KOTE CABEZUDO, ¿PRÓRROGA DE LA PRISIÓN PREVENTIVA O LIBERTAD?

prisión preventiva

Mañana, 22 de abril de 2020 a las 9:10 horas dará comienzo la comparecencia para dirimir si se prorroga la prisión preventiva de Kote Cabezudo, el cual en breve cumplirá 2 años en la prisión de Martutene, o si se decreta su libertad a la espera de juicio.

Ocurrirá mientras miles de mujeres y familiares, asustados e indignados de que se sigan repitiendo situaciones como ésta, contienen la respiración. Porque no es sólo el caso de 21 chicas víctimas de delitos sexuales, es la lucha que compete a todos los miembros de esta sociedad.

Los casos de abusos sexuales y violaciones están a la orden del día en nuestras ciudades, incluso mucho más de lo que aparecen en los medios ya que ni siquiera todos se denuncian. Puede que sea una palabra tabú, “VIOLACIÓN”. Suena demasiado fuerte. Siempre es mejor buscar el eufemismo de palabras así para que no te tachen de radical o de extremista, pero es algo que está ocurriendo le pongan el nombre que le quieran poner. Cabe destacar en este caso el hecho de que muchas de las víctimas eran menores. Otra palabra muy bonita, “MENORES,” es decir, eran niñas. Las secuelas que pueden dejar estos hechos en una niña, el miedo y la culpabilidad que puedan sentir los padres y las familias destrozadas parecen más que suficientes como para no correr el riesgo de dejar en libertad a semejante monstruo a las puertas de ser juzgado. Su prisión preventiva debe continuar.

KOTE CABEZUDO, EL LADRÓN DE SUEÑOS

El modelaje es una carrera profesional muy dura y el sueño de miles de mujeres desde que son pequeñas. Pero no es una carrera peligrosa en ningún caso o por lo menos no debería serlo. Aprovecharse del sueño y de la ilusión de otras personas cometiendo este tipo de actos no tiene nombre.  No existe consuelo ya para aquellos padres que conviven con esa sensación de culpabilidad al haber permitido a sus hijas adentrarse en este mundo, pensando que hacían lo mejor para ellas y que las han llevado hasta las manos de su agresor porque querían hacerlas felices. Nadie les puede devolver lo que se les ha arrebatado, ni a ellos ni a sus hijas. Pero sí se puede hacer justicia y es por lo que debemos luchar sin descanso. 

Estas palabras van dirigidas a todas las víctimas, de este y tantos casos similares. Es un mensaje de fraternidad, de compañerismo para que no vuelvan a sentirse humilladas y solas en ningún momento. Que sepan que todos estamos en su lucha, en su guerra, compartiendo el sufrimiento y el miedo para que no pese tanto en sus mochilas.


Tags from the story
More from Irene P. Da Silva

EL CHIP DE MADRE

Madre no hay más que una. No se vosotros, pero yo llevo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.