EL CHAT Y EL TOPO

Ha sido la semana de “los allegados” pero sobre todo la semana del chat de los militares retirados. En él uno decía: “hay que fusilar a 26 millones de españoles” y otras barbaridades del estilo. Un chat infumable de militares nostálgicos del franquismo probablemente aburridos en su jubilación. Vaya por delante que no justifico en modo alguno el contenido de ese chat, es infumable e inaceptable, se lea como se lea. Que la intención de fusilar a tanta peña sea expresada en un chat de jubilados, le resta fuerza a la amenaza. La prueba del chat privado quizá no la superáramos ninguno, aunque no en este plan porque éste no era un chat de pícaros de teléfono contando pecados e historias golfas de novias.


El chat “privado” que se hace público

He hablado largo y tendido con una persona que conoce a uno de los del chat, al general Beca, Francisco Beca, conocido entre los amigos como “Paco Beca”. Esto es lo que me dice, y se lo cuento a ustedes porque es mi obligación buscar todas las versiones en este chat de derrape excesivo: “Paco Beca es un tipo excelente. He hablado con él y está hecho polvo porque lo del chat eran expresiones en broma, jamás fusilaría a una persona. Paco ha sido el mejor piloto que ha dado el Ejército español durante toda su trayectoria militar.

Jamás ha actuado en contra de la Constitución, no se le ocurriría. Tiene una hoja de servicio intachable e impecable. Una cosa es que sea crítico con este Gobierno y lo exprese en privado con unas palabras inadmisibles y otra que se le hubiera ocurrido decirlo en público porque no lo piensa. Menos aún hablar de levantamientos militares o cosas por el estilo. Sabe que ha cometido un error en privado que se ha hecho público y lo lamenta más que muchísimo”.

Además me añade: “nadie habla de otros chats o mensajes de Twitter en los que gente de Podemos o de extrema izquierda han dicho también barbaridades, y ellos se aferran a la libertad de expresión“. Isa Serra, de Podemos, asaltó la capilla de la Complutense al grito de: “vamos a quemar la Conferencia Episcopal”. Irene Montero, hoy ministra, escribió: “Felipe no serás Rey porque vienen nuestros recortes y serán con guillotina”.

Tania Sánchez escribió: “una familia real de gatillo fácil y huesos débiles solo tiene una salida: la guillotina”. Jorge García Castaño dijo: “compañeras, creo que ha llegado el día de empalar a Toni Cantó”. Iñigo Errejón también afirmó: “el nazismo fue derrotado por 20 millones de soviéticos que dieron su vida. No tengo problema con el uso de la violencia”. Pero hay dos varas de medir en este país y eso es lamentable. 


Algo más que un chat… cartas de militares retirados

Pero no es sólo el chat, son las cartas de militares retirados de la XIX promoción del Ejército del Aire y de la XXIII de la Academia General Militar del Ejército de Tierra, al Rey y al Parlamento Europeo. Es sobre todo, una declaración de 271 oficiales retirados que dicen: “si bien por edad no podemos ejercer nuestra vocación de soldados en unidades, sí hemos recuperado los derechos fundamentales a los que renunciamos voluntariamente al abrazar la carrera de las armas. Entre ellos, la libertad de opinión y expresión que nos permite firmar esta declaración.

Advierte de los riesgos a que está sometiendo a nuestra patria los responsables de dirigir el futuro de España… como militares que seguimos siendo aún en la situación de retirados. Mantenemos activo el juramento que prestamos en su día de garantizar la soberanía e independencia de España y defender su integridad territorial y el orden constitucional, entregando la vida si fuera preciso para ello”.

He hablado con dos cualificados mandos del Estado Mayor de la Defensa que coinciden en decirme respecto a las cartas, el chat y la Declaración: “son militares jubilados que saben que carecen de ningún predicamento en el Ejército y en los cuarteles. Han querido recordar con sus palabras a los militares que no pueden hablar. En su opinión, la integridad nacional y el orden constitucional tienen algún peligro“.

Ellos sabrán lo que hacen pero, el Ejército español es un Ejército absolutamente democrático. No hay el más mínimo riesgo de que deje de ser así o de que alguien pueda tratar de subvertir el orden constitucional, es imposible. No hay el más mínimo ruido de sables. Hay ruido de unos whatsapps que no tienen el más mínimo valor representativo de nadie del Ejército. La ministra de Defensa y el JEMAD han respondido con contundencia afirmando incluso, que los mandos retirados han actuado con cobardía, embozados y amparados por una condición de militares que ya no tienen.

Nuestro Ejército está formado por profesionales demócratas que tienen una formación excelente reconocida mundialmente, como acredita la cantidad de soldados españoles que prestan servicio en misiones internacionales, muchas de las cuales tienen al mando a un general español. No hay que darle la más mínima importancia porque es la opinión de un grupo de militares jubilados, y nada más, no representan a nadie.

