LA MAFIA DE SAN SEBASTIÁN SIGUE DANDO COBERTURA A KOTE CABEZUDO

El juez Giovanni Falcone, asesinado por la mafia siciliana, me contaba en la primera entrevista que le hice que interrogando al mafioso Frank Coppola recién detenido le preguntó: “¿Señor Coppola: qué es la mafia? La respuesta fue: Señor juez, tres magistrados pueden ser designados hoy como fiscal general del Estado. Uno es inteligentísimo y con brillante carrera. El segundo goza de enorme prestigio en la carrera. Y el tercero es un cretino sin mérito alguno que goza del apoyo del partido en el Gobierno. Será éste ultimo quien sea designado para el puesto. Eso es la mafia”.

También me explicó que la mafia puede parecer que está parada, inactiva, pero que “no deja de trabajar un solo día”. En San Sebastián el pasado miércoles 17 de noviembre de nuevo la mafia donostiarra reapareció para dejar claro que sigue prestando cobertura a Kote Cabezudo. El miércoles debía celebrarse un juicio contra el fotógrafo acusado de gravísimos delitos sexuales. Esta vez por haber falsificado la firma de la madre de una de sus víctimas autorizando las sesiones. Dos peritos habían concluido en un informe de 46 páginas incorporado a la causa que la firma de la madre de la menor que figuraba en los contratos aportados en realidad fue efectuada por Kote Cabezudo.

El informe en su conclusión quinta decía literalmente: “Las firmas de X:X (la madre de la víctima) contenidas en el folio 991 de la evidencia dubitada DUBI 2, concretamente “firma del padre o tutor legal”, están realizadas por José Juan Cabezudo Zabala. Autor del acta de redacción de cuerpo de escritura, evidencia indubitada C.E. 2”. 

Conclusión 5ª del informe de la policía científica que incrimina a Kote Cabezudo

El informe estaba firmado por dos Ertzainas como peritos judiciales. Uno de los firmantes se jubiló hace meses y solicitó a la magistrada ser sustituido. Esto le fue admitido sin permitir a las partes personadas en el proceso que pudieran oponerse a ello. Se dictó una resolución en la que admitía la retirada del perito y a la vez daba traslado a las partes personadas en la causa sin permitirles oponerse.


La mafia y la Ertzaintza

La magistrada Arantzazu Brizuela San Emeterio, titular del Juzgado de lo Penal nº 5 de San Sebastián, es quien juzga este caso. Pero además esta magistrada es la que tiene pendiente dictar sentencia para resolver la demanda por derecho al honor que su colega Ana Isabel Pérez Asenjo (apartada del Caso Kote Cabezudo por no cumplir con su deber de perseguir los delitos), interpuso contra el abogado de las víctimas, Mario Díez Fernández, en la que le pide 60.000 euros.

Bien, pues el pasado miércoles se produjo el penúltimo escándalo judicial en relación con Kote Cabezudo. Antes de iniciarse el juicio las partes fueron informadas por la magistrada Arantzazu Brizuela de que el día antes por la tarde se había recibido una llamada telefónica en el juzgado de alguien que decía ser uno de los peritos que firmó el informe sobre la falsificación de la firma (técnicos nº prof. 3121 y nº prof. 5614). Y solicitó que fuera retirado el punto 5 del informe. Además comunicó que no acudiría al juicio.

Firma de los peritos que alcanzaron la conclusión 5ª del informe

La magistrada decidió suspender la vista. El Ministerio Fiscal solicitaba una pena de prisión de 5 meses por aportación a juicio de un documento falso, ya que el delito de falsedad documental que podría suponer hasta 5 años de prisión, estaría prescrito. Quienes se ocupan de dar cobertura a Kote Cabezudo podrían estar interesados en que no acumule más condenas antes de que se celebre el juicio principal de la causa ya que su prisión preventiva cumple en mayo del año próximo su límite máximo y aún no se ha señalado la fecha para el juicio. 

