¡GUERRA EN OCCIDENTE EN EL SIGLO XXI!

Dicen que todo gran presidente queda asociado a una gran guerra o al menos a un conflicto armado que le haga aparecer en los anales de la historia para siempre… por mediar, provocar o estar involucrado en ello. Y quizá eso es lo que quedará para siempre asociado al nombre de Putin. Porque con triste vehemencia, del nombre del presidente ucraniano no se acuerda ni el más ducho en política internacional en estos momentos. Su nombre es Volodímir Zelenski. Este 24 de febrero ya será recordado como el día en que se iniciaron los ataques entre Rusia y Ucrania. Y con ellos, una guerra en Occidente en la que los supuestos sobre su origen son muchos y variados. 

El conflicto parece que se remonta nueve años atrás. Exactamente a 2013 cuando decenas de miles de ucranianos se manifestaron en contra de la decisión de su presidente Viktor Yanukovich, de suspender la firma de un acuerdo que preveía la asociación de Ucrania con la UE, debido a las presiones ejercidas por Rusia. Las fuerzas de seguridad ucranianas acabaron con la vida de un centenar de personas en las protestas que se dieron en 2014. Y un año después, con la tensión por las nubes, un referéndum celebrado en Crimea determinó con el 97% de los votos que este territorio se debía anexionar a Rusia. Pronto, ese espíritu anexionador se contagia en Donbás, con los territorios de Lugansk y Donets, donde grupos separatistas reclamaron ser repúblicas populares y mostraron su deseo de anexionarse a Rusia.

Siguió creciendo la tensión. En 2015 se firma un acuerdo de paz y ese espítiru de calma se mantiene con ciertos recelos hasta 2019. Pero en 2021 ante el avance de las tropas rusas a la península de Crimea, vuelve a resurgir el miedo por la invasión rusa. Y Occidente comienza a exigir a Rusia que devuelva este territorio a Ucrania. Sanciones, negociaciones en mesas kilométricas, tensiones entre potencias… todo esto tiene como resultado una nueva guerra que se está librando en estos momentos. Existen miles de dudas sobre si las causas han sido realmente las anexiones a territorios o hay otros motivos que no nos cuentan.   


Guerra entre Rusia y Ucrania: las bombas… las protagonistas

Sorprende que a día de hoy el titular que encabeza cualquier medio digital sea el de una guerra. Contando ya por decenas, el número de militares y civiles que han sido bombardeados. Se eriza la piel porque recuerda al tremendo conflicto de los Balcanes, a un resurgimiento de la Guerra Fría y a esas guerras que se producen por invasión de territorios o por ocupación de zonas en las que siempre reinó la tensión, pero nunca se imaginó que quien gobernaría por días o meses serían las bombas. 

Hoy el mundo entero vigila muy de cerca las reacciones de la comunidad internacional. La respuesta que la OTAN pueda dar a este nuevo conflicto armado. En el que se rumorea y ha tenido mucho que ver que “la expansión de la OTAN y el desarrollo militar del territorio de Ucrania por parte de la misma es algo considerado inaceptable para Rusia”. La posición de las potencias europeas y el enorme papel que tienen los presidentes nacionales para posicionarse o calmar a la población que gobiernan trasladándoles una calma que ni ellos mismos saben si existirá. Al final todos nos vamos a ver afectados, por onda expansiva o por onda monetaria. Es lo que tiene formar parte de un mundo global. 

Es sorprendente que hayamos arrancado este 2022 de esta manera. Cuando ya pensábamos que lo peor que nos podía pasar era ser parte de una pandemia mundial que todavía hoy no acabamos de entender del todo. Que nuestra zona de confort se haya visto vulnerada porque a escasos miles de kilómetros de nuestro sillón caen bombas donde podía estar librándose la paz. Siendo egoístas, no nos duele del todo porque es Europa pero no nos afecta de manera directa. Sí, si tenemos amigos, conocidos o familiares ucranianos o rusos. También si somos altamente sensibles a lo que ocurre más allá de nuestro círculo más cercano. Sí, si tenemos empatía. Es extraño y alarmante a partes iguales que en pleno siglo XXI se tengan que solucionar los asuntos de Estado a base de guerras.

Por su parte Ucrania ha lanzado un llamamiento desde las llamadas Unidades de Defensa Territorial. Un llamamiento en el que se invita a que “cualquiera que esté listo y sea capaz de sostener un arma, puede unirse a las Unidades de Defensa Territorial en su región” para apoyarles en su defensa contra Rusia. Con decenas de víctimas mortales ya. Y una población sumida en el más absoluto desconcierto y miedo, confiemos en que encuentren el camino para que cesen los bombardeos. Y la miseria humana que trae consigo cualquier guerra. Pero también el miedo con el que funcionan “los que mandan” provocando estos conflictos para hacer con el resto lo que han planificado con anterioridad. Esperemos…


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
¡UN MUNDO CON LOS MISMOS DERECHOS!
¿Cómo sería vivir en un mundo en el que todos tuviéramos los...
Read More
Join the Conversation

3 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.