han cambiado en las últimas décadas. En general. Y mucho se habla de todo esto pero poco se atiende a las mujeres rurales. Como si en ellas todas esas aspiraciones no existiesen o todos esos cambios no se encontraran también en ebullición para ellas. De hecho, la mujer rural ha evolucionado en los últimos 20 años pero no la mirada que se tiene sobre ella. Porque hoy se habla del empoderamiento femenino, del auge de movimientos feministas y de la lucha de las mujeres por romper los llamados techos de cristal para conseguir igualarse al género masculino. A nivel laboral, se entiende. Aunque también a nivel social. Además, las mujeres ya no sueñan con crecer, casarse, reproducirse y morirse. Sino que algunas aspiran a algo diferente: formarse, crecer, viajar, es decir, enriquecimiento personal donde los haya.

Y esto ocurre también en la mujer rural. Aunque no se tenga consciencia de ello. Esto es así porque cuando se habla de la España vaciada el inconsciente nos lleva a imaginarnos viejas casas empedradas. Calles en las que el eco propio es el vecino más cercano. Quizá montañas y tal vez también algún que otro valle cuyas montañas separa a estos núcleos poblacionales de las urbes.


Agrupaciones para el apoyo a la mujer rural

Pero en el medio rural hay mucho más. De hecho, en los últimos años, la mujer rural se ha agrupado. Algunas buscarán hacer “tribu”. Otras, una distracción. Pero lo que muchas de ellas desean hacer es fuerza entre todas para conseguir formarse o trabajar. También emprender en un mundo dominado ya no por los hombres, sino por las fuerzas que hacen expulsar a la gente de los pueblos para buscar una vida mejor en la ciudad.

Agrupaciones representadas por entidades como AMFAR llevan varias décadas formando y buscando alternativas funcionales para todas estas mujeres del mundo rural para quienes no existe techo de cristal. Esto es así porque, digamos, toda su casa está hecha de ello. Impulsadas por este ánimo de lucha conjunta, se puso en marcha un movimiento en redes llamado #mujeresruralesenRed cuyo objetivo es la lucha y la unidad de la mujer rural. “Tejiendo una red de esperanza frente a la pandemia del coronavirus”.

Mujeres rurales de todos los perfiles: Laura, Esther, Ana, Teresa… pueden ser cientos los ejemplos de mujeres rurales hoy en día. Ocupadas, desocupadas, con trabajo a media o a jornada completa. Fijas, eventuales o amas de casa. De hecho, son muchos y variados los perfiles de la mujer rural de hoy. Todas tienen en común la percepción de que vivir en el pueblo es vivir con calidad, pero sin un futuro cierto.


Despoblación, el gran problema de la España rural

El medio rural representa cerca del 85% del territorio nacional. Sin embargo, vive en él únicamente el 20% de la población. De hecho, los datos no cuadran y solo pueden explicarse con una palabra: despoblación. Por ello, dicho esto, cabe destacar que el mundo rural español pierde una media de 45.000 habitantes al año. Algunos medios cifran incluso esta pérdida de una manera más gráfica: 5 habitantes por hora. Y éstas son cifras nada halagüeñas. Sobre todo porque la tasa de natalidad en algunos municipios con pérdida poblacional, es prácticamente nula. Así que la despoblación de determinadas zonas de nuestra geografía va irremediablemente en aumento.

Es más, la mayoría de los sectores productivos que se dan en el ámbito rural (agricultura, ganadería, caza, pesca, cooperativismo o turismo, por poner ejemplo de algunos) subsisten cada vez con menos mano de obra. Y es en ellos en los que la mujer tiene mucho que decir. Además, sobre ellos, organizaciones federadas a agrupaciones como AMFAR, ponen cada día su empeño para que la mujer aporte, participe más y se forme y desarrolle para lograr un crecimiento más global. En comunidad.

De hecho, si hay medios, hay desarrollo. Y un personal formado, que sabe qué quiere, qué busca y hacia dónde va, es fundamental para el crecimiento de una zona. Si ocurre en las empresas, ¿por qué no le va a suceder también a la mujer rural?


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
PORNOGRAFÍA INFANTIL TAMBIÉN EN SECTAS
Las sectas encierran muchos lados oscuros que rozan la ilegalidad y se...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

  1. says: ISA

    Susa ,me gusta muchisimo como expresas la realidad , sigue asi , es un lujo leerte y ver la parte mas silenciosa , gracias por darle vida ,muchos besos soi Isa de valencia ya me conoces me falta fisicamente .

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.