¿VIVIR O SOBREVIVIR?

vivir

Cuando reduces el concepto de vivir al de sobrevivir es porque realmente tus circunstancias han limitado la posibilidad de sentir bienestar, de disfrutar y evolucionar. Te has quedado en el momento de protegerte con los mínimos, como primera opción vital y esperar a tiempos mejores.

Si para creerte en peligro has dependido del criterio del poder y de sus consignas, para liberarte de este estado emocional interiorizado, volverás a depender de que el poder te de permiso.

“Vivirás para contarlo, le dijeron, ignorando que sería al contrario. Lo contaría, para sobrevivir.

La voz dormida (2002), Dulce Chacón

Por lo tanto, vivir es un proceso de libertad natural, y vivir es disfrutar, crecer y evolucionar. Vivir es capacitarte para buscar protección ante amenazas reales y conseguir regular tu estado para sentir bienestar. Y, luego seguir explorando, descubriendo y encontrando nuevos recursos, aprendizajes capaces para seguir progresando.

vivir

Así pues, en ese bello proceso de deambular y crecer, la libertad es la clave que nos permite avanzar. Hay que saber distinguir si siento miedo, si siento daño, si siento hambre, si siento sueño o si siento sed porque me tengo que proteger.

Y después, cuando la estabilidad llega, cuando, por fin, se ha encontrado, es porque se han cubierto las necesidades… Es entonces cuando dejo la supervivencia para disfrutar de la plena sensación de sentir satisfacción. Y más tarde, sin dudarlo, se produce una emoción que conecta con el logro y con la motivación… Seguir buscando, explorando para seguir aprendiendo, para poder ir creciendo y para vivir en plenitud.

Eso es vivir: conseguir la evolución con afecto y alegría. Siempre contar con protección y, luego, motivación. Pero cuando se está sometido a la cárcel del poder, a consignas que te dejan en una jaula de miedo, la libertad se diluye, la responsabilidad también, y finalmente se confunde vivir con sobrevivir.

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En este espacio se encuentra nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta están nuestro crecimiento y nuestra libertad.”

Viktor Frankl

Estar en supervivencia es una fase del proceso de vivir y depende nosotros superarla y avanzar. Si no tenemos control sobre nuestra libertad, la alegría de vivir va dejando de existir. Por lo que aparecen muchas limitaciones, desconfianza, frustración, angustia y posible depresión.

Si nos creemos el miedo en lugar de razonar y conectar con la esencia que nos dice “¡basta ya!”, seguiremos encerrados suspirando, sobreadaptándonos o autoengañándonos, pero nada de eso nos va a desencarcelar.

Así que, liberémonos de todo lo que refuerce nuestro miedo irracional, todo aquello que nos diga que parece que hay un peligro real, porque el único peligro en el que estamos sumidos es depender de otros criterios y anular la libertad. 


More from Ana María Álvarez Sánchez

SI QUIERES SER FELIZ, ¡DEJA DE QUEJARTE!

Si hay un formato psicológicamente disfuncional para enfrentarnos a los conflictos es...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.