FEMINISMO Y FEMINAZI

Según la ONU, feminismo es un movimiento que lucha por la equidad de género y por el reconocimiento de las mujeres como personas físicas y sujetos de derecho. Algunos dirán que trabaja por la igualdad de géneros. Para concienciar de que las mujeres son iguales que los hombres. 

El origen del movimiento es más antiguo que el movimiento político y social. Ya incluso en el año 42 antes de Cristo, la oradora Hortensia, muestra indicios de protesta cuando habla de la injusticia de determinados impuestos femeninos. Como ella, existen innumerables ejemplos a lo largo de la Historia. Sor Juana Inés de la Cruz, Marie Curie o Frida Kahlo, son algunos ejemplos de feministas de renombre.


El feminismo y las feministas radicales

En sí, el movimiento se calcula que surgió alrededor del siglo XVIII. El origen se remonta a la obra “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadanía”, publicada en 1791 y escrita por Olympe de Gouges, así como la titulada “Vindicación de los derechos de la mujer”, publicada en 1792 y escrita por Mary Wollstonecraft, considerada la primera feminista de la historia reciente.

El uso del término “feminazi” se remonta a unos pocos años atrás. Concretamente a 1992, cuando Rush Limbaugh, un locutor de radio estadounidense, conservador, lo empleó en una de las tertulias de su programa de radio. Lo popularizó también en su libro “Cómo deberían ser las cosas”, donde comparaba el aborto con un “Holocausto moderno”. Afirmaba, además, que las feminazis pretendían lograr con “tantos abortos como sea posible”.

Actualmente se usa con sentido peyorativo. En ocasiones en contra del propio concepto de feminismo. Y se dirige fundamentalmente a las llamadas “feministas radicales”. Las que no ven más allá. Las que no contemplan que hombres y mujeres son diferentes per se. Pero ésta no debe ser una razón para que los primeros nieguen que las segundas puedan tener los mismos derechos que ellos. 

Con el tiempo, activistas que gritan por la igualdad, que luchan por la igualdad y que defienden que aunque se ha hecho mucho, aún no se ha hecho lo suficiente, han ido siendo tachadas de feminazis, de feministas radicales. Y ese radicalismo se ha ensombrecido su movimiento. Que en realidad, es el movimiento de todo el género femenino. Porque en la base de todo está esa lucha y esa necesidad de proclamar a los cuatro vientos que todas debemos ir a una, con un mismo objetivo y sin fisuras. No permitiendo grietas en el conjunto. El trabajo en equipo, siempre es mejor. 


Grietas que hay que tapar con derechos

En determinados encuentros, concentraciones, reuniones o manifestaciones, en alguna ocasión se ha podido leer algún cartel con frases como “Stop Feminazis” o “Fuera las feminazis”. Tratando de equiparar el feminismo con el movimiento nazi. De ahí la combinación de términos en que se asienta esta palabra. 

Porque tanto feminismo como feminazi no están exentos de polémica. Ni antes ni ahora. Nunca. DE hecho recientemente, desde Vox se criticó que la RAE recogiera el término “machirulo” pero no hiciera constar el de “feminazi”. O que lo de “feminazi” sea la razón de la existencia de una de las comparsas del carnaval de Cádiz de este año. 

Locutores de radio usan el término “feminazi” para preguntarse por qué la “brigada feminazi” no se cuestiona (o sí) si Alexia Putellas cobra lo mismo que Leo Messi. O por qué esa brigada no se lanza a valorar desde otras perspectivas si el problema del fútbol femenino tiene más que las grietas que provocó el beso en público de Luis Rubiales a Jenni Hermoso. Porque las grietas, en muchos sectores, llevan patentes bastantes más años de los que podemos imaginar: en el deporte, en la empresa, en la Educación y en la Sociedad misma. Las grietas existen y ahí siguen y seguirán, esperando a que alguien las tape con masilla o con derechos, que lo mismo da ya. Porque mientras no haya unión ni sea crea de verdad que se puede conseguir si hay consenso, no servirá de nada, absolutamente nada. 


Tags from the story
, ,
More from Susana Cabrita Palomar
ESPAÑA ESTRENA UN CONGRESO PLURILINGÜE
El debate de las lenguas cooficiales no ha hecho más que empezar....
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.