Por cierto, ninguno de ellos tiene manchado su expediente en la carrera militar por acciones contrarias a la Constitución. Los españoles saben que pueden confiar en su Ejército que es neutral en lo político. Está al servicio de los españoles, a las órdenes del Gobierno legítimo, sea del partido que sea.


El “topo” del chat

La historia se complica un poco. El chat lo hizo público una magnífica periodista, Alicia Gutiérrez, en el diario Infolibre. Ella pudo acceder al chat a través del teniente coronel de Aviación José Ignacio Domínguez que formaba parte del chat, el cual abandonó para reincorporarse más tarde. Domínguez era en ese chat el topo del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). Julio Rodríguez, hoy dirigente de Podemos, que fue quien advirtió a Infolibre del chat.

Según me cuenta una persona de Podemos próxima a Julio Rodríguez: “él maneja el cotarro incluso más que Pablo Iglesias, se ocupa de los medios. Tiene comunicación directa y una excelente relación con Público y su directora Ana Pardo de Vera. Tiene también hilo directo con Infolibre y La Sexta. Julio Rodríguez mantiene buenas fuentes en el Ejército de cuando era JEMAD. Sabía que se iba a hacer pública esta semana la Declaración de los 271 oficiales, y decidió filtrar el chat de los de Aire con la intención de desviar la atención de lo serio con lo chabacano y grosero del chat, con la certeza de que la opinión pública se iba a quedar con el chat por lo llamativo y excesivo de sus expresiones.

A muchos mandos del Ministerio de Defensa les preocupa la cantidad de información que maneja Podemos a través de Rodríguez: “es un especialista en manipulación y desinformación. Posibilitar la filtración del chat es una irresponsabilidad”. 

En el PSOE “no tenemos nada que decir más allá de lo dicho por la ministra de Defensa” y en el PP me dicen: “preocupación por la unidad de España, por la presencia en la dirección del Estado de Bildu y ERC. Por los ataques a la Monarquía la tienen esos militares y supongo que la tendrán muchos otros que no la pueden expresar porque están en activo, una preocupación que tenemos millones de españoles“.

Lo de ese chat no puede tomarse en serio. Es un chat privado de unos jubilados que se han pasado quince pueblos. Y ya está. No hay nadie detrás de ellos, no tienen capacidad de influir en ningún acuartelamiento. El Ejército español es leal a la Constitución, de eso nadie tiene la más mínima duda. Y en este plan. Así ha sido esta semana de chats, topos, cabreos y miedos, con la coña final de la difusión de un “Formulario de petición de fusilamiento” realmente cómico. El humor que no falte.

La Casa Real se me olvidaba. Me dicen: “el Rey no va a responder. El Rey no es responsable de ninguna carta que pueda llegarle, si les respondiera les estaría dando carta de naturaleza. A lo mejor es lo que ellos están esperando que el Rey se equivoque y les responda. Pero Su Majestad tiene muchas más cosas serias que hacer antes que prestar atención a estas idioteces.

El Rey no tiene nada que ver con esto, por lo tanto no tiene nada que decir respecto a lo que digan un reducido número de militares retirados. Si la intención era ayudar al Rey, se han lucido. Si era perjudicarle, han pinchado en hueso. El Rey, como siempre, está en su sitio. Además la ministra de Defensa ya ha dicho lo que tenía que decir. El tema no da para más”.


Militares retirados ejercen su libertad de expresión

Ya veremos cómo evoluciona la cosa. A mí la respuesta de la ministra Robles no me pareció la más atinada porque, nos guste o no, los firmantes de las cartas, militares ya retirados, ejercen su derecho constitucional a la libertad de expresión. Es mentira que se hayan expresado “embozados”. Tampoco creo que fuera necesario  lanzar a la palestra al JEMAD, con su respuesta era más que suficiente. Un chat privado como ese no merece atención.

Creo que la sociedad española habla de este Gobierno, de cómo ha incorporado a la dirección del Estado (según sus propias palabras) a ERC y Bildu: dos partidos separatistas que quieren acabar con el Régimen que nos dimos en el 78. La sociedad habla de cómo Bildu dice que “vamos a Madrid a tumbar el Régimen” y que “hay que unir a Navarra al País Vasco”, en lo que Iglesias denomina el estado plurinacional. Si toda la sociedad española habla de esto, lógicamente, supongo que los militares también hablarán de ello entre ellos porque públicamente no pueden hacerlo, pero son seres humanos y ciudadanos.

No me cabe duda alguna que hoy en día no hay ruido de sables ni preparativos golpistas. Aquí hubo un golpe en Cataluña que ya sabemos cómo terminó. Tenemos a Podemos, ERC y Bildu empeñados en abrir una crisis institucional, liquidar la Constitución y dar un golpe a la legalidad constitucional. El problema hoy no está en los cuartos de banderas, está sentado en el Gobierno.



Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
DE MARLASKA A FALCONE, 28 AÑOS DESPUÉS DE SU ASESINATO
El pasado 23 de mayo se cumplieron 28 años del asesinato del...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.