TALLAS GRANDES, SU MOMENTO

tallas grandes

Los grandes empresarios se unen a la tendencia “curvy”. Las tallas grandes empiezan a extenderse por todas las tiendas de ropa en las que antes era impensable comprar mas de una talla 42.

En los años 90 parecía que las tallas grandes no existían, no había gente con curvas, ni personas con más de una talla 38. Las actrices eran perfectas, las modelos medían 1,80 y el entorno obligaba a todos aquellos que no seguían los cánones de belleza a vestirse “como pudiesen” por falta de variedad. Al final todas aquellas mujeres que se encontraban en esta situación tenían que acudir a tiendas mucho mas costosas en las que además el producto no era del todo atractivo. Pero de repente la moda “curvy” empezó a ser tendencia. En los últimos años muchos negocios han dado paso a las tallas grandes. Tiendas de ropa que no pasaban de la talla 40 o 42 ahora cuentan con una sección exclusiva solo para este tipo de prendas.

El movimiento feminista ha exigido un cambio a las grandes empresas y estas han atendido su llamada, esto sumado al preocupante aumento de personas con sobrepeso que hay en el país hace que a los empresarios les compense este tipo de nuevo negocio. Es un terreno sin explorar al que están sabiendo sacar un gran partido. A día de hoy la moda “curvy” es de los sectores que mas crece en la industria textil.

Tallas grandes para una mujer sin complejos

Es cierto que los primeros en crear lineas de tallas grandes fueron importantes firmas como Calvin Klein o Ralph Lauren pero hay que tener en cuenta que son marcas que no son para todos los bolsillos. Es Mango el pionero en crear tendencia con la moda de las tallas grandes cuando creo la línea de Violeta by MANGO. Ropa a la moda pero sin un precio excesivamente caro.

Si bien esta nueva tendencia “plus-size” también ha generado mucha polémica. Algunas mujeres se quejan de que no debería considerarse como algo especial, diferente o raro el llevar tallas superiores a la 42. Las firmas se defienden ante estas quejas argumentando que una mujer con una 32 dificilmente podrá llevar las mismas prendas que otra con una talla 46 ya que a cada tipo de cuerpo le sentarán bien diferentes confecciones.

En cualquier caso la moda ha evolucionado durante esta década abriendo paso a una parte de la industria que estaba sin explorar. Los próximos 10 años sin duda nos traerán muchas otras buenas noticias para la mujer de hoy. Una mujer real y sin complejos. Una mujer que puede ir a la moda independientemente del cuerpo que tenga.

More from Irene P. Da Silva

A LA ITALIANA, COSTUMBRES Y PECADOS

Tras pasar un largo tiempo disfrutando de las calles romanas me veo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.