CASALS NO TIENE FRENO

El periodismo es un oficio adorable y estupefaciente que vive momentos oscuros en el que abundan canallas y miserables. Gracias al analista político Alvise Pérez conocimos sin censura todos los audios del comisario Villarejo. Especial relevancia han tenido sus conversaciones con periodistas, sobre todo la de Antonio García Ferreras, que además ha tenido muchas consecuencias. Entre ellas el despido de Arcadi Espada de la emisora Onda Cero, del Grupo Atresmedia, en el que manda Mauricio Casals. Atresmedia patrocina una campaña sobre tráfico denominada “Ponle freno”, pero Casals no tiene freno alguno en su desmedido e insaciable control de la comunicación, con desprecio absoluto al ejercicio de un periodismo libre.

Lo del comisario Villarejo comenzó hace muchos años ya. Cuando en 1992 El Mundo denunció el caso Ibercorp. Una estafa en la que estaba implicado Mariano Rubio, gobernador del Banco de España, junto a la entonces denominada beautiful people. Todos ellos muy bien conectados con el Grupo Prisa (El País, Cadena SER, Canal Plus…). Entre todos contrataron los servicios de Villarejo para que pinchara el teléfono del periodista que desveló el caso Ibercorp, Jesús Cacho. El País publicó una conversación de Cacho con una de sus fuentes en un ejercicio inédito en el periodismo. Jamás habíamos visto que un medio desvelara las fuentes de colegas para tratar de desacreditarle. Villarejo ya entonces, le daba mucho a hacer lo que él denominaba “picotazos”. También un servidor fue objeto de espionaje por este comisario miserable. El descrédito no fue de Cacho sino de Prisa, sus capos y sus esbirros. 

El Grupo Prisa insistió en emplear a Villarejo en 1977 para tratar de liquidar civilmente al juez Javier Gómez de Liaño, que abrió un sumario a Prisa por quedarse con 138 millones de euros de fianzas depositadas por clientes de Canal Plus. Prisa y Villarejo le pagaron al magistrado Enrique Bacigalupo más de 200.000 dólares para compensar la condena a Javier Gómez de Liaño en una operación en la que también participaron el abogado Matías Cortés, el periodista Antonio Navalón, el abogado Horacio Oliva y el dirigente socialista Txiki Benegas.


Casals y sus siervos hacen y deshacen a su antojo

Cuando gracias a Alvise conocimos que Ferreras dio vía libre en su programa “Al rojo vivo” a una información falsa de Eduardo Inda en OK Diario sobre un supuesto pago de Venezuela a Pablo Iglesias, consciente de la falsedad Arcadi Espada, tertuliano de Onda Cero publicó una columna en El Mundo criticando a Ferreras y La Sexta. Mauricio Casals ordenó inmediatamente a Carlos Alsina, presentador de las mañanas de la radio de Atresmedia, que liquidara a Espada. A lo que se plegó Alsina obediente, aunque sigue soltando cada mañana sermones de demócrata y dando lecciones de comportamiento a todo quisqui.

Villarejo viene de lejos. Son muchos los periodistas y los medios que han trabajado a su servicio. En muchas ocasiones publicando noticias falsas. Pero el problema no es que exista Villarejo. El problema son esos periodistas y esos medios que llevan tantos años actuando miserablemente y emponzañando este oficio maravilloso del periodismo.

Mauricio Casals, protagonista de muchos episodios turbios de nuestra historia reciente, no tiene freno en el control de sus medios al servicio no de la verdad, sino de sus intereses y de los intereses de sus amigos. Juega con varias barajas y siempre gana porque utiliza sus medios como herramienta de presión. Son los empresarios como él y los profesionales que le sirven, arrodillados y obedientes, quienes están cargándose el periodismo.

Lo que abundan son medios convertidos en gabinetes de propaganda. Periodismo al servicio de unos o de otros, o sea, corrupción. Y a quien osa cumplir con su obligación se le cierran las puertas ostensiblemente. Quienes manejan esos medios no tienen freno, como Casals, en su desmedida codicia y no admiten disidencias. Y no se cortan, les gusta que se sepa. Y dan cobijo y protegen a los sumisos obedientes propagandistas que hablan de “periodismo” cuando ellos se dedican a otra cosa.

A algunos -pocos-, nos quedan todavía muchas ráfagas de pasión por el oficio y por la búsqueda de la verdad. Y no nos van a callar los muchos Casals que existen. Ellos solo buscan dinero porque son tan pobres que es lo único que tienen, y a espuertas. Otros solo buscamos cumplir con nuestra obligación. Y tenemos valor, pero no tenemos precio y aunque lo intenten no podrán con nosotros, por más que nos envíen Villarejos y similares, por más que nos cierren puertas.

Ellos que sigan en connivencia con gobiernos, partidos políticos y grandes empresarios, emponzañados en la corrupción, la mentira y la golfería. Nosotros seguimos a lo nuestro, ejercer este oficio maravilloso sin aceptar presiones de ningún tipo. Seguiremos hablando de Atresmedia, seguro. Un grupo poderoso de comunicación en el que Casals hace y deshace con sus siervos dispuestos a lo que sea para seguir en el machito. Cada uno su camino

Y además..

  • Odón Elorza ha sido crítico con el comité federal del PSOE del pasado sábado. Elorza siempre dando lecciones a los demás. En el seno del partido ha causado asombro que el ex-alcalde donostiarra no acudiera al Comité a formular ahí sus críticas, a dar la cara. El PSOE ha aceptado en silencio la remodelación que ha llevado a cabo Pedro Sánchez. Y muchos militantes consideran asombroso que no exista crítica interna en el seno del partido. Elorza hace críticas en Twitter o en su blog. Reclama transparencia pero no comparece en el partido a dar la cara. Vamos, en su línea.

Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
EL CHAT Y EL TOPO
Ha sido la semana de “los allegados” pero sobre todo la semana...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.