En primer lugar resulta insólito que el Juzgado admita una llamada telefónica en la que no se puede confirmar la identidad del comunicante. Porque podía ser efectivamente el perito pero del mismo modo podría ser el mismo Kote Cabezudo desde la prisión. Incluso cualquier otra de las personas que protegen al violador desde que se inició la investigación. Es evidente que la jueza no puede retirar el punto 5 del informe, ni ningún otro, por una llamada telefónica ni por ninguna otra causa. Y además tendrá que celebrar el juicio citando a los peritos con advertencia de que, si no comparecen, se les trasladará por la fuerza pública, como se hace con cualquier otro ciudadano. Una vez en el juicio los peritos podrán decir lo que estimen conveniente, por supuesto.

Pero no cabe duda de que si pretenden retirar ahora, cuatro años después de elaborado el informe, un punto del mismo, deberán explicar si prevaricaron cuando lo elaboraron, afirmando que indubitadamente la firma de la madre de la víctima fue falsificada por Kote Cabezudo. O lo hacen al retirar esa afirmación. Es decir, que prevaricaron cuando acusaron a un inocente o lo harían ahora al retirar la acusación contra un culpable entonces indubitado. Estamos a la espera de ver que resuelve su señoría Arantzazu Brizuela. Y no les quepa duda de que les informaremos de los nombres y apellidos de estos dos peritos de la Ertzaintza.


Silencio de todos los medios de comunicación pero no en It Magazine

En It Magazine saben ustedes que nadie va a impedir bajo ningún concepto que cumplamos con nuestra obligación de informarles de todo lo que suceda con el Caso Kote Cabezudo. Han silenciado a la inmensa mayoría de los medios de comunicación de toda España pero con nosotros no van a poder hacerlo. Como siempre les digo, este es el penúltimo escándalo del caso porque habrá más, no lo duden. Aunque tampoco duden de que nosotros nos enteraremos y se lo contaremos. 

Supongo que estarán conmigo en que este penúltimo escándalo entra en el top 10 de los escándalos de este caso. Son innumerables e insuperables porque esta mafia de San Sebastián como todas las mafias, cuentan con la omertá, la ley del silencio. Actúan impunemente porque sus tentáculos llegan a la Justicia, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la prensa y a todos los rincones. No contaban con nosotros que no vamos a dejar de cumplir con nuestra obligación de investigar, contrastar e informarles a ustedes de todas sus tropelías. Lo cierto es que se superan cada día generando hechos insólitos como el del pasado miércoles.

A ver la señora Brizuela qué resuelve ahora, una vez que ha tragado ya con tener que suspender el juicio por ausencia de un perito tras una llamada telefónica. Es evidente que legalmente no cabe la posibilidad de que sea retirado ningún punto de ese informe de 48 páginas. En este informe se establece indubitadamente después de un prolijo trabajo pericial que la firma de la madre de la víctima en realidad estaba hecha por el propio Kote Cabezudo.

Estaremos muy atentos a lo que suceda para informarles puntualmente. No publicar una información cuando la tenemos y sabemos que es cierta sería como no salvar a un hombre que se estuviera ahogando o como no decir la verdad. No publicarla sería una renuncia que marcaría para siempre nuestra reputación profesional y moral. Tal y como está marcada la de todos los que llevan años callando sobre el Caso Kote Cabezudo cuando disponen de la información como nosotros.

En esta casa tenemos muy claro que hay que plantar cara al poder denunciando sus abusos. Porque es sabido que se empieza a ser perseguido por denunciar al poder y si no hay alguien que les plante cara, al final el poder termina persiguiéndote tan solo por alabarle con insuficiente entusiasmo. Un buen periodista lo único que hace es informarse, enterarse, verificar, escribir y publicar por encima de cualquier presión. Siempre he dicho que nada me hace comprometerme con una historia como que alguien pretenda que se oculte o como saber que me están mintiendo. Como escribió Ben Bradlee, director del Washington Post: “puedo plantear la misma pregunta a cincuenta personas, o puedo plantear a la misma persona cincuenta veces la misma pregunta si tengo motivos para pensar que se me oculta información o se pretende que no publique una historia cierta”.

Los periodistas nos ocupamos de dar diariamente pequeños bocados a una fruta cuyo tamaño desconocemos. Puede llevar decenas de bocados descubrir que se trata de una manzana. Pueden ser necesarios decenas de más bocados antes de tener una verdadera idea de lo grande que es la manzana. La mafia que posibilitó que Kote Cabezudo abusara sexualmente de decenas de mujeres y niñas en San Sebastián durante treinta años y que ahora le protege, puede tener claro que con nosotros no caben componendas. Y no tiene posibilidad alguna de evitar que hagamos nuestro trabajo. Si piensan que van a poder callarnos, como Dante a las puertas del infierno, que pierdan toda esperanza.


