MOCIÓN EL 21 Y EL 22

De entrada, pedirles disculpas. El pasado día 26 escribí que Presidencia del Gobierno deseaba que las sesiones de la moción de censura se iniciaran el 3 de mayo. Así me lo dijo una fuente de Presidencia que nunca me había fallado. Y esa fue la fecha que inicialmente le aconsejaban a Sánchez sus más fieles asesores. En lo que si acerté es en que Pedro Sánchez no tiene interés alguno en respetar las formas. Y pese a que corresponde a la Mesa del Congreso fijar las fechas, ha sido Presidencia quien le ha comunicado a Meritxell Batet, la presidenta del Congreso, que la moción de censura será los días 22 y 23 de este mes de marzo. La semana que viene.

Y ha sido el diario El País, siempre a la orden y bien regado de ayudas de todo tipo por el Gobierno, quien lo ha anunciado. Y ojo, que podría suceder que la moción ocupe más días. Pues ya les expliqué que según el reglamento del Congreso la intervención del candidato no tiene límite de tiempo. Como tampoco la tiene la del presidente del Gobierno.


Y Además…

  • No salgo de mi asombro con el entusiasmo en los elogios que he escuchado y leído sobre la apertura en El Salvador de la prisión más grande de América, donde el presidente Nayib Bukele ha encerrado a centenares de miembros de las peligrosas maras. Bukele se ocupó de que se grabara un vídeo en el que la masa de presos, vestidos solo con unos calzones, llegaban encadenados de pies y manos, obligados a caminar con el cuerpo agachado. Y a sentarse en el suelo como ganado, en fila, cabeza con nuca. Bukele les recibió con estas palabras: “Esta será su nueva casa, donde vivirán por décadas, mezclados, sin hacerle más daño a la población”. El video se olvidó de contar que el presidente Bukele negoció con las maras Salvatrucha y Dieciocho, las más peligrosas. Y ocultó las severas violaciones de los más elementales derechos humanos por parte de su Ejército y su policía, y las muertes de detenidos bajo custodia policial. Las maras salvadoreñas, que comienzan a tejer ramificaciones serias en España, son muy peligrosas. Ello no justifica perseguirlas violando las leyes y no respetando los derechos humanos. Y menos aún justifica que ahora sea el Gobierno de Bukele el que controla los negocios que antes estaban en manos de las maras. Esas imágenes de la cárcel más grande de toda América son una vergüenza para la humanidad. Como lo fue Guantánamo, que por cierto sigue existiendo pese a que Barak Obama prometió cancelar ese centro de internamiento ilegal. La inauguración de esa prisión coincide en el tiempo con una acusación de la Fiscalía de Estados Unidos en la Corte de Nueva York contra dos altos funcionarios del gobierno de Bukele por haber negociado entre 2019 y 2021 una reducción de los asesinatos de las maras a cambio de beneficios, con el fin de que el presidente pudiera presumir de haber logrado reducir los índices de criminalidad. Veremos si estas políticas repugnantes de Bukele posibilitan que haya menos violencia en El Salvador. Lo cual parece poco probable si no hay políticas sociales que aborden los problemas de fondo. A corto plazo, con 60.000 detenidos, bajarán los crímenes. A medio y largo plazo no. Bukele ha hecho una impúdica exhibición de como viola los derechos humanos. Y ha recibido elogios en todo el mundo. Que vergüenza.
  • Insisto en que me parece un disparate la reiteración de acusaciones de corrupción entre PSOE y otras fuerzas políticas basadas en fotografías que unos u otros políticos se hayan podido hacer en las últimas décadas. A raiz del caso del tito Berni han salido a la luz fotos del diputado socialista canario con Pedro Sánchez. Y para nada son una prueba de cargo contra el presidente. Como no lo son unas fotos utilizadas por Sánchez para descalificar a Feijoo. En ellas, el líder popular aparece hace 15 años en un barco pilotado por Marcial Dorado, contrabandista de tabaco, a quien Sánchez y sus acólitos llaman narcotraficante cuando no fue condenado por traficar con droga. Y la última es una foto de Antonio Hernando, hombre de confíanza de Sánchez, con el tito Berni en el Congreso. En la era del selfi, quién no se ha hecho una foto con alguien a quien no conoce. Mal va nuestra política si se fomenta el cruce de acusaciones basadas en fotos que no acreditan nada. Otra cosa son las fotos del tito Berni y sus colegas en los prostíbulos con la farlopa después de votar a favor de abolirla y perseguir a los puteros.

Tags from the story
, ,
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.