CERRAR LOS MEDIOS PÚBLICOS

Nunca entendí por qué finalizada la dictadura y conquistada la democracia, una vez liquidada la prensa del Movimiento (la escrita), se mantuvieron la radio y la televisión pública. E incluso al calor de la transición, se crearon tantas televisiones y radios públicas como autonomías. Muchas de ellas con dos canales, con la excusa de la lengua propia. Las televisiones públicas, aparte de costarnos cantidades insoportables, son un caladero de amiguetes del que manda. Además suelen alimentar a empresas que les son afines, con alguna excepción para que parezca un accidente. 


RTVE, la televisión pública dirige sus miras al entretenimiento

RTVE tiene más de 5.000 empleados. Funcionarios, con un convenio disparatado, y como se hace la vista gorda, muchos de ellos cobran de RTVE pero trabajan para productoras privadas. Para que se hagan una idea, Mediaset o Atresmedia no superan los 1.000. La plantilla ha crecido hasta esas cifras inasumibles porque quienes han gobernado, o sea, PSOE y PP, cuando han llegado han colocado a los suyos. De modo que cuando gobiernan unos un bando de RTVE manda y aparta a los otros y viceversa.

Ahora no se habla de otra cosa que del interés de RTVE en fichar al humorista David Broncano para que se vaya con su “Resistencia” de Movistar a TVE. Se ha dicho que lo ha pedido Pedro Sánchez. No es verdad, aunque desde Presidencia se les ha animado a hacerlo cuando se lo han comentado. La idea es de José Pablo López, director de contenidos hasta la semana pasada. López, que venía de La Sexta, mantiene hilo directo con Presidencia. Y sabía que allí andan cabreados con “El hormiguero” de Pablo Motos, que no le gusta a Pedro Sánchez, y su liderazgo en su franja horaria y en redes sociales.

A López se le ocurrió que RTVE podía competir y restar audiencia a Motos fichando a Broncano. Negoció con él y con la productora, que es El Terrat, la de Buenafuente. Les ofreció tres temporadas a 14 millones por cada una. O sea, 42 millones de euros. Y se lió parda, y se cargaron a López y a la jefa, Elena Sánchez. Y han reformulado la oferta. 2 años garantizados y 14.076.125 euros por temporada. Algo que se sale de los precios y los usos del mercado. Desde Presidencia se insiste a RTVE desde hace años en que no es suficiente con los informativos. Consideran que es más importante trufar de contenido ideológico el entretenimiento porque así llegan a más gente, y por eso lo de Broncano.


Pedro Sánchez quiere colocar a Broncano en RTVE

Veo ocasionalmente La Resistencia. Me parece un programa bien hecho técnicamente que no me gusta ni me interesa nada, pero que refleja mucho la sociedad en la que vivimos. Les reconozco el mérito de haber conectado mayoritariamente con el público joven. Pero ciertamente me parece triste ser conocido por hacer entrevistas en las que a todos los invitados les preguntas cuánto dinero tienen y cuantas veces han follado el último mes. No me parece que la televisión pública esté para estas cosas la verdad. Y el humor de Broncano no me hace gracia.

Y muy sorprendido estoy de que Broncano, que debe ser un tipo inteligente, no haya salido a la palestra a pedir que no le identifiquen como el cómico al que quiere colocar Pedro Sánchez en RTVE. De terminar fichando, intrigado estoy de cómo se las apañaría para que de cada chiste no se deduzca que pretende halagar a Sánchez.

Broncano dijo una vez en una entrevista que le hicieron que es “socialista, prácticamente comunista”. Pues muy bien. Allá él. Pero las veces que he visto su programa no me ha parecido que haga humor político. No es Quequé el de la SER, Facu Díaz o don piso Wyoming, siempre en la misma dirección, destilando ideología izquierdista y haciendo chistes sin gracia contra la derecha. No me imagino a Broncano haciendo propaganda, pero quien sabe, igual quiere cambiar de registro. El sabrá lo que hace.


Habría que cerrar todos los medios públicos

Y Buenafuente y su Terrat, ya cobran muchos millones de las teles públicas y no creo que necesiten de esta operación para seguir con lo suyo. Broncano tiene todo el derecho del mundo a trabajar donde quiera. Pero no le aconsejo el cambio. Movistar le paga más que bien. En la pública le ofrecen ahora más, pero dudo que mantuviera las cifras de audiencia que, además, no se si por la polémica, he visto que en los últimos días han bajado.

Pero mantengo que habría que cerrar todos los medios públicos. Lo he dicho siempre y me costó una campaña difamatoria infame e infecta de los sindicalistas de UGT de RTVE, que empapelaron todas las sedes con mi cara llamándome fascista y ladrón. Llamé a Cándido Méndez, entonces secretario general de UGT, le exigí que se retiraran esos carteles y su respuesta fue: “Lo se Melchor, es intolerable, pero no puedo hacer nada. Son una república independiente dentro del sindicato, tienen mucho poder y no me hacen ni caso. Lo lamento”.

Y en el otro lado, este fin de semana otro hecho que me reafirma en que hay que cerrarlas todas. Telemadrid, controlada por el PP, emitió el sábado en directo la boda del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. Felicito a Almeida por su boda y le deseo lo mejor en su vida, pero me parece de coña que una televisión pública retransmita su boda en directo.

Los empleados de estos medios mayoritariamente suelen hablar de “la pública” a la vez que no se cortan en favorecer al partido que gobierna y que les posibilita el trabajo. Hablan de “la pública” como si fuera suya. Se creen los únicos con derecho a trabajar en ella. Y es frecuente que cuando una productora consigue colocar un programa, que se realiza con su talentos pero con los medios técnicos de ”la pública”, los funcionarios traten de estropear todo lo que pueden el programa, y reclaman que lo debían hacer ellos.


Y Además…

  • El ministro de Interior, Fernando Grande Marlasca, se compró el pasado 11 de marzo una villa en San Lorenzo de El Escorial, tasada en 1,2 millones de euros. 4.654 metros cuadrados de terreno y 421 metros cuadrados de vivienda, y la ha pagado al contado. Según la notaría que hizo los trámites, la ha pagado tras vender previamente otra casa en la calle Fuencarral de Madrid por 1,4 millones de euros. Inicialmente sorprendió que Marlasca, con su salario como ministro hubiera podido pagar 1,2 millones al contado. Su marido, Gorka, filólogo de profesión, tampoco tiene un salario millonario. Al salir la noticia en “El debate”, el ministro aclaró a través de su notaría que la había pagado con el dinero de la venta del piso de Fuencarral.
  • De todo lo publicado sobre la labor de intermediación en varios negocios de Begoña Gómez, la esposa de Pedro Sánchez, es el cuajo que hay que tener para firmar documentos escribiendo debajo de su nombre y apellidos “conseguidora de fondos”. Nada que añadir, señoría. Ellas mismas se retratan.

Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
ILLA, ILLA, ILLA, MINISTRO MENTIRIJILLA
Desde el mismo instante en que Sánchez le ofreció entrar a Illa...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.