Susana C. Palomar nos contaba hace unas semanas, en un artículo titulado «La banca registra unos resultados inmejorables» lo que está sucediendo en España confrontando precios e inflación al alza, particularmente de esos productos imprescindibles para la vida, con los beneficios récord de los Bancos. Destacando el desequilibrio existente entre ellos y nosotros y recordando el rescate realizado a los mismos con nuestro dinero, hace relativamente poco, que permitió mantener el sistema bancario en funcionamiento ante el temor de que la frágil economía española se resquebrajara del todo.

Compartiendo lo anterior, sin embargo, trataré de ir más allá, hasta el fondo del asunto, trayendo aquí para explicarlo un juego de mesa de sobra conocido por casi todos: el «Monopoly» (el Monopolio). Varios jugadores compiten con fichas y dados circulando por un tablero cuadrado que intenta simular una economía real, aunque esté lleno de inmuebles y de «utilities» (en el argot, esas compañías que prestan servicios relacionados con suministros básicos, como la electricidad, el gas, el agua, las basuras, la telefonía o las autopistas).

El sistema está pensado para que sólo pueda ganar uno y por eso, a medida que das vueltas e independientemente de la suerte que tengas con los dados, si no has alcanzado una posición geoestratégica de buenas propiedades, en buenos sitios, desde el principio del juego, solo podrás ir desangrándote económicamente hasta arruinarte y perder. Hagas lo que hagas, si no estás «colocado» perderás.


El sistema económico montado por la PPSOE funciona parecido al Monopoly

El sistemita económico montado por la PPSOE en España funciona de forma muy parecida. Si no estás «colocado«, al arrancar tu vida económica, dentro de alguno de los oligopolios permitidos por la PPSOE –a diferencia del juego aquí todo son oligopolios (el Político, el de la Banca, el de los Medios de Comunicación, etc…)- no ganarás, sino que te irás desangrando económicamente sin llegar nunca a ser eliminado –la otra gran diferencia- porque la PPSOE quiere que sigas dando vueltas y más vueltas para sacarte así casi toda la pasta que te permiten ganar en un sistema intervenido y trufado de impuestos.

En España, ni existe democracia –solo hay voto- ni existe un libremercado donde tú constancia y tú esfuerzo te puedan llevar a ganar dinero de verdad (con honrosas excepciones). Lo que existe es una economía cada vez más intervenida en la que la PPSOE lo controla todo. Por eso comparar a los autónomos y las pymes –que son más del 90% del tejido productivo del país- con las grandes empresas o con las multinacionales del IBEX, como hace el gobierno, es una auténtica idiotez. Las multinacionales tienen beneficios exorbitantes porque operan al calor del BOE –por eso existen «puertas giratorias«- en un mercado intervenido a su favor mientras esos autónomos y pymes nadan contra corriente y bajo el yugo bancario. ¡Viven dentro de una trampa!

Por eso siempre hablo de «los imperantes y su séquito» -en expresión acertadísima del profesor Escalante- para identificar a esa PPSOE que lo maneja todo desde los tiempos del General –no se olviden nunca: «atado y bienatado»- y que controla la mayoría del dinero en circulación, de ahí que ahora apuesten por la instauración del «euro digital» –del que ya hablaremos- para lograr el control absoluto de la riqueza en España. 


Adoctrinamiento, desinformación y miedo constante

La PPSOE se mantiene gracias a un adoctrinamiento constante desde las aulas, a una desinformación también constante a través de todos los grandes grupos de comunicación y a un miedo a que fuera de este sistemita actual, convenientemente revestido con la Constitución y con el Rey, nos espera un Franco redivivo dispuesto a comernos. A partir de ahí, han creado una nueva religión de democracia, libertad, igualdad y progreso que no se compadece con la realidad –es el nuevo dogma- pero que cuenta con sus creyentes.

Esos 12M de votantes que, hagan lo que hagan, les votan del tirón. Con sus sacerdotes, esos politiquillos de provincias que les sirven sin saber para quien trillan a cambio de algunas migajas. Y con sus rehenes, esos 15M de personas, entre empleados públicos, pensionistas, subsidiados y políticos, que dependen del presupuesto público. Esos son los cimientos del edificio de la dictablanda de la PPSOE que crece cada día sin que nos enteremos mientras merman nuestros derechos y libertades hasta tal punto que, como les sobran, se los empiezan a dar a terceros: a los animales, al planeta… Estamos ya muy cerca de que la situación sea irreversible si no te espabilas. 


Tags from the story
, ,
More from Mario González
FLAT TAX
El otro día comentaba la acertada apuesta de Hungría por los Flat Tax, esa...
Read More
Join the Conversation

1 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.