VAMPIROS EMOCIONALES EN LOS CÍRCULOS MÁS CERCANOS

Los vampiros emocionales están en todas partes incluso en tu entorno más cercano. Te lo digo porque estamos en fechas de reuniones y reencuentros familiares en los que muchas veces y sin encontrar explicación aparente, te resulta incómodo estar. No lo entiendes porque ni tienes mala relación, ni nadie ha hecho nada tan malo como para que tengas esa sensación tan negativa que acaba con tu energía. A estas personas se les llama en la psicología popular «vampiros emocionales» ya que no es un término científicamente designado pero claramente identificable. También puedes llamarlos «ladrones de energía» o «manzanas podridas». No importa porque todos reúnen las mismas características.  

Cuando te hablo de energía me refiero al combustible que el cuerpo humano necesita para vivir y ser productivo. La energía puede consumírtela cualquiera. Si aprendes a reconocer a este tipo de personas y lo que es más importante a protegerte de ellas, habrás dado un paso considerable para cuidar de tu bienestar porque no es fácil librarse de un «vampiro emocional», mucho menos si está en tu entorno más cercano ya que tienes que mantener el contacto y las relaciones sociales.

En teoría esa persona no ha hecho nada tan grave como para cortar esa relación pero simplemente su actitud te está robando la energía y cansando. No es una cuestión de forma de ser sino de lo que esa persona proyecta en ti. Por eso debes aprender a crear una barrera imaginaria que te proteja de futuras secuelas en tu mente, fruto de haber sido víctima de un vampiro emocional.    

No dejes que el comportamiento de los demás destruya tu paz interior

Dalai Lama

Por ponerle un poco de empatía al asunto. Cuando una persona tiene un comportamiento contigo que acaba con tus fuerzas, no está siendo consciente de ello. Por tanto se podría decir que no lo está haciendo «a posta». Los vampiros emocionales son personas desequilibradas y son así con todo el mundo, por lo que no podrás hacer nada por ellos. Lo puedes hacer por ti, estableciendo límites y definiendo el tipo de relación que quieres tener. Por ejemplo: pasar menos tiempo con ellos o tener un contacto pausado en lugar de estar un buen rato juntos. Y si ni aun así funciona, corta la relación temporalmente si fuera necesario. Recuerda que se trata de tu salud.

Los ladrones de energía lo hacen poco a poco y de diferentes formas. Hay hasta cinco tipos de vampiros emocionales: el antisocial, el narcisista, la víctima, el controlador, el manipulador y el rey del drama. ¿Te suena alguno? Veamos qué rasgos tienen todos ellos en común que tan bien los caracterizan como ladrones de energía. 


¿Cómo saber si los vampiros emocionales te están perjudicando? 

Vamos a partir de la base de que ni todos los vampiros emocionales son de la misma manera, ni a todas las víctimas les roban la energía las mismas cosas, porque cada persona es un mundo y hay casos y matices dentro de cada uno. Pero sí hay unas características comunes con las que podrías identificar a un ladrón de energía. Además de sentirte agotado sin haber hecho un gran esfuerzo, los vampiros emocionales:

  1. No tienen empatía. Son egoístas. Utilizan a las personas para su propio interés que no es otro que el de consumirte la energía a costa de vaciar su negatividad en ti, sin importar el daño que pueda causarte.
  2. Son muy críticos. Nunca están de acuerdo con lo que dices o con lo que haces. Y puestos a corregir, podrías aprovechar esa crítica para mejorar ¿verdad? No. Por mucho que te diga que «es por tu bien» o que está hecha «desde el cariño», esa crítica está hecha con la intención de colocarte en una posición inferior a él.   
  3. Son muy pesimistas. Rara vez van a ser positivos. Por eso son vampiros emocionales. Si tú eres más optimista e intentas hacerle planteamientos positivos, en lugar de sentirse bien, se sienten peor. Usarán un contraargumento con el que te harán ver el vaso medio vacío. Esta constante es lo que va haciendo que tu energía se vaya agotando. 
  4. Victimistas. El rasgo estrella del vampiro emocional. Sea del tipo que sea, la queja permanente siempre estará. Puedes remover cielo y tierra intentando defender tu postura positiva, intentando que la otra persona vea el lado optimista de la situación. No te molestes porque siempre encontrará una excusa que lo tirará todo por tierra. Se siente a gusto en la postura de la queja porque la cuestión no es que les vaya bien o mal, sino ser siempre la víctima. Por eso puedes ahorrarte también contarle tus problemas. Para esos no hay sitio en su vida. La persona solo te quiere para verter su basura sobre ti. Así que si tienes ganas de desahogarte, un vampiro emocional no es tu mejor apoyo.
  5. Utilizan el sarcasmo. No es un rasgo tan habitual en los vampiros emocionales porque el sarcasmo requiere de inteligencia y ellos no suelen tenerla. Ni tampoco la persona sarcástica tiene por qué ser un vampiro emocional. ¡Ojo! Cuidado con el caso de que el vampiro emocional domine el sarcasmo porque ahí se forma un cóctel molotov que puede ser muy peligroso ya que utilizará sus ironías para hacerte daño y luego escudarse en que era «una simple broma». Pero no es así. Utilizará comentarios hirientes y crueles siendo plenamente consciente (en este caso sí lo son) de lo que está haciendo. 

Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estás muriendo de ganas de hablarle de ti

Jean Cocteau

Es fácil convertirte en víctima de un vampiro emocional porque no es algo que puedas percibir de antemano. Cuando te das cuenta, has caído en sus garras. Un vampiro emocional necesita dos cosas: tiempo y cercanía. Por eso la mayoría de estas situaciones se dan en tus círculos más cercanos (amigos, familiares, parejas…). Necesitan tiempo para acercarse a su víctima con el objetivo de ganarse su confianza y estrechar lazos porque solo así conocerán sus puntos débiles, los cuales utilizarán después como herramienta para cebarse y aprovecharse de ella. 


Razones por las que te contagias de las malas energías 

Un vampiro emocional te absorbe la energía porque sus historias te conmueven y empatizas con su aparente malestar gracias a las neuronas espejo que todos tenemos y que facilitan ese contagio emocional. Las neuronas espejo son células motoras que permiten comprender los sentimientos de los demás y establecer sentimientos con ellos. En este sentido permiten desarrollar la empatía, por lo que eres sensible y hace que le prestes atención al vampiro emocional, convirtiéndote en esponja de sus sentimientos en su mayoría negativos.

Mientras más negativa sea la carga, mayor es el desgaste y poco a poco, empezarás a notar más cansancio, pesadez en tus párpados, dolores de cabeza por la tensión, bajo estado de ánimo, problemas de concentración y hasta bajo rendimiento laboral. Todo ello gracias a que el cerebro está sometido a una sobreexcitación sin que te estés dando cuenta. Con el tiempo te sentirás más estresado y débil y te costará ponerle solución porque no sabrás dónde está el origen de tu malestar.

Muchos de los comportamientos que tienen los vampiros emocionales son automáticos, es decir, no son conscientes de lo que hacen y por tanto tampoco son capaces de medir el impacto de sus consecuencias. Sin embargo no quita que no tengas que tomar medidas protectoras, ni tampoco está justificado con esto que tengas que dejar pasar todo lo que haga falta. Utiliza tu empatía para comprender el comportamiento de estas personas, pero sé inteligente para apartarte cuando el «piloto rojo» se encienda. 

Cuanto más estrecho sea el vínculo de unión con un ladrón emocional, más te costará detectarlo y más daño te hará. Como es una persona cercana a ti, en teoría tiene buenas intenciones contigo y sabrá muy bien cómo hacer para no delatarse. Así siempre pasa por «buena gente» delante de los demás e incluso como víctima cuando en realidad es verdugo.

No está en tu mano cambiar nada, ni a nadie, pero sí puedes decidir el tipo de relación que tienes con ellos. No te impliques más de la cuenta porque no tienen límites y te absorberán todo lo que puedan hasta dejarte «seco». Cuida de tu salud emocional protegiéndote de ellos porque seguro que conoces a algún vampiro emocional y seguro que está en tu círculo más cercano. Y si no eres víctima directa pero conoces a alguien que sí lo está siendo, contribuye también a proteger la salud mental de esa persona que es importante para ti.


Tags from the story
, ,
More from Mercedes Fernández García
LA FATIGA MUSCULAR COMO CONSECUENCIA DEL ESTRÉS
La fatiga muscular se debe a una sobrecarga muscular que proviene de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.