¿HASTA QUÉ PUNTO SE CONSIDERA MALTRATO ANIMAL?

El maltrato animal es uno de los temas más tratados después de la preocupación climática que fomentan los medios de comunicación. Sin ir más lejos, en una entrevista de calle, una señora que prestó su opinión al micrófono comentó que estaba aprendiendo a montar a caballo para no tener que utilizar el coche, algo que choca con la lógica vegana y pro animalista, pues estos colectivos denuncian que la monta es una forma de maltrato animal. Sin embargo, hay quien opina que eso es una exageración… Con este artículo queremos fomentar el debate en It-Magazine, invitando a nuestros lectores a reflexionar y a expresarse desde el respeto.

Partimos de la base de que el maltrato animal comprende comportamientos que causan dolor innecesario o estrés al animal. Que un veterinario ponga una vacuna a un caballo no es maltrato animal, puesto que estaríamos hablando de un profesional realizando un acto necesario para el bienestar del rocín. Pero prender fuego a un animal sí es maltrato.

Privar a un animal de comer o beber es maltrato, salvo que un profesional estipule que deba estar en ayunas por motivos de salud. De esta forma, nos encontramos con varios tipos de violencia animal: mantenerlos en instalaciones inadecuadas en función de sus necesidades, descuidando su higiene y salud, golpeándolos, mutilándolos por razones estéticas o caprichos del dueño, o torturándoles por diversión, como el caso de algunos youtubers que grababan para Internet vídeos gastando bromas violentas a sus mascotas, o matándolos directamente.


Animales a nuestro servicio: ¿apología al maltrato?

Las corridas de toros, el hostigamiento del oso, las peleas de perros o gallos y el ahorcamiento de los perros de presa cuando éstos dejan de ser útiles a sus dueños, son una manera de maltrato que sólo incentivan hacer de la tortura y la crueldad un negocio o práctica normalizada. Uno de los argumentos más utilizados para justificar algunos de estos actos, son el rechazo por humanizar a los animales y la idea de que animales como el toro bravo son criados para las corridas. Las batallas caninas son, según opiniones, una necesidad para fomentar su instinto protector hacia sus dueños cuando sean adoptados o comprados.

El circo también se ha considerado una forma de violencia contra los animales por el grado de estrés que han de reprimir, no sólo por los focos, el ruido y las aglomeraciones, sino por las formas de entrenamiento a las que son sometidos. La tauromaquia, por su parte, ha conseguido dividir a la población española en dos bandos: quienes consideran que es parte de la cultura ibérica, y quienes lo ven como una aberración.

En lo que se refiere a los zoos, muchas personas han clamado por su total cierre. No obstante, estos recintos guardan un punto a favor –siempre y cuando velen escrupulosamente por el bienestar de los animales-, y es que para muchas especies, la cautividad es la única forma de evitar la extinción. Sobre la experimentación animal, doctores como Elias Zerhouni consideró que había sido un error testar en ellos.

Nos hemos alejado del estudio de las enfermedades humanas en los humanos. (…) Todos nos cegamos, yo incluido. (…) El problema es que [las pruebas en animales] no han funcionado, y es hora de dejar de bailar alrededor del problema. (…) Necesitamos reenfocarnos y adaptar nuevas metodologías para su aplicación en humanos a fin de comprender la biología de la enfermedad en los humanos.

Dr. Elias Zerhouni

Muchos científicos han empezado a desarrollar y usar métodos para estudiar enfermedades y probar productos relevantes para la salud humana. Estas alternativas a las pruebas en animales incluye el uso de células y tejidos humanos (también conocidas como métodos in vitro), técnicas avanzadas de modelado informático (a menudo denominadas modelos in silico) y estudios con voluntarios humanos.

Maltrato animal: acto cruel que genera sufrimiento innecesario
El maltrato animal es un acto cruel que genera sufrimiento innecesario

La alimentación supone un punto controvertido en el tema del maltrato animal. Hace unas semanas se viralizó un vídeo publicado por Almas Veganas, explicando –desde la postura de la ideología de género- cómo el veganismo es una alternativa a la explotación animal cuando éstos se encuentran hacinados en salas de cría y jaulas para su preparación previa al consumo humano y los mataderos. Paralelamente, en Nueva York se prohibió la venta de foie gras.

La imagen de relacionar la palabra “mascota” con “objeto” no es algo visto en el ámbito social, también hay un mercado detrás de ello. Así, hay tiendas que regalan pollitos de colores, artificialmente tintados con productos que podrían ser dañinos. La compraventa de animales en criaderos también genera una sobreexplotación sexual a las hembras de la raza pertinente, ya que deben dar a luz de manera constante a cachorros (perros, gatos, hámsters etc) para su salida en tienda.


Leyes a favor de los animales: un máximo de sacrificio

Conforme ha ido pasando el tiempo, la Sociedad ha parecido concienciarse en lo que serían los límites de violencia hacia los animales. De esta forma, a partir del siglo XVII se empiezan a ver las primeras leyes para la protección animal, redactadas en numerosos países. El parlamento de Reino Unido promulgó la Ley de Crueldad contra los Animales de 1835 con la que quedaban prohibidos diversos espectáculos con animales como toros y perros.

Dependiendo la cultura, ciertos territorios tienen determinadas leyes. En Perú, se prohíbe la “tenencia, caza, captura, crianza, compra y venta para el consumo humano de especies animales no definidas como animales de granja” y las peleas de animales tanto domésticos como silvestres, en lugares públicos o privados. Sin embargo, esta normativa no es aplicable a corridas de toros y peleas de gallos. Pero en Costa Rica, estas batallas se han ilegalizado desde 1922, aunque se tiene por contravención y, por ende, castigado con multas y no con cárcel. En Argentina sí son ilegales las corridas de toros, todo lo contrario en España –país en el cual siguen en vigor, pero no en todas las Comunidades Autónomas-. Sin embargo, en la Península Ibérica aún siguen celebrándose “las vaquillas” para fiestas, como en Zaragoza durante El Pilar.

¿Hasta qué punto debería considerarse ciertas actividades como maltrato animal? ¿Qué actos se consideran necesarios o imprudentes? ¿Cuál debería ser nuestra relación con el Reino Animal? ¿Qué es correcto permitir y qué no?

More from Redacción It-Magazine
EL SUEÑO DE SER MODELO ROTO EN PEDAZOS (VII)
Muchas niñas sueñan con ser modelo, pero querer ser modelo puede resultar...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.