ADHESIONES INQUEBRANTABLES

Intensa semana en la que la pandemia sigue disparada y el Gobierno se pone de perfil dejando en manos de las Comunidades Autónomas el trabajo, como si no fuera con ellos la cosa. Pero es que los partidos están como siempre, a lo suyo que nunca es lo nuestro. La moción de censura presentada por Vox contra el Gobierno de Sánchez fue colocada por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, novia del ministro de Justicia, señor Campo, cuando menos convenía a los ciudadanos.

Pero ya se sabe que las adhesiones en esta política miserable nuestra son inquebrantables. Tan inquebrantables que los diputados del PP llegaron al Congreso dispuestos a aplaudir a su líder con entusiasmo sin tener ni idea de lo que iba a decir, sin poder haber expresado su opinión sobre el contenido del discurso y sin saber siquiera si tendrían que votar o abstenerse. Viva la libertad.


Casado y su discurso atómico

Casado se nos presentó con un discurso hilvanado junto a su mujer y Javier Zarzalejos, cerebro de la FAES de Aznar que era una bomba atómica contra su amigo Santiago Abascal y contra Vox. Un día me dijo Pablo Casado en un almuerzo que le costaba mucho darle caña en el Congreso a dos personas: a Santiago Abascal y Pablo Iglesias porque es buen amigo de los dos. De Abascal de toda la vida de ambos como cachorros aznaristas en el PP, y de Iglesias porque se acercaron mucho por compartir problemas de salud con los hijos recién nacidos.

Pues nada, Casado ya ha superado ese problema y ha puesto pies en pared con Abascal y Vox. Ha marcado una distancia irrecuperable y se ha llevado el aplauso de la izquierda y la extrema izquierda. Curioso país este donde se apela constantemente a Europa para aislar a la extrema derecha y sin embargo se ha blanqueado a la extrema izquierda, hasta el punto de considerar adecuado que forme parte del Gobierno. Cosa que no sucede en ningún país de la Unión. Y así nos van las cosas.

Pues eso que Casado, tras pasar el sábado en el circo Price viendo a Pepe Viyuela y el domingo paseando por el Retiro con su chica, el miércoles atronó en el Congreso y todos le dan por ganador de la sesión. Pero ¡ojo Casado! que el electorado es como es, y puede pasarte factura en beneficio de Vox. A partir de ahora cada vez que Sánchez la cague saldrá, viva el populismo, a apuntarse el tanto de que ellos son los únicos que lo dijeron. Un tablero parecido al del 15M donde nació Podemos, con diagnósticos que casi todos compartíamos, aunque discrepáramos de las recetas para remediarlo.


Discurso sin críticas ni argumentos

Pero los populismos ganan así, e igual Casado no ha medido, y en vez de salir de la moción como el verdadero líder de la derecha, lo que ha hecho es ponerle difícil al PP volver a gobernar porque parece evidente que para hacerlo necesitará a Vox, donde ahora no están por la labor, aunque no vayan a dinamitar inmediatamente los gobiernos autonómicos y municipales que ahora apoyan porque no quieren que gobierne la extrema izquierda.

A mí el discurso de Casado me gustó pero no acabo de comprender por qué no dedicó al menos un ratillo de su tiempo a criticar con argumentos y posteriores propuestas al peor presidente que hemos tenido en España en 43 años.

Abascal hizo un discurso aparte de excesivamente largo, conspiranoico, anti europeo y antiguo. Casado estuvo solo preocupado de presentarse como el auténtico líder de la derecha sin medir que quizá esa estrategia le pueda penalizar en el futuro y pueda darle alas al populismo de Vox para aprovechar el cabreo contra el Gobierno y sus desmanes.

Y Sánchez un artista, además de elogiar a Casado, soltó la bomba inesperada y anunció que suspendía provisionalmente el golpe a la división de poderes. Insistió en pedirle al PP que pacte la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). A lo suyo. Porque la señora Merkel y toda la Unión Europea le han advertido de los riesgos que puede adquirir si consuma el asesinato definitivo de la división de poderes.


Renovación del CGPJ

Que el CGPJ hay que renovarlo es evidente, como hay que reformar su reglamento y muchas cosas de su funcionamiento. Por ejemplo, y les cuento un escándalo del que no sé por qué no se habla en ningún medio. No sé cómo es posible que un vocal del Consejo, que sigue designando jueces para presidir tribunales, sea a la vez vocal del Consejo y socio de un despacho de abogados, uno de los más importantes e influyentes de España, como es Cuatrecasas.

Sí como lo leen, José María Macías, vocal desde 2015, es uno de los socios de Cuatrecasas Abogados, donde le presentan como un abogado con “amplia experiencia en la litigación ante las jurisdicciones contencioso-administrativa, civil y penal, y también en la constitucional y contable». Ámbitos que primero conoció desde el propio ejercicio de la jurisdicción como juez, posteriormente desde la Administración como director general de lo contencioso de la Generalitat, y finalmente como abogado.

Así que fíjense si hay que modificar cosas del Consejo además del método de designación de los vocales. Pero es difícil, porque Sánchez no quiere negociar. Con Sánchez no hay negociaciones, y con Iglesias menos aún. O aceptas lo que él dice o eres un peligroso fascista con el que no se puede hablar. A Sánchez le gusta el vasallaje por lo que no es fácil que haya acuerdo. Se me ocurre que quizá los vocales e incluso el presidente, podrían presentar su dimisión e irse a su casa, y dejar de cobrar el nominazo claro, a ver qué hacían entonces PSOE, UP y PP. 

O sea que seguimos como estábamos aunque con Casado más contento. La duda es saber cuánto le va a durar la alegría. Y los ciudadanos acojonados con el virus y mareados con las medidas que se van tomando. Cada comunidad a lo suyo, como si la pandemia no fuera universal y no afectara a toda España. Y la vacuna sin llegar. 


Tags from the story
, ,
More from Melchor Miralles
LOLA Y BALTASAR OFICIALIZAN LO SUYO
Si no fueran quienes son, si no hubieran protagonizado lo que han...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.