SALIR DE PRISIÓN

Ya se que los asuntos de los presos no le importan una higa a nadie. A mí sí y pienso que tendrían que ser de interés porque son seres humanos privados de libertad por haber delinquido (o no). Al ingresar en la cárcel no pierden el resto de los derechos de cualquier ser humano. Conviene que el personal sepa que son escasos los presos que una vez encarcelados reciben algún tipo de tratamiento psicológico o psiquiátrico para prepararlos de modo que puedan reinsertarse en la sociedad, que es el objetivo constitucional de las penas privativas de libertad. Incluso hay presos con enfermedades graves que no reciben el tratamiento que necesitan. Conozco un caso de un preso que lleva casi cinco años en prisión con un cáncer de próstata. Jamás le han tratado ni su médico particular, ni ningún otro doctor.

Cuando un preso tiene acceso según la ley a algún permiso penitenciario, antes de poder salir a disfrutar de él, ha de acreditar que tiene una familia a través del correspondiente libro. Si tiene pareja sin matrimonio ha de aportar un certificado de empadronamiento de ambos en la misma vivienda previo a su ingreso en prisión (cuando hay parejas estables que en uso de su derecho no conviven). Ha de demostrar que su familia tiene unos ingresos mínimos para subsistir y no sé cuántos requisitos más. Infinitos.


Cumplen su condena en prisión… pero no más castigos, por favor

Pero cuando un preso cumple su pena y es puesto en libertad, las cosas son diferentes. He conocido esta semana un caso terrible. Un peruano condenado por hacer de mula de un transporte de droga de Colombia a España. Ha cumplido 11 años y medio en prisión, que no son pocos. Y la semana pasada, una tarde a las siete, le comunican que ha llegado un agente judicial con su orden de libertad por haber cumplido íntegramente su condena. Le comunican que recoja sus cosas y que puede irse. 

La prisión está en medio de la nada, no en un casco urbano. A siete kilómetros hay una carretera nacional a la que se llega por una carretera comarcal de poco tránsito. El interno comunica a la dirección de la cárcel que solicita quedarse a dormir en la prisión en la que lleva casi doce años para salir por la mañana, ya que es de noche, no tiene familia, no tiene a dónde ir, no tiene un euro y cuando todo está preparado para su salida ya es de noche. Sabe que está en un páramo y que va a tener que caminar sin conocer siquiera el rumbo que ha de llevar porque después de casi doce años preso desconoce dónde se encuentra, y no tiene ni un euro para llamar a un taxi. Y por supuesto, no hay ningún transporte público que le pueda acercar a un núcleo urbano.

Su petición de pasar la noche allí y salir por la mañana es denegada. ¡¡A la calle!! Estás en libertad. “Disfrútalo hombre”, le dicen. Me impresiona el relato. Me parece terrible, inhumano y poco respetuoso actuar así con un ser humano. Y más aún con un extranjero que no tiene dónde acudir ni medios económicos para resolver su problema. Desconozco qué camino siguió este hombre. Pero me imagino que en breve ingresará en otra prisión o en la misma porque su horizonte es más que probable que le lleve a delinquir de nuevo.

Sorprende que para conceder un permiso los requisitos sean tan extremos y que se pueda poner en la calle a un hombre que lleva más de once años preso en plena noche, en mitad de un páramo y sin que tenga ni un euro, un lugar o una casa a donde ir. Me parece inhumano. Un fallo del sistema que tendría que ser corregido. De lo contrario la pena que ha cumplido, que no es menor, no solo no le habrá servido para reinsertarse, sino que le habrá acercado aún más al mundo de la delincuencia para sobrevivir.

Y como este hombre, cada semana hay decenas. Extranjeros y españoles. Ojalá nunca les suceda a ustedes lectores, ni a nadie de su entorno. Porque este es de los asuntos de los que uno se escandaliza cuando le toca cerca, pero entonces siempre es ya tarde. Los presos merecen un trato humano y digno. Cumplen su condena sí, pero esa condena es su castigo y no hay que infligírseles ningún otro castigo añadido.


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
EL ESTADO POLICIAL (II)
“Otro más. Otro más. El enésimo abuso policial. No se puede solicitar...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.