EL HONOR DE DEFENDER A TU PAÍS

Cuando ya pensábamos que las guerras y los conflictos internacionales los teníamos más que olvidados en Europa, vinieron Rusia y Ucrania a recordarnos que siempre hay tiempo de pelear con bombas, guerrillas, resistencias y trincheras en pleno siglo XXI. Que a veces las mesas de negociación, por mucho que se reúnan varias veces en semanas, no son capaces de llegar a acuerdos. Mucho menos cuando están en juego los territorios y los pueblos que los ocupan. Y que aunque parezca extraño, los misiles, el miedo, el fuego y la sangre, puede que ayuden más que la palabra. 

Han pasado ya más de 40 días desde que comenzara la guerra entre Rusia y Ucrania. La solución está lejos de encontrarse. Ni con misiles ni con palabras. El conflicto continúa y sigue ocupando portadas y cabeceras en los medios de comunicación. Sigue siendo una realidad tan viva, que no sabemos cuando llegará el final. 

Estos días vamos conociendo el espíritu patriótico que tienen muchos ucranianos de aquí y de allí. Lo conocemos por las redes sociales, pero también porque conocemos casos cercanos. Amigos, vecinos o conocidos que han dejado a su familia en España. Dejan su casa, que ha sido su hogar todos estos años, para regresar al país que les vio marchar. Abandonan su hogar para enrolarse en las milicias y pelear. Se van a la guerra porque no soportan vivir a miles de kilómetros del conflicto. No quieren convertirse en meros observadores viendo cómo su país está en guerra o cómo sus familiares se enfrentan con tesón a los bombardeos y ataques. 

Todos ellos tienen un pasado que les acompaña allá donde han ido. De jóvenes llegaron a ser deportistas de élite, ingenieros o repartidores postales. Y allá donde emigraron han podido trabajar de lo que se les ha presentado porque creyeron que saliendo de Ucrania su suerte, quizá cambiaría. Ahora tiene claro su presente. Su suerte ha cambiado y regresan a Ucrania como militares. Como ellos, muchas caras conocidas a nivel internacional. Es el caso del actor, cantante, compositor y presentador de televisión Pasha Lee, de 33 años, fallecido en la ciudad de Irpin, al oeste de Kiev, en un bombardeo. Lee se había unido a las Fuerzas de Defensa Territorial del Ejército ucraniano. Conocidos también eran Vitalii Sapylo (de 21 años), jugador de los juveniles del FC Karpaty Lviv y Dimitro Martynenko (de 25), jugador del FC Hostomel. Ambos fallecidos en la guerra. 


Dispuestos a tomar las armas y defender a su país

La Federación ucraniana de Biatletismo comunicó recientemente la muerte de Yevhen Malyshec (de 19 años), fallecido mientras hacía su servicio militar. El tenista Sergui Stajovski, quien llegó a alcanzar el número 31 en el ranking de la ATP y a derrotar a Roger Federer en 2013, tampoco ha dudado en cambiar la raqueta por el fusil. Se ha enrolado en la milicia y forma parte de la guerra convencido de que está defendiendo su patria. Pero no solo de deportistas viven las milicias ucranianas. También hay bajas entre la clase política ucraniana, pues otra muerte que ha sido ampliamente lamentada en las últimas semanas fue la del alcalde de la ciudad de Gostomel, Yuri Prylipko.

El alcalde de Kiev Vitali Klitschko y su hermano Wladimir, han asegurado en más de una ocasión que están “preparados para morir”. Toman las armas y defienden a su país. Algo en lo que también coincide Anastasia Lenna, Miss Ucrania 2015. Tampoco ha dudado en convertirse en militar y sumarse al frente. 

Mientras desde Hollywood, actores, actrices y otros miembros de la industria cinematográfica están colaborando “con apoyo inmediato” al conflicto mediante importantes inyecciones de dinero a través de fundaciones y organizaciones de apoyo a Ucrania. Son los casos de la actriz Mila Kunis, ucraniana de nacimiento. Esta actriz a través de Gofundme y junto a su marido, el también actor Ashton Kutcher, ha ingresado un total de 3 millones de dólares para ayudar a los refugiados de la guerra. Mila Jovovich ucraniana de nacimiento, ha afirmado que se siente ucraniana y rusa de corazón y en sus redes sociales no ha dudado en colgar un link de asociaciones a las que se pueden hacer donaciones económicas.

Otras personalidades como Olga Kirylenko, Katheryn Winnick o Vladimir Klichko han mostrado su apoyo al pueblo ucraniano en sus redes sociales mediante comunicados. Dan ánimo y se posicionan del lado de la paz y la finalización del conflicto.

Lo que vemos con toda esta situación es que el pueblo ucraniano se mueve allá donde se encuentre. No entienden de kilómetros cuando de lo que se trata es defender a su país. No les tiembla la mano si tienen que empuñar un arma aunque no hayan estado acostumbrados a ello o no hayan sido entrenados para la guerra. Nadie está preparado para ello, ni mentalizado. Pues en el deseo colectivo está el que la guerra llegue a su fin, cesen los ataques por cualquier lado y se llegue a un entendimiento. 

En las mesas de negociación no suelen participar ni tenistas, ni boxeadores, ni empleados de mensajería emigrados a España, Portugal o Francia en busca de una vida mejor. Ese papel mejor se lo reparten otros que quizá enarbolen también la bandera del patriotismo sin ocupar lugares en primera línea de combate. El trabajo sucio ya se lo dejan a otros.  


Tags from the story
, ,
More from Susana C. Palomar
¿DECIDIR O ELEGIR? HE AHÍ LA CUESTIÓN
Existe una diferencia sustancial entre lo que es elegir y lo que...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.