Y además…

*Un ex ministro dijo el otro día en la televisión: “No vas a frenar el contagio por el hecho de que pidas el pasaporte Covid porque el que está vacunado también puede transmitirlo. La idea del pasaporte Covid es hacerles la vida imposible a los que no se quieren vacunar”. Y Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, reclamó con tono de dictadorzuelo y gesto adusto: “hay que vacunar a la gente por la buenas o por las malas, por lo civil o por lo militar”. Personajes como estos están generando enfrentamiento social. Están jugando con el miedo y la inseguridad de muchos para generar conductas gregarias. Tratan de extender el pánico para que el personal se arrodille ante los que mandan y que triunfe de nuevo el tragacionismo.

Están fomentando algo tan peligroso con el linchamiento de los disidentes. Revilla debiera explicar como pretende vacunar “por las malas” a la gente y como quiere que se haga “por lo militar”. En sus habituales comparecencias en Mediaset o en La Sexta no se lo van a preguntar porque allí solo le llevan a que haga propaganda y a reírle las gracias, genuflexos, ejerciendo el periodismo con rodilleras.


*Les recomiendo que no dejen de leer el nuevo libro de Javier Menéndez Flores “Madrid si fue una fiesta. La movida de la A a la Z”. Javier conoce el asunto y vivió la movida desde dentro. Sabe de lo que escribe y nos deja un diccionario de las gentes, los eventos y los locales de la época. Está escrito con la brillantez habitual de su prosa, y salpimentado con fotos preciosas. O sea, que nos deja con su libro una obra de arte más que sumar a sus anteriores obras. Un libro informativo y entretenido sobre nuestra historia por el que pasan todos los que fueron y estuvieron.

A mí me ha hecho viajar a esos años donde compartimos tantas horas de calle, barra y música golfos, cultos, poetas y perros callejeros de todos los colores con el alcalde Tierno al loro. Otro libro majestuoso de Javier Fernández Flores que siempre lo borda.


*Se nos ha ido Antonio Escohotado. Le conocí en 1983 en la cárcel de Ibiza, donde acudí a entrevistarle, después de que la Policía le tendiera una trampa infame e ilegal. Ya se había instalado en la isla. Ya vivía descalzo y transitaba por todos los excesos, por encima de todos el de la inteligencia y la insumisión. Antonio, el hombre más libre que jamás he conocido fue perseguido también y depurado en la Universidad. Tradujo obras cumbre y nos ha dejado una formidable historia del comunismo en “Los enemigos del comercio”. Y una “Historia general de las drogas” de imprescindible lectura.

En una entrevista con Antonio Lucas dejó dicho: “De la piel para dentro empieza mi exclusiva jurisdicción. Elijo yo aquello que puede o no cruzar esa frontera. Soy un estado soberano y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas que los confines políticos de cualquier país. No merece llamarse sociedad civil aquella donde no cundan el espíritu crítico y el derecho a la extravagancia”.

Y así vivió coherente. Coherencia máxima entre lo que pensaba, lo que decía y lo que hacía. Decidió ser libre y lo fue asumiendo los peligros y consciente de que el debate verdadero no es el debate izquierda-derecha sino el debate entre libertad y autoritarismo. Ha muerto con los 80 años más vivos que he conocido. Con 80 años ejemplares de verdad. Le vamos a echar de menos los que amamos la libertad y luchamos siempre contra el autoritarismo. Y le citaremos siempre como referencia y ejemplo de hombre que jamás se arrodilló. Al final le decían que se había vuelto “de derechas”. Me descojono. Pero claro, ninguno de ellos le conocía ni le había leído o escuchado. Hacedlo ahora, estáis a tiempo.

Antonio Escohotado y Melchor Miralles. Cárcel de Ibiza. 1983.

Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
EL JUICIO FEMINISTA CONTRA LA VIOLENCIA PRESIDIDO POR UN MALTRATADOR
El caso de Rocío Carrasco Jurado, Rociito, y su show en Telecinco...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.